Andalucía

La Junta cifra en 350 millones el perjuicio por el bloqueo al nuevo objetivo de déficit

  • El Gobierno andaluz garantiza que no habrá recortes "en ningún caso"

  • El importe bloqueado equivale al coste de contratación de 7.000 profesionales sanitarios adicionales

Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía

Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía / Jesús Prieto / Ep

Comentarios 3

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, ha garantizado que, "en ningún caso", se producirían "recortes" en los servicios públicos andaluces si finalmente no saliera adelante la nueva senda de estabilidad planteada por el Gobierno de Pedro Sánchez en la que se da dos décimas más de déficit en 2019 a las comunidades (del 0,1 al 0,3 por ciento).

En una entrevista con Europa Press, Ramírez de Arellano ha manifestado que es "inexplicable e incomprensible" que los partidos políticos que rechazaron esa nueva senda de estabilidad a finales de julio en el Congreso de los Diputados "no comprendan que las comunidades autónomas necesitan una mayor disponibilidad para el gasto después de años de un importante ajuste".

La Junta de Andalucía culpa del bloqueo a la nueva senda de estabilidad al "oportunismo" del resto de partidos

El consejero de Economía de la Junta de Andalucía Ha manifestado que las consecuencias para Andalucía de que no saliera adelante la nueva senda de estabilidad planteada por el Gobierno de Pedro Sánchez para el periodo 2019-2021 es que esta comunidad "no podrá desarrollar nuevos programas por un importe de 350 millones de euros" en el próximo año. "Estamos hablando de 350 millones de euros menos de gasto disponible para el ejercicio de 2019", ha dicho Arellano ante el caso de un nuevo rechazo a la senda de estabilidad planteada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

A su juicio, con esa nueva senda de estabilidad, se "trata de tener más disponibilidad de gasto para el núcleo fundamental de las políticas de un gobierno regional, que son los servicios públicos".

Antonio Ramírez de Arellano ha expuesto que esos 350 millones más de gasto de los que podría disponer Andalucía equivalen, por ejemplo, a la contratación de 7.000 sanitarios adicionales; al coste de dar servicio de dependencia a más de 50.000 personas, o al coste de la incorporación de 4.000 nuevos profesores y la política de incorporación de la gratuidad de la educación infantil.

En cualquier caso, el consejero de Economía de la Junta de Andalucía ha querido dejar claro que, de no salir adelante finalmente esa nueva senda de gasto, "en ningún caso" se producirían "recortes" en los servicios públicos fundamentales de la comunidad.

Blindaje de los servicios públicos

Antonio Ramírez de Arellano ha insistido en que la Junta seguirá defendiendo, como ha hecho hasta ahora, el blindaje de los servicios públicos y, en todo caso, lo que ocurriría si no se aprobara la nueva senda de estabilidad es que habría "menos disponibilidad" de gasto.

El consejero de Economía de la Junta de Andalucía ha expresado que ahora estamos en una situación de recuperación económica que es propicia para ese nuevo escenario que abre la senda de estabilidad planteada por el Gobierno de Pedro Sánchez, "porque los ciudadanos y los servicios públicos están esperando ver esa recuperación materializada".

Para Arellano, el rechazo de determinados partidos a esa nueva senda de estabilidad, más flexible que la prevista por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, es fruto de un "oportunismo político, que será muy difícil de entender por parte de los ciudadanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios