LA CONSULTA DEL ESPECIALISTA

Análisis de sangre: qué debes saber

Un técnico de laboratorio guarda unas muestras de sangre Un técnico de laboratorio guarda unas muestras de sangre

Un técnico de laboratorio guarda unas muestras de sangre / Christian Brun / EFE (Lausana)

Las palabras confinamiento, COVID-19, pandemia siguen en nuestra mente y en el día a día. Esta pesadilla ha traído multitud de problemas y alteraciones, no solo para los contagiados e infectados lógicamente, sino para la mayoría de la población. Falta de coordinación, pérdidas de memoria, reagudización de la artrosis y osteoporosis, entre otras cosas. Es por ello por lo que puede ser un buen momento, cuando los servicios de salud se restituyan por completo, para realizar un chequeo analítico con los parámetros más relevantes. También y bajo prescripción médica, se puede realizar en cualquier laboratorio privado.

¿Qué parámetros debemos solicitar?

1.-HEMOGRAMA

En este apartado se evalúan las células que circulan por el torrente sanguíneo. Las células rojas o hematíes, son las que dan el color rojo a la sangre y son las encargadas del transporte de oxígeno, gracias a la hemoglobina que almacena en su interior. Cuando su número desciende de forma importante, se produce la anemia. Esta es muy frecuente, sobre todo en el sexo femenino y la causa más frecuente es por déficit de hierro, debido a una dieta no equilibrada con una insuficiente ingesta o a las pérdidas menstruales. No toda persona que sufra anemia, ésta se va a manifestar clínicamente. El organismo adopta medidas compensatorias que evitan que la persona lo note, como es el caso de “fabricar” más células transportadoras de oxígeno, pero éstas son más inmaduras y, por tanto, más pequeñas. Cuando esto ocurre, la anemia tiende llevar tiempo de evolución. Si suplementamos con hierro y alimentos ricos en él, conseguimos evitar la anemia. Cuando la anemia es importante, es frecuente que nos encontremos cansados al realizar esfuerzos moderados. Además, las uñas pueden ser frágiles y el cabello puede ser quebradizo y caerse con facilidad. Otras células que se pueden valorar son los leucocitos o glóbulos blancos, con sus diferentes subtipos como neutrófilos o linfocitos. De esta manera podemos valorar como se encuentra nuestro sistema inmunitario, las defensas. Es posible que se encuentren bajas por la ansiedad y la falta de actividad que hemos padecido. El último tipo de células son las plaquetas. Son las células encargadas de promover la coagulación ante cualquier herida; además inician la primera respuesta de reparación al ser las células que llegan más pronto al foco de la lesión.

2.-BIOQUÍMICA.

Valoramos la función hepática, renal, el estado de la musculatura y los niveles de algunos iones importantes.

-Función hepática: Se mide mediante la valoración de 3 enzimas, la GOT, GPT y GGT. La GOT se origina también en el músculo, riñón y hasta en el cerebro. Si se encuentran elevadas pueden ser indicativas de un problema hepático: exceso de alcohol, toma de antiinflamatorias de forma continua.

-Función renal: se mide mediante la urea y la creatinina. Sobre todo en las personas mayores que beben muy poca agua, sus valores suelen estar elevados con frecuencia y son indicativos de cierta deshidratación; suele ser reversible una vez se adquiere el hábito de ingerir regularmente agua, aún sin sed.

-Vitamina D: se pueden encontrar disminuidas en pacientes fumadoras, en las que tengan una baja ingesta de vitamina D o en las que la producción renal se encuentre reducida. Al no haber podido salir a la calle, y no recibir la luz del sol en tiempo y forma, es posible que los niveles de vitamina D sean bajos. Esto conlleva a una peor calidad ósea y, por consiguiente, a la osteoporosis.

-Ferritina: nos da una idea de los depósitos de hierro de los que disponemos. Cuando ésta se encuentra baja pero aún no ha disminuido el número de células rojas, no hay anemia, pero este hallazgo nos indica que estamos predispuestos a sufrirla en un corto período de tiempo. Hay que suplementar con hierro oral. Durante esta pandemia se ha observado que niveles inusualmente altos de ferritina en sangre se asociaban a un 50% de mortalidad en pacientes infectados por COVID-19.

-Transferrina: Es una proteína transportadora del hierro, cobre y magnesio. Sus niveles bajos pueden traducir algún problema hepático ya que es el hígado el que se encarga de su fabricación. También es sugestivo de anemia.

-PCR: Son las siglas que corresponden a Proteína C reactiva. Es indicativo de inflamación dentro del organismo. Se encuentra elevada cuando hay por ejemplo, una crisis de reuma, una infección de cualquier tipo, líquido en una rodilla o un lumbago. También puede elevarse en procesos oncológicos.

-Iones y minerales: El calcio es importante para la calidad del hueso, dientes, coagulación sanguínea y la función muscular. Compite con otros iones por ser absorbido en el intestino, como en el caso del hierro. Si tomamos suplementos de calcio de forma innecesaria, el hierro no se absorberá y tendremos anemia. El fósforo juega un papel importante en la calidad del hueso y en el metabolismo energético dentro del músculo, ya que hay dos compuestos que contienen fósforo en su mayoría y son muy importantes como creador de energía: ATP y fosfocreatina. Si su nivel en sangre baja, se produce fatiga y debilidad muscular. El sodio es un mineral esencial implicado en el equilibrio hídrico del organismo. La ingesta media debe ser 1.5 gramos por día. Debido a las pérdidas por sudor, es necesario aumentar su ingesta sobre todo en días calurosos. Es un ingrediente clave de las bebidas isotónicas ya que favorece el deseo de beber para mantener el volumen de plasma perdido. Cuando no se repone correctamente, aparecen los temidos calambres y contracturas. Potasio es el principal mineral que se encuentra dentro de las células. Está implicado en las contracciones musculares. Su déficit es raro y sólo se produce en situaciones como diarreas abundantes o vómitos persistentes o uso abusivo de diuréticos o laxantes. Se suele perder poco potasio por el sudor, luego no afecta seriamente a los deportistas que se encuentran bien nutridos. El hierro es fundamental para formar compuestos transportadores de oxígeno como es la hemoglobina en la sangre y la mioglobina en el músculo. La cantidad de hierro que se absorbe, va a depender de la cantidad de hierro almacenado. Raramente se absorbe mas del 20% del hierro contenido en los alimentos que se consumen.

-Hormonas tiroideas: Las hormonas tiroideas afectan la frecuencia cardíaca, el nivel de colesterol, el peso corporal, el nivel de energía, la fuerza muscular, las condiciones de la piel, la regularidad menstrual, la memoria y muchas otras funciones. Las hormonas tiroideas tienen efectos sobre casi todos los tejidos del organismo y son necesarias para la síntesis de muchas proteínas; de ahí que sean esenciales en los períodos de crecimiento y para la organogénesis (período de desarrollo) del sistema nervioso central. También influyen sobre el metabolismo de los hidratos de carbono y de los lípidos. Si se altera la función en la producción de hormonas tiroideas, ya sea por defecto (HIPOTIROIDISMO) o por exceso (HIPERTIROIDISMO), surgen los problemas ya que se afectan un número muy importante de funciones en el organismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios