comunicaciones

Almería, única provincia andaluza que no parar de perder usuarios del tren

  • A inicios de década el número de viajeros fue de 240.344 y ya apenas llega a 107.000

Uno de los cuatro transbordos que hay que realizar para llegar en tren a Sevilla. Uno de los cuatro transbordos que hay que realizar para llegar en tren a Sevilla.

Uno de los cuatro transbordos que hay que realizar para llegar en tren a Sevilla.

Almería es la provincia andaluza en la que menos se utiliza el tren. Y también es la que más pasajeros ha perdido desde la entrada del siglo XXI. En el año 2.000, la provincia contaba con un total de 240.000 usuarios, pero la cifra ha caído a más de la mitad. Los últimos datos disponibles en el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía sitúan el número de usuarios en 107.000. Y los números no paran de caer.

Es evidente que esta dinámica está directamente relacionada con la situación que vive el ferrocarril almeriense. Hasta Sevilla el viaje se alarga en más de siete horas y a Madrid unas seis. Hace años que se prometió una reducción, es más, hace años que a Sevilla se tardaba poco más de cuatro horas en llegar y a Madrid seis. Hasta la capital de Andalucía se ha perdido entre el 90 y 95% de los pasajeros, mientras que a Madrid lo ha hecho el 40-45%.

La línea hasta MAdrid ha perdido el 40% de sus usuarios y la de Sevilla más del 90%

A Sevilla se ha perdido casi totalmente el ánimo de desplazamiento de los almerienses y a Madrid, algunos lo siguen utilizando debido al alto precio que hay que pagar por ir en avión.

Existen ejemplos que sobrepasan la dignidad ferroviaria. Como el sucedido el pasado 11 de mayo, cuando el tren talgo que circulaba desde Madrid a Almería se detuvo en Toledo por una avería técnica y acumuló más de dos horas de retraso. Renfe tuvo que envíar una locomotora para reemplazar a la averiada y finalizar el trayecto hasta Almería capital.

El pasado 24 de mayo, más de 70 pasajeros se vieron afectados por otra avería. Los usuarios apenas pudieron salir de Huércal de Almería en tren debido una avería en la cabeza tractora. Los viajeros tuvieron que coger un autobús hasta Linares, sumando horas de viaje al trayecto de estos 70 pasajeros. El 8 de mayo, una demora por motivos técnicos en la locomotora provocó un retraso de tres cuartos de hora en el recorrido entre Almería y Madrid.

Y aunque los defectos suelen ser más cotidianos en la línea con Madrid, es en los viajes a Sevilla donde se ha perdido casi la totalidad de los usuarios. El recorrido dura siete horas, tiene cuatro trasbordos y se viaja en dos trenes y tres autobuses. Desde Almería, el primer paso no es subirse en tren, ni mucho menos. Las obras de soterramiento de vías que se están realizando en el paso a nivel de El Puche impiden llegar los trenes hasta la capital, así que hay que desplazarse en autobús hasta Huércal de Almería, donde se ha creado una estación provisional.

En Almería, por tanto, se coge la lanzadera que une a los viajeros con Huércal de Almería, ahí comienza el viaje en tren hasta Granada. Una vez allí, otra vez al suelo. Ya es la segunda vez que hay que echar pie a tierra. El asunto comienza a ser poco soportable. Toca coger un autobús hasta Antequera (Málaga), donde se hace transbordo con otro autobús que los conduce hasta Osuna (Sevilla), debido a la rotura y reparación de vías en Osuna y Marchena, para, una vez allí, tomar finalmente el tren. Tras tres autobuses y dos trenes distintos, se está cerca de llegar a la estación de Santa Justa. Y luego, la vuelta. Otras siete horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios