FÚTBOL SEGUNDA B

El Almería B pierde en Melilla (4-0)

  • El filial muestra muchas y preocupantes carencias en el Álvarez Claro, feudo de uno de los 'gallitos' de una categoría que parece quedarle grande a los de Navarro

Derrota de los rojiblancos en el Álvarez Claro. Derrota de los rojiblancos en el Álvarez Claro.

Derrota de los rojiblancos en el Álvarez Claro.

La UD Almería B pudo perder en Melilla por el potencial local, aspirante al ascenso, por culpa del colegiado o por las bajas, pero lo hizo por méritos propios, por no competir en un partido en el que mostró carencias que indican que no le ha tomado el pulso a una Segunda B que parece estar quedándole grande.

Llegaba el filial al Álvarez Claro con la mente puesta en confirmar su reacción después de cerrar, con muchísima suerte, su mala racha ante el Malagueño. Conscientes de que iba a ser un duelo muy difícil ante el segundo clasificado, los rojiblancos, pese a ello, enseñaron los dientes en ataque ya en el primer minuto con un disparo de Iu Ranera que obligó a Danio Barrio a hacer una estirada. Fue un mero espejismo. Unos segundos más tarde Yacine respondía con un remate con el que rozó un 1-0 que llegaría en el 10’, en un centro de Ruano desde la banda derecha que acabó con un certero remate de Lolo Garrido. El Melilla se ponía por delante ante un Almería B que tenía posesión pero no ideas para sacarle provecho. Empezó a imponerse la jerarquía de un cuadro melillense que, además de tener mucho potencial de por sí, vio como los de Esteban Navarro le ponían el duelo en bandeja. Y es que en el 30’, tras un mal despeje de Damián, el esférico cayó en Yacine y éste asistió a Ruano para que mandase el esférico a la escuadra y firmara el 2-0. Por si fuera poco, dos minutos más tarde Urri regaló un penalti al tocar la pelota con la mano y los locales hicieron el 3-0 de las botas de Yacine. Un marcador que reflejaba, sobre todo, demérito de los visitantes ante un anfitrión que varios días antes habían jugado Copa ante el Madrid.

El choque se fue al descanso tras una primera parte en la que los almerienses no fueron capaces de dar tres pases seguidos en el centro del campo, sobre todo en su recta final. Los melillenses anularon en todo momento a un filial que regaló mucho a un oponente que no suele perdonar. En la reanudación, no hubo cambios de efectivos ni de sensaciones. Siguió concediendo mucho la UDA B. Los chicos de Navarro, aunque lo intentaban, casi siempre con más corazón que cabeza, no encontraban el rumbo para meterse en una contienda en la que claramente el nivel del Melilla estaba siendo muy superior.

Esteban Navarro empezó a mover ficha, quitó a Engonga y a Iu Ranera y dio entrada a Youness y Guirao, teniendo éste último un claro mano a mano en el 62’ que definió fatal ante Barrio. No les salía nada a los rojiblancos, que estaban poniendo de manifiesto en suelo melillense numerosas y preocupantes carencias que deben solucionar si quieren mantener una categoría a la que, por el momento, no se han adaptado. Mientras, el Melilla, al ver que no pasaba apuros de ningún tipo, bajó la intensidad y no solo mantuvo su ventaja con mucha comodidad, la aumentó. Óscar, en el 79’, hizo el 4-0 al aprovecharse de un error garrafal de Navas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios