Almería

Los hosteleros de Almería se reúnen preocupados por el decreto de las terrazas y bares

  • Están dispuestos a crear un mapa de ruidos para demostrar que no hay motivo para cerrarlas 

  • Piden al Ayuntamiento una renovación automática de licencias

Los hosteleros de Almería se reuniero ayer en la sede de Ashal. Los hosteleros de Almería se reuniero ayer en la sede de Ashal.

Los hosteleros de Almería se reuniero ayer en la sede de Ashal. / Rafael González (Almería)

El nuevo decreto regulador de modalidades de ocio y horarios de locales hosteleros ha despertado en Almería una intranquilidad sin presidentes en los trabajadores del sector. El conflicto nace del siguiente dictado de la norma: “Se recomienda a los ayuntamientos que autoricen preferentemente su ubicación en suelo no residencial (a la hora de otorgar licencias) y eviten las zonas acústicas especiales o saturadas de ruido, y en caso contrario, tendrán que argumentar que se cumplen los objetivos de calidad acústica”. Eso ha provocado que, en la tarde de ayer, la Asociación Provincial de Empresario de Hostelería de Almería (Ashal) celebrara una asamblea de socios para debatir las consecuencias de este decreto.

De esa premisa parte Diego García, presidente del colectivo, quien desde el primer momento cree que lo imprescindible es continuar con la convivencia que existe en la actualidad sin perjuicio entre terrazas y ciudadanos, pero para que esta medida no afecte al sector de la hostelería tienen pensado iniciar una serie de medidas que comenzaría con la contratación de técnicos para elaborar un mapa de ruidos (bien en solitario o en colaboración con el Ayuntamiento) para demostrar que se cumple con la normativa, partiendo de la base de que el la zona saturada acústicamente tiene que ver con el tráfico rodado.

Calle Padre Alfonso Torres, zona donde no se podrán abrir nuevos bares. Calle Padre Alfonso Torres, zona donde no se podrán abrir nuevos bares.

Calle Padre Alfonso Torres, zona donde no se podrán abrir nuevos bares. / Rafael González (Almería)

“El actual mapa de ruidos que tiene la ciudad es de 2012, tiene ya muchos años. Hay que adaptarlo a la realidad. En Almería se han tomado medidas para reducir los niveles de contaminación acústica como peatonalizar calles o reducir los kilómetros permitidos en la vía pública que lo han conseguido. Hay que adaptar a la realidad actual el mapa de ruidos”, explica Diego García, quien ya es conocedor del plan del Ayuntamiento para evitar la apertura de nuevos bares en el centro (Plaza Virgen del Mar y su entorno hasta la plaza de San Pedro).

“Los parámetros de ruido de la Ley del Ruido son del año 2003, que proceden de normativa europea. Tiene que haber un periodo de transitoriedad que no se está aplicando tampoco. Tenemos una realidad latina, no es anglosajona y una industria muy potente en el turismo, cuyos atractivos son las terrazas y queremos que siga siendo así”, agrega el presidente.

“Nosotros ya hemos tenido reuniones con técnicos municipales y ellos con el decreto en la mano, las terrazas en Andalucía no se contemplan”, agrega Diego, quien también le solicita al Ayuntamiento medidas para que la nueva norma afecte en lo mínimo a las terrazas, la primera de ellas una renovación automática de licencias, como ya sucede en otras ciudades.

"Ningún técnico sabe por donde meterle mano al Nomenclator de la Junta de Andalucía"

“Pretendemos que las terrazas ya existentes se renueven automáticamente que el Ayuntamiento saque un bando en el que nos conceda la renovación o tanto o en cuanto la Junta de Andalucía publique unos parámetros de interpretación por parte de los ayuntamientos, ya que ningún técnico sabe por donde meterle mano al Nomenclator de la Junta de Andalucía en cuestión de terrazas y veladores”, apuntilla el presidente de los hosteleros de Almería.

El nuevo reglamento regional sí que permite actuaciones musicales en las terrazas siempre y cuando se respeten los decibelios y los horarios, máximo hasta las dos de la madrugada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios