Coronavirus Almería El regreso a casa de los Erasmus del IES Aguadulce

  • En pleno estado de alarma y confinamiento, el centro educativo ha conseguido completar la vuelta de sus estudiantes desplazados a Alemania e Italia 

El regreso a casa de los Erasmus del IES Aguadulce El regreso a casa de los Erasmus del IES Aguadulce

El regreso a casa de los Erasmus del IES Aguadulce

En enero, antes de ser conscientes de la pandemia del coronavirus, que no conoce ni fronteras ni cases sociales, un grupo de 12 alumnos pertenecientes al consorcio “Sulayr” coordinado por el IES La Zafra (Motril) y gestionado por la empresa Praktica, constituido por varios centros educativos, entre ellos del IES Aguadulce, se trasladaron a Italia a realizar las prácticas en empresas para la finalización de sus estudios. Estos alumnos estaban en Arezzo un bonito pueblo al sur de Florencia, donde se rodó la premiada película “La vida es bella”. Poco después también, cerca de una veintena de alumnos y dos profesoras correspondiendo al intercambio con el Gymnasiun de Saarlouis (Alemania), se trasladaron allí vía Málaga-Luxemburgo-Alemania. Todo normal en destino, con pocas restricciones de movilidad, cumpliendo casi al completo el programa previsto por las compañeras anfitrionas. 

El problema surgió una semana después cuando a escasa horas del vuelo de regreso fue cancelado ya en los primeros días de confinamiento. Gracias a la diligencia de la agencia de viajes Corzo de Aguadulce, con la que se contrataron los vuelos, se pudo reservar en el primero habido desde Luxemburgo, aunque en esta ocasión con destino a Barcelona. Vuelo que podrían decir exclusivo para el alumnado y los dos profesores porque fueron los únicos que ocuparon los asientos. En un tiempo récord desde el IES Aguadulce se pudo organizar, con estrecho margen de tiempo y la supervisión de las autoridades, un autobús que fue a recogerlos haciendo un regreso rápido, sin circulación de otros vehículos y en un tiempo inusual ya que las paradas fueron breves y las estrictamente necesarias por las condiciones del confinamiento ya en vigor. Final feliz y emocionado.

En el caso del alumnado en Italia, cuando empezaron los casos de covid-19 y las autoridades informaron de grosor del problema y las condiciones de movilidad decretadas, todo el consorcio “Sulayr” estuvo pendiente del alumnado. La mayoría optaban por quedarse, aunque alguno sí quería regresar. El problema se agravaba al no demostrarse causa de fuerza mayor, con las limitaciones legales de su aplicación, el alumnado estaba obligado a devolver parte importante de la beca Erasmus. En el momento en que se decretó el estado de emergencia en Italia, se contactó con los que deseaban volver para organizar su vuelta. Sin embargo, no hubo tiempo para materializarlo, ya que esa misma mañana cerraron el espacio aéreo en Italia. La embajada española en Roma aconsejó esperar a que se organizase un vuelo, que era la forma de viaje más segura para el alumnado. Durante las siguientes semanas estuvieron en contacto permanente con el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie) y con la Embajada de España en Roma solicitando continuamente que se organizase algún vuelo.

Y fue el pasado viernes 3 de abril cuando les informaron que se organizaban tres vuelos desde distintas zonas de Italia para que pudiesen volver los españoles que querían regresar, 31 alumnos andaluces entre ellos. Inmediatamente la empresa Praktica compró los billetes necesarios y buscó autobuses para el traslado del alumnado hasta los aeropuertos y desde el aeropuerto de Madrid hasta sus residencias. Según relata el centro almeriense en un comunicado, fue bastante complicado, por las medidas de confinamiento, organizar tanto los vuelos como los autobuses al tener una ocupación muy inferior a la habitual. Además, se tuvieron que preparar documentación específica para que el alumnado pudiese circular por Italia y por España. Finalmente, estos estudiantes llegaron el martes 7 con el consiguiente e indescriptible recibimiento emocionado de sus familiares.

En nombre y representación de toda la comunidad educativa del IES Aguadulce quieren agradecer y poner en valor el interés máximo y dedicación, el impecable y eficaz trabajo, en tan difíciles circunstancias, a los responsables del Sepie y especialmente al cónsul de España en Roma. "Han estado pendientes de nuestro alumnado llegando a llamar personalmente para asegurarse de que utilizasen alguno de estos vuelos pues había sido realmente complicado tomarlos. Pero especialmente hay que agradecer las gestiones realizadas tanto por la empresa Praktica como por el IES La Zafra de Motril para la resolución satisfactoria de esta situación". Y, por último, destacan la confianza depositada y ratificada por las familias afectadas en momentos de distancia tan impredecibles, a la madurez demostrada por el alumnado cuya experiencia indudablemente en su haber formativo será referencia de por vida.

"Y aquí con una emoción y orgullo desbordante para mí como directora del centro a la labor inmensa y extraordinaria de Carmen Lara Almansa y de Elena Rodríguez Ten, profesoras en el intercambio con Alemania y de Silvia Thomas Barros y Diosdado Sánchez en la coordinación del programa Erasmus+, la implicación de la agencia de viajes Corzo, la eficacia y seguridad de la empresa de autobuses Blanco y Rodríguez que gestionó Benjamín Hernández y el cariño y desvelo de las compañeras, familias y alumnado de Alemania. Gracias una y mil veces, gracia", concluye el comunicado remitido hoy por Amparo García Escarabajal, directora del IES Aguadulce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios