Sanidad

El virus se cuela en ‘El Acebuche’ con el positivo de tres internos de su escuela

  • Un profesor indicó que lo había contraído y se realizó el test a todos los alumnos que iban a su clase

  • Los 70 internos que hay en el módulo 8 están aislados por precaución sin salir de sus celdas

El virus se cuela en ‘El Acebuche’ con el positivo de tres internos de su escuela El virus se cuela en ‘El Acebuche’ con el positivo de tres internos de su escuela

El virus se cuela en ‘El Acebuche’ con el positivo de tres internos de su escuela / D.A. (Almería)

Hasta esta semana, el centro penitenciario ‘El Acebuche’ había logrado eludir los contagios por Covid-19. Las medidas puestas en marcha han funcionado durante los largos meses de pandemia pero, finalmente, en unas fechas en las que se han disparado los casos de almerienses con positivos en PCR y test serológicos, no ha sido posible evitar la entrada del virus en la prisión de la capital almeriense. En estos momentos hay tres internos contagiados y se ha procedido a aislar el módulo 8, en el que se encuentran, para evitar la propagación de la enfermedad.

El director de ‘El Acebuche’, Miguel Ángel de la Cruz, ha explicado a este periódico que el pasado 19 de enero por la tarde uno de los maestros de la Junta de Andalucía que imparten clase en la cárcel comunicó que había dado positivo. Nada más conocer este dato la dirección del centro actuó con rapidez y confinó a los presos que habían compartido aula con él, 13 de un módulo y otros diez de un segundo módulo. Siguiendo los protocolos habituales en situaciones como ésta, se activaron todos los mecanismos para realizar la PCR a los posibles positivos.

De la Cruz señala que en todo momento se respetaron en clase las medidas sanitarias contra la Covid-19 y que tanto profesor como internos usaron mascarilla y demás herramientas a su disposición. Con todo, finalmente tres internos han dado positivo, por lo que se ha confinado de forma preventiva a los 70 presos que se encuentran en su módulo. “Está muy localizado porque el maestro sólo dio clase a internos de los módulos 21 y 9, y sólo han dado positivos los del 8”, incide De la Cruz. Asimismo, este mismo domingo un funcionario ha dado positivo en las prueba. Dicho profesional había trabajado poco antes en el módulo afectado, por lo que su contagio podría vincularse a esta casuística en concreto, aunque no está confirmado al cien por cien.

El director de la prisión subraya que los 70 internos confinados se encuentran en sus celdas, que no pueden abandonar hasta nueva orden. De forma previa, ya no se permitía a los presos de otros módulos acceder a aquellos en los que se encontraban los posibles contagiados, por lo que se ha impedido que el coronavirus pueda extenderse por el resto de instalaciones de ‘El Acebuche’.

Aparte de las pruebas y controles específicos que haya que realizar en esta parte de la cárcel, De la Cruz aclara que el resto de la prisión no se verá afectada por lo ocurrido. Se sigue funcionando igual que durante los últimos meses, en los que ya se seguían estrictos protocolos para proteger al personal de la casa y a los internos a su cuidado.

Con la llegada de la pandemia, el centro penitenciario ‘El Acebuche’ se brindó contra la Covid-19. Muchas comunicaciones se vieron interrumpidas y se pusieron en marcha mecanismos para que los internos pudieran contactar con el exterior. Entre ellas, un servicio de videollamadas con teléfonos móviles que ahora se será ampliamente superado gracias a una nueva orden de servicio de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Y es que, según informa el director De la Cruz, a este periódico, esta norma favorecerá a las personas internas con menos medios económicos para “fortalecer vínculos” con sus familias y allegados, sustituyendo en algunos casos los contactos íntimos y de otra índole personal.Asimismo, De la Cruz y su equipo tomaron una decisión que suponía el corte de los conocidos “vis a vis”.

Esto es, de forma provisional y como medida preventiva, se acordó la suspensión temporal de las comunicaciones íntimas. Por lo tanto, nada de encuentros entre los internos e internas con sus parejas, ya que nada podría garantizar que estas personas procedentes del exterior no pudiesen estar contagiadas.Las otras comunicaciones que implican un contacto personal y directo, en este caso las familiares y las convivencias, seguirán sin activarse por el momento.

No obstante, sí que se mantienen las comunicaciones orales y aquellas que se realizan con una pantalla entre reo y visitante. También se mantienen el resto de actividades dentro de la prisión. Pero no las ya citadas para preservar la salud de los internos y los profesionales de la prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios