Almería

Cisma entre regantes de Almería y Granada a causa de los pozos del Almanzora

Campo de lechugas al aire libre cultivado en el levante almeriense. Campo de lechugas al aire libre cultivado en el levante almeriense.

Campo de lechugas al aire libre cultivado en el levante almeriense. / Javier Alonso

Los regantes de la comarca del Almanzora están indignados con las acusaciones recibidas de los de Granada en relación a los pozos de emergencia que se realizarán en el Almanzora.

Los argumentos de los granadinos indican que la ubicación de los pozos, en el término municipal de Alcóntar, estarán junto al acuífero de Caniles, en Granada, perteneciente a la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir. Entienden que los límites de ambos acuíferos se rigen “por una división meramente administrativa en vez de hidrogeológica, por lo que afectará gravemente al acuífero de Caniles y los de la Sierra de Baza por su proximidad”. El presidente de la asociación Agapro, José Antonio Azor, ha censurado que “tras agotar el pantano del Negratín ahora le toque a los acuíferos” y ha advertido de que “no se puede mantener un modelo de desarrollo agrícola sin contar con recursos propios y a costa de esquilmar y destruir el Altiplano de Granada”.

Los colectivos recalcan “que no se puede abastecer la gran demanda de riego producida en los últimos años en el Almanzora con agua superficial del pantano del Negratín (en el Alto Guadiana Menor) y de los acuíferos de la zona” y creen que “agotados los acuíferos de la provincia de Almería los agricultores del levante almeriense deberían plantease construir desaladoras para sus regadíos o llamar a la contención”.

Respuesta de los regantes almerienses

Pero tanto los regantes de Almería como la Junta de Andalucía han salido al paso del comunicado emitido por la Junta de Andalucía asegurando que estos pozos serán única y exclusivamente para el abastecimiento de la población y no solo eso, sino que los regantes de Granada se equivocan totalmente a la hora de asegurar que se esquilman sus abastecimientos subterráneos. Y no solo eso, sino que los regantes de Granada se equivocan totalmente a la hora de asegurar que se esquilman sus abastecimientos subterráneos. 

Desde la Mesa del Agua de Almería explican que la medida “de urgencia” tomada por la Junta de abrir pozos de emergencia en el término municipal de Alcóntar se va a llevar a cabo para que el abastecimiento de la población se siga manteniendo ya que, tras el cierre de trasvase del Negratín al Almanzora los Municipios de Albox y Olula del Río reciben agua de los regantes “que tienen acumulada en previsión de lo que tristemente ha ocurrido y que ha sido el cierre del trasvase”, argumentando que “defienden la legalidad del proyecto al tratarse de prospecciones de emergencia y que no requieren de un estudio previo de impacto ambiental porque la previsión es extraer un hectómetro cúbico para abastecer a la población, no a los regantes”.

Explican, además, que una vez vuelva a estar en funcionamiento el trasvase del Negratín al Almazora esos pozos dejarán de utilizarse ya que los municipios volverán a tomar agua de ese trasvase, por lo qué incidimos que la medida es por motivos de urgencia.e deberían plantease construir desaladoras para sus regadíos o llamar a la contención”.

Pero tanto los regantes de Almería como la Junta de Andalucía han salido al paso del comunicado emitido por la Junta de Andalucía asegurando que estos pozos serán única y exclusivamente para el abastecimiento de la población.

Desde la Mesa del Agua de Almería explican que la medida “de urgencia” tomada por la Junta de abrir pozos de emergencia en el término municipal de Alcóntar se va a llevar a cabo para que el abastecimiento de la población se siga manteniendo ya que, tras el cierre de trasvase del Negratín al Almanzora los Municipios de Albox y Olula del Río reciben agua de los regantes “que tienen acumulada en previsión de lo que tristemente ha ocurrido y que ha sido el cierre del trasvase”, argumentando que “defienden la legalidad del proyecto al tratarse de prospecciones de emergencia y que no requieren de un estudio previo de impacto ambiental porque la previsión es extraer un hectómetro cúbico para abastecer a la población, no a los regantes”.

Los pozos dejarán de utilizarse

Explican, además, que una vez vuelva a estar en funcionamiento el trasvase del Negratín al Almazora esos pozos dejarán de utilizarse ya que los municipios volverán a tomar agua de ese trasvase, por lo qué incidimos que la medida es por motivos de urgencia.

El Almanzora, indignado 

Francisco Rubio, presidente de la Junta Central de Usuarios del valle del Almanzora, explica que la iniciativa de la Junta les alivia de proporcionar agua de su competencia a los municipios para consumo humano. “Nosotros con la sequía del 2017, tras el corte del agua del Negratín, del agua que teníamos embalsada a lo largo del trayecto del Negratín, tuvimos que dar del agua propia de los regantes a los municipios durante varios meses, cuando no era competencia nuestra. Y ahora lo estamos haciendo de nuevo con Albox, Olula y Fines”.

Rubio argumenta que “protesta la alcaldesa de Caniles, el alcalde de Huéscar, la alcaldesa de Baza también. Y protestan por pozos que van a sacar 20 o 30 libros por secundo que es una miseria. Que vengan esos alcaldes a decir eso... pues como les ha dicho el director General de Infraestructuras Hidráulicas de la Junta... ‘si tenemos la misma masa de agua que estáis utilizando en Caniles, como esta agua decid que es de la cuenca del Almanzora, se podrían clausurar todos los pozos que están cogiendo agua directamente en una cuenca que no es la suya”. Fernando Rubio agrega que “es una vergüeza que pueblos que están a más de 50 kilómetros entren en esta polémica creada por la política por pozos para agua de abastecimiento humano”.

El presidente de la Junta Central de Usuarios del valle del Almanzora agrega que “con nosotros no se meta nadie porque al final vamos a contestar de otra forma”.

Explicaciones de la Junta

La delegada territorial en Almería de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín, explica que los regantes únicamente se beneficiarían de estos pozos de manera indirecta porque, una vez abiertos, podrán disponer del agua que tienen embalsada para lo que realmente debe servir, que es regar sus campos.

Martín dice no entender tampoco las suposiciones acerca de que podrían afectar a los abastecimientos de agua potable de la zona de Granada porque estamos hablando de dos unidades hidrogeológicas diferentes e independientes. Es decir, que “se miente también al decir que estos pozos afectarán al abastecimiento de la zona de Baza”. Martín acusa al PSOE de manipular cuando dicen que los pozos se harán sin evaluación de impacto ambiental “porque estamos sólo ante el sondeo de investigación”. Además califica de “absurdo” que la Junta esté tratando de generar una confrontación cuando justamente “somos nosotros quienes estamos pìlotando el Pacto Andaluz por el Agua que cuenta, precisamente, con la presencia del PSOE y de alcaldes y de representantes de todos los sectores que tengan algo que decir en el tema del agua”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios