FÚTBOL | SEGUNDA B

CD El Ejido, del entusiasmo al abismo

  • La peor crisis celeste en 2ª B llega en la temporada en la que más se había apostado por luchar por una plaza de 'play off'

  • Los técnicos Alberto González y José Sevilla, 'víctimas' de un bache que también está tensando el ambiente en la grada

CD El Ejido, del entusiasmo al abismo. CD El Ejido,  del entusiasmo al abismo.

CD El Ejido, del entusiasmo al abismo. / Javier Alonso (El Ejido.)

Con cuatro derrotas consecutivas y nueve jornadas seguidas sin saber lo que es ganar, el Club Deportivo El Ejido está viviendo ahora mismo su peor crisis de resultados desde que es equipo del Grupo IV de la Segunda División B. Casualmente, su bache más preocupante, ya que está a solamente un punto del descenso y dejando una imagen de equipo sin capacidad de reacción alguna, como bien se comprobó el pasado domingo ante el Badajoz (0-2), ha llegado en la campaña en la que más claramente apostaba la entidad por convertir a su primer equipo en un serio candidato a luchar por un puesto de play off, como bien dijo en varias ocasiones durante la pretemporada, abiertamente, su presidente Pierre Mevy.

Solo ha estado entre los diez primeros una semana, cuando fue 8º tras la 15ª jornada

La realidad, a día de hoy, es muy distinta a la que esperaban el máximo mandatario celeste y una grada de Santo Domingo que también se dejó llevar por un excesivo optimismo tras anunciarse que estar en la pelea por el ascenso era el objetivo marcado para esta temporada. En lo que a números se refiere, la clasificación no engaña. El CD El Ejido, que lleva sin ganar desde el pasado día 2 de diciembre, cuando se impuso por 1-0, curiosamente al líder Cartagena, está al borde de los puestos de descenso. Más de dos meses sin vencer y casi uno sin sumar punto alguno han encendido todas las alarmas en el seno de una entidad que, desde que se empezaron a atisbar las primeras señales de esta crisis, tomó la decisión de cambiar el banquillo de manos. Se puso fin a la era de Alberto González, pieza clave en el proyecto en las últimas temporadas, y se dio la responsabilidad de encauzar la situación a José Sevilla. Lejos de mejorar el asunto, los números del equipo, y su imagen en el campo, han empeorado. Seis duelos del virgitano como técnico y el cuadro ejidense ha logrado solamente dos puntos.

Destaca, además, que el CD El Ejido, en esos seis encuentros, solo ha sido capaz de marcar un tanto, recibiendo un total de siete. No es de extrañar que Mevy y algunos miembros más de la directiva ejidense se reunieran el pasado domingo en el vestuario con Sevilla, que estaba en la cuerda floja, y tuviesen una larga charla tras caer frente a los extremeños. En ese cónclave se originó lo que se haría oficial el lunes por la mañana, la renuncia de Sevilla a su cargo, dejando la entidad las riendas del banquillo, en principio de forma temporal, en las manos de Carlos María Rodríguez, el segundo del virgitano, que precisamente ya había dirigido al equipo ese fin de semana al estar José Sevilla sancionado y tener que estar en la grada.

Rodríguez es el tercer entrenador que toma las riendas del equipo en el presente curso

Rodríguez se convierte así en el tercer entrenador que ha tenido el CD El Ejido esta campaña, para ser más exactos, desde diciembre. Y posiblemente haya un cuarto. Quien se quede con el cargo finalmente no podrá usar ya las excusas de las lesiones (la enfermería está casi vacía), del estado del césped (se ha tratado y va a mejor) o de la mala suerte. La responsabilidad del nuevo técnico debe ser solucionar los problemas que puedan existir en el vestuario, sobre todo a nivel psicológico, dar con un once más efectivo cuanto antes y tratar de enderezar el rumbo de un equipo del Poniente que ha pasado en unos pocos meses del entusiasmo de soñar con la Segunda a la gran preocupación de verse junto al abismo de la Tercera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios