Prisiones

Sin vis a vis en El Acebuche para evitar posibles contagios

  • Los contactos íntimos quedan suspendidos unas tres semanas en el centro penitenciario de la capital

A partir de ahora se potenciarán las videoconferencias ante la falta de contactos de carácter personal y directo. A partir de ahora se potenciarán las videoconferencias ante la falta de contactos de carácter personal y directo.

A partir de ahora se potenciarán las videoconferencias ante la falta de contactos de carácter personal y directo. / D.A. (Almería)

Si existe una institución que ha tenido un comportamiento modélico desde que comenzó la crisis sanitaria por la COVID-19 en Almería, esa ha sido el centro penitenciario El Acebuche, que ha logrado evitar hasta ahora que el virus se introduzca en las instalaciones de la prisión ubicada en las cercanías del barrio de Cuevas de los Medina. Hasta ahora, sin contar lo ocurrido en el Centro de Inserción Social (CIS) ‘Manuel Pérez Ortega’ de El Puche, esta meta se ha cumplido con creces y la dirección de la cárcel sigue adoptando medidas, especialmente ahora que la provincia sufre una escalada de casos a diario, situándose como la que más crece de todas las andaluzas por número de contagios.

De esta forma, ante la “situación preocupante”que vive el territorio más oriental de Andalucía, el director de El Acebuche, Miguel Ángel de la Cruz, y su equipo han tomado una decisión que supondrá el corte de los conocidos “vis a vis”. Esto es, de forma provisional y como medida preventiva, se ha acordado la suspensión temporal de las comunicaciones íntimas. Por lo tanto, no habrá durante unas tres semanas, el tiempo previsto inicialmente, encuentros entre los internos e internas con sus parejas, ya que nada podría garantizar que estas personas procedentes del exterior no pudiesen estar contagiadas.

Las otras comunicaciones que implican un contacto personal y directo, en este caso las familiares y las convivencias, seguirán sin activarse por el momento. Según ha indicado De la Cruz a este periódico, tras las restricciones más severas del estado de alarma, se habían implantado de nuevo las comunicaciones íntimas, y estaba previsto retomar en septiembre las familiares, mientras que las convivencias iban a regresar más adelante. Por ahora, tocará esperar un poco más para que los seres queridos puedan dirigirse cara a cara a los presos de El Acebuche.

No obstante, sí que se mantienen las comunicaciones orales y aquellas que se realizan con una pantalla entre reo y visitante. También se mantienen el resto de actividades dentro de la prisión. Pero no las ya citadas para preservar la salud de los internos y los profesionales de la prisión. Aunque, como plan B, se ha decidido potenciar las videollamadas a partir de este momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios