FÚTBOL | SEGUNDA B

El CD El Ejido, con el agua al cuello tras caer ante el Don Benito (0-1)

  • A cinco puntos de las plazas de permanencia se aleja ya un cuadro celeste que perdió ante un ordenado rival directo un duelo en el que tuvo más corazón que cabeza

  • Un sector de la grada gritó en la recta final del choque "¡Directiva dimisión!"

Capitanes de ambos equipos con el trío arbitral. Capitanes de ambos equipos con el trío arbitral.

Capitanes de ambos equipos con el trío arbitral. / D. A. (Almería)

Con una distancia de cinco puntos con respecto a la zona de permanencia, a falta de cinco jornadas para la conclusión del campeonato liguero regular, la salvación se complica de una forma desgraciadamente más clara para un Club Deportivo El Ejido que cayó en Santo Domingo, ante un Don Benito que impuso el ritmo de un duelo en el que los celestes mostraron más corazón que cabeza.

No entró nada bien al partido el equipo local, que sufrió muchísimo ante la alta presión que aplicó un oponente al que le fue anulado un gol, por fuera de juego, antes de cumplirse el 3’ de un choque en el que Manolo Ruiz tuvo que hacer un cambio de última hora. Jordan Sebban, autor del gol del empate en casa del Recreativo Granada una semana antes, se caía del once a última hora por unas molestias musculares. En su lugar entró Artiles, dejando su hueco en el banquillo a Dani Sales.

También en el banquillo, pero en el visitante, destacaba la presencia de dos jugadores almerienses. Por un lado, el defensor Javi Pérez, ex de la UD Almería, y por otro, Francisco Alferez, más conocido como Paquito, que volvía a la que siempre fue su casa. El joven atacante de Santa María del Águila recibió, de manos del vicepresidente Juan Medina, una placa en reconocimiento a sus años en el CD El Ejido. Bonito gesto de la entidad del Poniente almeriense, previo a un choque en el que los celestes se jugaban gran parte de su supervivencia en la categoría de bronce.

Los ejidenses se mostraron nerviosos, no se asentaban sobre el terreno de juego en los primeros compases y de ello se aprovechó un Don Benito que en el 9’ se adelantaría en el marcador gracias a un tanto de Sillero, que hizo el 0-1 ante la falta de contundencia defensiva de los locales, que estaban viviendo unos minutos muy malos ante su gente en Santo Domingo. Encajar el tanto de los extremeños hizo mucho daño en la moral de los celestes, que de nuevo, como ya se ha convertido en una tradición esta campaña, tenían que ir a remolque ante un rival que no estaba proponiendo un gran juego pero cuya intensidad le bastaba para neutralizar al CD El Ejido.

En el 15’ llegó la primera jugada destacable en ataque del partido para los de casa, en un disparo de Kiu que paró Leo Santos. A partir de esta jugada, los de Manolo Ruiz empezaron a despojarse de la presión asfixiante del primer tramo del partido y con el paso de los minutos comenzaron a dar más trabajo a los defensas extremeños y a su guardameta, aunque les faltó paciencia y definición y el encuentro se marchó al descanso con la mínima ventaja para una escuadra pacense que, hasta el momento, tenía el duelo donde quería.

Tras el paso por vestuarios, quedaban cuarenta y cinco minutos decisivos en los que los ejidenses estaban obligados a remontar la contienda. Para lograr dicho objetivo, Ruiz dio entrada a Alfonso, un jugador al que la afición ejidense echaba ya mucho de menos, pero una lesión le había tenido fuera de numerosas convocatorias. El técnico jerezano sacrificó al lateral derecho Emilio Cubo, que tenía tarjeta amarilla.

Comenzó un monólogo de los almerienses en ataque, con el riesgo que esa situación suponía para sus intereses ante un rival que podía hacer daño a la contra, como demostró en el 49’, en un buen centro de Santana al que no llegó a rematar bien Sillero, ante Aulestia, por unos pocos centímetros. En el 55’ la tendría Velasco, que cazó un balón en el área y tuvo tiempo para pararla y colocarse a la perfección para disparar, pero su tiro se toparía con un defensor. Dos minutos más tarde Alfonso estuvo muy cerca de firmar un regreso apoteósico. El motrileño se aprovechó de un segundo remate, tras un disparo de Velasco que dio en el palo, para hacer un gol que no subió al marcador al pitar el linier fuera de juego.

Seguían luchando los celestes ante un Don Benito que, al verse agobiado en este tramo del choque, trató de parar el ritmo con numerosas interrupciones. El crono corría y era un querer y no poder de los locales, que para colmo se quedarían con diez tras ver la segunda amarilla Álvaro en el 76’. Pese a la insistencia local, los foráneos controlaron bien los tiempos para no perder su mínima ventaja en El Ejido, donde sumaron tres puntos de oro que les acercan a una salvación que cada vez está más difícil para los del Poniente. “¡Directiva dimisión!”, cantó la grada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios