FÚTBOL | SEGUNDA B

El CD El Ejido va a necesitar un milagro para salvarse (1-0)

  • Los celestes caen por la mínima en Jumilla, con un polémico penalti, en un duelo en el que Corral vio la roja tras un codazo innecesario

  • A falta de dos jornadas, los ejidenses se quedan a cinco puntos de la permanencia y del 'play out'

Once inicial del CD El Ejido en el Uva Monastrell. Once inicial del CD El Ejido en el Uva Monastrell.

Once inicial del CD El Ejido en el Uva Monastrell. / D. A. (Almería)

Se queda sin vidas el Club Deportivo El Ejido. Los celestes tenían que ganar a un rival directo para mantener unas opciones de permanencia que ahora, a falta de dos jornadas para el final del campeonato, ha dejado bajo mínimos. El cuadro almeriense cae por 1-0 y de dudoso penalti ante un Jumilla que, sin mostrar mucha superioridad, hizo sus deberes y cometió menos errores que un oponente sin capacidad de reacción tras encajar el gol que se queda a cinco puntos de la zona de permanencia y del puesto de play out, por lo que va a necesitar un milagro para seguir siendo equipo de Segunda B. No estuvo a la altura un CD El Ejido al que le pasó también factura la expulsión de Samu Corral en el 70’.

Matar o morir. Con este pensamiento se presentaron ambos conjuntos en una cita entre rivales directos en la lucha por la permanencia. El campo Uva Monastrell acogía un duelo a vida o muerte entre jumilleros y ejidenses, separados por dos puntos en una tabla clasificatoria en la que ambos naufragaban por los puestos de descenso, sobre todo los visitantes, que estaban más obligados aún que los locales a llevarse los tres puntos si no querían despedirse prácticamente de todas sus opciones de salvar la categoría de bronce.

Se jugó desde el pitido inicial a un ritmo altísimo, prueba de lo mucho que había en juego para los dos contendientes. La primera ocasión, en el 3’, fue para el CD El Ejido, obra de Álvaro González, aunque su tímido disparo no supuso grandes problemas para Iván Martínez. Con el paso de los minutos, empezó a tocar con más fluidez el Jumilla, que tomó la iniciativa pero no estaba dando problemas a Aulestia. Los locales avisaron con un par de disparos lejanos. Los del Poniente almeriense, muy bien en defensa, esperaron su momento para sorprender a la contra. Y casi lo hacen en un potente disparo de Álvaro González en el 21’, que provocó la estirada del meta local.

A falta de dos jornadas para el final del campeonato, los ejidenses están a cinco puntos de los puestos de permanencia y de la plaza de 'play out'

Un minuto más tarde, marcó el conjunto celeste, pero el tanto de Sergio Sánchez de cabeza fue anulado por fuera de juego. En el 24 respondería Peque con un latigazo con la pierna derecha que se marchó rozando el poste de la portería ejidense. El partido, de ida y vuelta constante, sí que se entregó en posesión a los jumilleros, que en el 33’ dieron el susto tras aprovechar un mal despeje de Sergio Sánchez, en cuyo rechace estuvo atento Manu Miquel para disparar a puerta. Paró Aulestia. Minutos de acoso local en la recta final de la primera mitad que dieron su fruto al Jumilla, que estaba proponiendo más. En el 40’, polémico penalti a favor de los murcianos por un derribo de Yannis a Carlos Álvarez, que transformaría el propio jugador en el 1-0.

Desde el 1-0, de penalti en el 41', el CD El Ejido no mostró síntomas de poder reaccionar

Con apuros comenzó la segunda para los ejidenses ante un cuadro local crecido que siguió con su asedio ante la meta de Aulestia. En el 57’, Manu Miquel rozó el 2-0, tras sacar provecho de un fallo defensivo de Molo. Le estaba perdiendo la cara al encuentro un CD El Ejido acelerado que caía en el error una y otra vez. Artiles y Jesús Rubio entraron al terreno de juego, en busca de dar más velocidad y frescura a la ofensiva ejidense y poner un poco de criterio en el centro del campo, pero una acción innecesaria totalmente por parte de Samu Corral, en el 70’, provocó que viese la cartulina roja directa y que los suyos se quedaran con diez jugadores sobre el terreno de juego. Ante un rival directo, jugándose su supervivencia en la categoría y yendo por detrás en el marcador, el CD El Ejido veía como se le ponían las cosas mucho más cuesta arriba. El de Alicún de Ortega soltó un codazo a un jugador local y el colegiado no dudó ni un segundo e interpretó agresión.

Un codazo incomprensible de Samu Corral le hizo ver la roja y dejó a su equipo con un jugador menos desde el minuto 70

A los del Poniente solamente les quedaba la épica. Incluso solamente un milagro para sacar algo positivo del Uva Monastrell. Bien es cierto que no arrojaron la toalla, pese a estar en inferioridad numérica, pero de nuevo volvieron a mostrarse carentes de ideas en tareas ofensivas. Ni el impulso del centenar de fieles ejidenses que se desplazaron hasta Jumilla despertaron la inspiración de un CD El Ejido que estaba viendo como sus opciones claras de permanencia se estaban esfumando con el paso de los minutos. Los locales tuvieron varias opciones para sentenciar, pero finalmente el duelo acabó con un triunfo por la mínima para el que más lo mereció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios