FÚTBOL | SEGUNDA B

El CD El Ejido logra una victoria para la esperanza

  • Remonta y gana al Linense por 3-2 en un duelo con un final de infarto en el que los celestes volvieron a la senda del triunfo después de 15 jornadas

  • La zona de permanencia queda ahora a tres puntos de los de Manolo Ruiz

Los capitanes y el trío arbitral con el tifo de la afición ejidense de fondo. Los capitanes y el trío arbitral con el tifo de la afición ejidense de fondo.

Los capitanes y el trío arbitral con el tifo de la afición ejidense de fondo. / D. A. (El Ejido)

Victoria importantísima, con remontada incluida, para un Club Deportivo El Ejido que se encontró con el triunfo después de quince jornadas al imponerse por 3-2 a la Real Balompédica Linense en un partido de auténtico infarto. Los ejidenses mostraron luces y sombras, pero sumaron tres puntos que se convierten a estas alturas en el mejor motivo posible para la esperanza de un equipo que no sabía aún lo que era ganar en este 2019, ya que la última vez que lo hizo fue ante el Cartagena (1-0) en la segunda semana de diciembre. Ahora, los almerienses, se quedan a tres puntos de la zona de permanencia.

Avisó el viernes Manolo Ruiz de que haría cambios en el once y así fue. El técnico jerezano apostó por la velocidad en las bandas de Kiu y Yannis, con Samu Corral y Ezequiel como pareja más ofensiva. Buscaban los celestes crear más peligro y así lo hicieron en los primeros minutos, con dos ocasiones antes de cumplirse el 5’. La primera fue una peligrosa falta en el 2’ cerca del área que ejecutó Tomás. Buscó la escuadra pero la pelota se le marchó alta al lateral zurdo de un CD El Ejido que en el 4’ pidió penalti sobre Jordan Sebban. Jugada del centrocampista celeste en área contraria, se dispuso a buscar un hueco para disparar y le metió la pierna por detrás Pierre. Primera gran polémica del choque.

Los ejidenses entraron bien en el duelo, pero con el paso de los minutos empezó a enseñar los dientes un Linense al que le fue anulado, por fuera de juego claro, un gol de Sana de cabeza en el 7’. Fue un aviso serio de lo que ocurriría tres minutos más tarde. Buena jugada de Pierre por banda izquierda, gran centro al área y perfecto testarazo de Cellerino para adelantar a los gaditanos en un Estadio de Santo Domingo que se quedó en silencio. Duro golpe para la afición y un equipo que veía como la zona de permanencia se estaba alejando ya a seis puntos.

Las luces que el cuadro de Ruiz había mostrado en los primeros compases del encuentro se empezaron a convertir en sombras tras encajar el 0-1. En el 19’, Juampe estuvo cerca de hacer el 0-2, pero cuando encaraba a Aulestia llegó rápido Tomás para cruzarse y evitar el remate del jugador balono. Se le estaba complicando la contienda a los almerienses, que aún así no cesaban en su empeño de tratar de hacer daño a su oponente, pero no tuvo fortuna. Y es que era muy complicado que la tuviese, al CD El Ejido le faltaba criterio en el juego, mostró muchas precipitaciones y se dejó llevar por esa ansiedad de la que ya avisaba también Ruiz el viernes en su rueda de prensa. Era difícil no hacerlo, el equipo del Poniente llegaba a esta cita con 15 jornadas a sus espaldas sin haber conocido el triunfo. Una pesada losa que les pasó factura.

El encuentro se marchó al descanso con la mínima ventaja para una Real Balompédica Linense que estuvo muy bien asentada durante la primera parte sobre un césped de Santo Domingo que parece estar muy cerca de recuperar su buen aspecto. Mientras, los locales se metían en el vestuario tras un primer período que acabaron con un juego gris, como el cielo de El Ejido en la tarde de este domingo, sobre todo en la parcela ofensiva. El paso por la caseta les vino bien a los del Poniente, que tras la reanudación salieron más activados, más incisivos en ataque, aunque todavía les faltaba algo de pulso en el juego.

Álvaro González entró al campo y revolucionó el partido a favor de los celestes cuando más cómodo estaba el Linense. Hizo dos goles en menos de cinco minutos.

El crono corría sin que el cuadro ejidense diera la sensación de poder acabar con la ventaja de los gaditanos. Ruiz no lo estaba viendo claro y empezó a mover ficha. Su apuesta en banda por Kiu y Yannis no estaba dando resultados y sacó a ambos del partido. En el 55’ se fue el francés por Artiles y en el 67’ el asiático por Álvaro González, que revolucionaría el partido por completo. Cuando más cómodo parecía estar la Real Balompédica Linense, el onubense empató el duelo para los de casa, tras aprovechar un gran centro de Ezequiel desde la banda izquierda en el 70’.

Todo parecía de cara para el Linense, pero en menos de cinco minutos cambiaron las tornas por completo. En el 73’, Álvaro González se aprovechó de un error defensivo de los foráneos para plantarse frente a Montoya y batirle con una bonita vaselina, haciendo subir al marcador un 2-1 que daba, por el momento, tres puntos de oro para los celestes. El juego de ida y vuelta ya no beneficiaba a los locales, y eso quedó muy claro cuando en el 81’, tras una buena contra de los albinegros, Cellerino ponía el 2-2 en el luminoso. Otro duro golpe para un CD El Ejido al que un punto se le quedaba muy corto dada su complicada situación clasificatoria. Así, se lanzó a por el tercero, confió y lo encontró. La fortuna que tantas veces les ha faltado esta campaña, sí la tuvieron en los últimos minutos del duelo ante el Linense. Recibió Jesús Rubio en el área contraria, se la dejó de cara a Tomás y éste golpeó el esférico, que dio en la espalda del defensor Carrasco y despistó a Montoya en el 87’. Santo Domingo lo celebró como nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios