Doble crimen de Almonte La familia urge a la UCO para que informe sobre el "cuchillo" hallado en 2016

  • La acusación particular piensa que ese objeto "se cambió por otro sin restos biológicos del verdadero autor"

Familiares de las víctimas del doble crimen en una concentración Familiares de las víctimas del doble crimen en una concentración

Familiares de las víctimas del doble crimen en una concentración / R.D.

La acusación particular que ejercen los familiares del padre y de la hija de ocho años que fueron acuchillados brutalmente en su vivienda de Almonte en 2013 han presentado un nuevo escrito en el juzgado de Instrucción número 1 de La Palma del Condado, en el que solicitan a la instructora que vuelva a solicitar a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que remita el informe analizando los restos biológicos que aparecieron en el “cuchillo” hallado en una alcantarilla en 2016 para determinar si el mismo está o no relacionado con estos asesinatos.

El abogado José Ignacio Bidón explica en el escrito que después de haber tardado dos años en que el juzgado tuviera en su poder este cuchillo, siguen "pensando" que puede estar relacionado con la investigación principal de este caso. "Lo mismo que le damos mucha importancia a la exhumación de los cadáveres por segunda vez; que se analicen determinadas prendas de la menor y que se indague sobre determinadas llamadas telefónicas de un vecino de nacionalidad ecuatoriana, también consideramos que es muy importante que se averigüen todos los pormenores de la aparición de este cuchillo".

El letrado señala incluso que piensa incluso que "a lo mejor el cuchillo intervenido se cambió por otro sin restos biológicos del verdadero autor y entre otras razones porque no se siguió el protocolo policial en este tipo de hallazgo, cuestión que no llegamos a entender". "Todavía no sabemos si el mismo tiene que ver con los hechos que se están investigando o en su caso, si durante el trayecto desde la alcantarilla al Juzgado pudieron intervenir determinadas personas para eliminar esta prueba que consideramos importante para el esclarecimiento de los hechos", añade Bidón, que explica que algunas de las personas relacionadas con el hallazgo del mismo manifestaron que el arma tenía unas "manchas negras que muy bien podrían ser de algún resto de sangre y en cambio el intervenido parece que sólo tenía restos de pintura y este es un tema que se debe aclarar tomando declaración a las personas que ya constan en escritos anteriores".

El cuchillo, prosigue, no llegó al juzgado con la "prontitud deseada y extraña (sobremanera) que estuviera depositado en una taquilla de la jefatura de Policía Local de Almonte durante casi dos años cuando podría ser una prueba trascendente para el esclarecimiento de los hechos".

Además, dos policías locales fueron al cuartel de la Guardia Civil, siendo atendido por el "guardia de la puerta, pero al parecer no se levantó ninguna diligencia, algo no habitual en este tipo de circunstancias y para colmo dos tenientes de la Guardia Civil manifiestan con rotundidad que esa circunstancia nunca ocurrió y además lo dicen de forma contundente".

La acusación pide asimismo que se tome declaración al pintor que halló el cuchillo en la alcantarilla, al objeto de informe sobre el tamaño del mismo y si tenía o no manchas de sangre o sólo restos de pintura.

También pide que se solicite a una cadena de supermercados si ese tipo de "cuchillo" de unos 15 centímetros de longitud son los habituales que se utilizan en dicho supermercado o si nada tiene que ver

"Son muchas incógnitas y la versión de la Policía Local es que le atendió un Guardia Civil de puerta, pero no se acuerdan ni del nombre, ni de las características de este Guardia Civil y todo ello parece muy extraño", considera Bidón, que recuerda que se trata se trata de un municipio en donde todos los policías locales y guardias civiles se conocen y la única referencia que se da es que era un guardia civil bajito, manifestación poco convincente".

La acusación considera igualmente "incomprensible que el citado cuchillo aparezca en junio de 2016 y no se entrega en el Juzgado hasta diciembre de 2018, que lo llevó personalmente el jefe de la Policía Local de Almonte y el Subinspector".

Por último, la acusación afirma que la familia está "totalmente hundida por lo ocurrido; mucho más cuando han comprobado que después de seis años de investigación no se sabe quién es el autor aunque manifiestan hasta la saciedad que el cuchillo que se analizó no pertenece al crimen y siguen considerando que la cadena policial se rompió de forma incomprensible, llegando al juzgado a los dos años; no llegan a comprender cómo es posible que este objeto haya estado depositado olvidado durante más de dos años en una taquilla de la Jefatura de la Policía Local de Almonte".

El letrado asegura que no está proponiendo ninguna prueba que pueda implicar a Francisco Javier Medina, que fue absuelto del doble crimen, por la información que solicitan de la cadena de supermercados puesto que "muchos de los trabajadores están relacionados con estos hechos y si estamos buscando al verdadero autor pudiéramos encontrarlo en ese entorno y máxime cuando muchos de ellos participaron como testigos en el juicio de Huelva y a lo mejor algunos que fueron testigos, mañana pueden tener la condición de investigados, dicho sea con los debidos respetos", concluye Bidón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios