Juicio de los ERE

Los abogados denuncian las macrocausas largas e infundadas

  • Jesús Bores defiende la honorabilidad de Chaves y Griñán en los ERE

El decano José Joaquín Gallardo (centro), flanqueado por Jorge Piñero y Jesús Bores El decano José Joaquín Gallardo (centro), flanqueado por Jorge Piñero y Jesús Bores

El decano José Joaquín Gallardo (centro), flanqueado por Jorge Piñero y Jesús Bores

Comentarios 8

Un homenaje a los abogados sevillanos Jesús Bores y Jorge Piñero, que han recibido la cruz distinguida de San Raimundo de Peñafort, se convirtió este viernes en una denuncia contra las macrocausas que se prolongan en el tiempo sin indicios de criminalidad. Algunos casos  terminan en “sonoras absoluciones” y ahí “está fallando gravemente el Estado de Derecho”, dijo el decano del Colegio de Abogados, José Joaquín Gallardo.

Bores y Piñero cumplieron recientemente 50 años de ejercicio y, con motivo de haber recibido la cruz de San Raimundo, el Colegio de Abogados de Sevilla organizó un acto de homenaje con asistencia de compañeros y familiares. 

En sus palabras de agradecimiento, Jesús Bores fue el primero que recordó a dos compañeros de curso en  la Facultad de Derecho de Sevilla, los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, juzgados en el caso de los ERE, de los que dijo que “son personas íntegras y honradas que han venido padeciendo sufrimientos de todo tipo”.

Gallardo recordó que Piñero estuvo imputado en el caso Mercasevilla como asesor jurídico de la lonja. “Todos los que le conocemos hemos sufrido su imputación injusta en una causa penal convencidos de que era totalmente ajeno a cualquier hecho reprobable”, afirmó, aunque tuvieron que pasar ocho años hasta quedar absuelto en una macrocausa que además tuvo un elevado coste de fondos públicos.

“Por desgracia son muchas las causas, pequeñas o macrocausas, que se tramitan durante años sin indicios racionales de criminalidad para sentar en el banquillo a personas honorables”, afirmó, y añadió que “este es un problema estructural grave, porque a los fiscales les corresponde no solo impulsar una causa penal sino velar por ese derecho fundamental de cualquier ciudadano” a que no se prolonguen las investigaciones que “no tienen ningún recorrido y  finalmente acaban con sonoras absoluciones”.

Piñero hizo también referencia a lo que calificó como el “lamentable y penoso episodio” de su imputación y agradeció a Gallardo que se ofreciese a ser su defensor, lo que llevó a cabo “de manera altruista, me defendió de una manera magnífica y perdiendo un tiempo tremendo”.

Bores criticó “la violación que se viene haciendo en nuestro país del principio de la presunción de inocencia por parte de determinados medios de comunicación y voceros políticos, sin que los tribunales ni nuestra legislación resuelvan los gravísimos perjuicios que causan a los interesados”.

Miguel Cuéllar hizo la presentación de Bores, a quien definió como “una referencia en el mundo del Derecho de esta ciudad, un abogado de una pieza, valiente, con autoridad, preparación técnica y vehemente en defensa de las causas que considera justas”.

En su intervención, Bores tuvo un recuerdo para la Facultad de Derecho de Sevilla, que definió como “la mejor de España”,  recordó su trabajo en la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio y sus treinta años como asesor de la diócesis con logros como la cesión del Palacio de San Telmo, las dos veces que el Papa vino a Sevilla y la utilización de la catedral como pabellón de Sevilla en la Expo 92.

“La abogacía es un servicio a la sociedad y a los ciudadanos, no un negocio”, resumió Bores.

Jorge Piñero reveló que la abogacía no era su vocación inicial pero ahora ama esta profesión porque es gratificante: “El cliente acaba siendo como de tu familia, entablas unos vínculos que te permiten entrar donde no entra nadie y te da un conocimiento de la naturaleza humana que no tienes en otras profesiones”, aseguró.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios