Crisis Cs-Vox en Andalucía El lapsus, la foto y los tres logos

  • Ciudadanos asegura que pactó los Presupuestos con Vox como parte del Gobierno y no compo partido

Rogelio Velasco, Juan Bravo, Alejandro Hernández y Manuel Gavira, tras la firma del pacto presupuestario, el pasado 12 de junio. Rogelio Velasco,  Juan Bravo, Alejandro Hernández y Manuel Gavira, tras la firma del pacto presupuestario, el pasado 12 de junio.

Rogelio Velasco, Juan Bravo, Alejandro Hernández y Manuel Gavira, tras la firma del pacto presupuestario, el pasado 12 de junio. / Efe

Cuando parecía que el Gobierno andaluz de tres patas era sólido, la pata naranja volvió a cojear. La bronca nacional en las tres derechas del país, a cuenta de los pactos en Madrid y Murcia, pasaba de largo por Andalucía hasta que Juan Marín, jefe regional de Ciudadanos y vicepresidente de la Junta, aseguró el lunes en Almería que su partido no ha pactado nada con Vox.

El mismo día, Sergio Romero, portavoz naranja en la Cámara, vendía en una entrevista las bondades de sus compañeros de bancada, pero no de los populares, sino de los comandados por Alejandro Hernández. El mismo Romero se afanaba ayer en la sala de prensa del Parlamento en explicar que Ciudadanos está en el pacto presupuetario que ha despejado el futuro del Gobierno del cambio, pero como parte del Ejecutivo, no como partido político.

Sergio Romero no estuvo en la firma del acuerdo que permitirá que se aprueben las primeras cuentas no socialistas de Andalucía. El representante naranja fue un independiente, el consejero Rogelio Velasco, titular de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad.

El reputado economista dijo sentirse “cómodo” en la rueda de prensa posterior a la firma de ese documento, que tiene vigencia hasta 2020. Mañana se cumple un mes exacto de aquel acto solemne en el Parlamento. En una de las salas de comisiones, Velasco y su compañero de gabinete Juan Bravo, titular de Hacienda, Industria y Energía, rubricaron el primer acuerdo del país encabezado por los logotipos de PP, Ciudadanos y Vox.

Ni un mes ha tardado Juan Marín en poner paños calientes a ese documento. El mismo 12 de junio, cuando se firmó el pacto, se prestó a hacerse una fotografía con Francisco Serrano, hoy de baja, en el comedor del Parlamento. “Hay que hacerse la foto”, dijo el martes Elías Bendodo, portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia, cuando fue cuestionado por las palabras de Juan Marín. Aprovechó el dirigente popular para ensalzar la estabilidad del cambio andaluz, ante el “océano” de negociaciones estatales.

No hay marejada en el Gobierno de tres patas, aunque a los jefes naranjas, a veces, les cueste admitirlo. ¿Qué dice Vox de todo esto? “Habrá sido un lapsus”. El portavoz de la formación de extrema derecha en Andalucía destaca por su concisión, pero también por su claridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios