La consulta del especialista

Coronavirus, ¿qué se sabe?

  • Parece que se ha originado a través de los murciélagos enfermos, puesto que en China se los comen

Un pasajero chino con una mascarilla para evitar contagios. Un pasajero chino con una mascarilla para evitar contagios.

Un pasajero chino con una mascarilla para evitar contagios.

Otra nueva enfermedad infectocontagiosa vuelve a sacudir al mundo al más puro estilo de película de miedo. Otra vez China es donde ha surgido este nuevo germen. ¿Qué tendrán los chinos que han sido el origen de varias epidemias que han alarmado al mundo entero, como fue la epidemia de SARS de 2003 (Síndrome respiratorio agudo grave) nacido en la provincia China de Cantón y causada por otro coronavirus? La otra epidemia originada también en China fue el MERS (Síndrome respiratorio de Medio Oriente).

Este provocaba neumonías atípicas y se contagiaba por la respiración o el contacto de las gotitas de un estornudo sobre las manos o la cara. Se originó a partir de ciertos mamíferos enfermos. El coronavirus en esta ocasión parece que se ha originado a través de los murciélagos. No debería pasar nada si permanecen en su hábitat, pero es que los chinos conviven con ellos porque se los comen, de ahí puede ser el origen del problema: esos mercados de animales vivos muy populares entre los chinos, y al comer o tocar algún animal infectado, se ha originado la enfermedad.

En este momento, el contagio se encuentra en otra fase, el contagio persona-persona, y en un mundo tan globalizado que en 12 horas una persona que sale de Pekín puede estar en Madrid, es tremendamente fácil que el virus se propague mundialmente. Ya hay un primer caso confirmado de coronavirus en España, concretamente en La Gomera.

¿Cómo se contagia?

El tipo coronavirus es más común de lo que parece. Es el virus que provoca el resfriado común y es por ello por lo que, su contagio es extremadamente fácil. No en vano, el gobierno chino está construyendo un megahospital para alojar a todos los afectados. Millones de personas de la zona de Wuhan, donde se ha originado la epidemia, han sido evacuados, seguro que algunos ellos portando la enfermedad. Por el momento solo 6 países han comunicado el contagio persona-persona con un total de 107 casos. Pero no todo es alarmante.

De unos diez mil contagiados en China, han fallecido 213 (tasa de mortalidad del 2,2%), mucho menor que en la anterior epidemia del SARS en 2003 donde el ratio de muertes rondaba el 10% o el del MERS que fue del 34%, bien es cierto que China es una dictadura comunista sujeta a la censura y la falta de transparencia, así que los afectados o muertos pueden ser muchos más. Lo que sí está claro es que no hay ninguna muerte fuera de China. Hasta la fecha hay 113.579 contactos de los que 4201 han completado el seguimiento y 102 mil están siendo observados.

Ha sido bautizado como 2019 nCov. Su secuencia genética fue dada a conocer por los chinos el 12 de enero

El número de casos crece día a día y muchos interrogantes están aún por despejar. Uno de los más importantes es saber si una persona que se encuentre asintomática pero que está infectada y desarrollará la enfermedad entre los dos y los diez días, pueden contagiar a otros. Lo normal es que no, solo los enfermos son focos de contagio y los causantes de la epidemia. Seguro que ha habido muchos casos en las semanas previas en Wuhan pero han pasado desapercibidos al pensar que eran resfriados vulgares. Sólo cuando se ha comprobado la gravedad de los síntomas en algunos pacientes es cuando ha saltado la alarma.

Lo que sí se debe es tranquilizar a la población. El coronavirus no es tan contagioso como el virus del sarampión que puede permanecer en el aire alrededor de 2 horas y ser aún contagioso. Esto no ocurre con el coronavirus. El virus del resfriado común causa miles de muertes todos los años en el mundo, sobre todo entre ancianos y pacientes respiratorios, por lo que no se cree que este coronavirus chino que ha surgido sea tan dañino.

¿Cómo se manifiesta?

Es similar a la sintomatología que provoca un resfriado común. Puede variar entre un poco de moqueo y congestión nasal al típico cuadro febril, mocos, tos y dificultad respiratoria. En los pacientes vulnerables puede llegar a provocar un fracaso renal, respiratorio y causar la muerte.

Se puede prevenir el contagio lo mismo que se previene en pacientes portadores de un resfriado: higiene de manos exhaustiva al tocar a otras personas, evitar contacto con personas resfriadas, uso de mascarilla para aquellos que están enfermos porque la principal vía de transmisión es la oral a través de microscópicas gotas expulsadas al toser o estornudar. Es importante que la persona resfriada se quede en casa, si es posible, para evitar contagiar a otras personas. La mascarilla debe usarse en hospitales o centros donde haya un importante riesgo de contagio debido al número de pacientes sintomáticos como ocurre cuando hay enfermos aislados debido a la tuberculosis o sarampión.

Un hospital militar en Italia, por posibles casos de contagio. Un hospital militar en Italia, por posibles casos de contagio.

Un hospital militar en Italia, por posibles casos de contagio.

En Japón recuerdo ver gente por la calle y en el metro con mascarillas; eran pacientes resfriados o con gripe que no querían contagiar a nadie a su alrededor. Allí es frecuente este comportamiento. Es normal que, en China, en las zonas afectadas, sean común el uso de la mascarilla. Es fundamental el control en zonas de tránsito como aeropuertos, principal foco de transmisión de la enfermedad. El primer test es medir la temperatura corporal, si hay fiebre entonces se le aísla y se le realizan las pruebas oportunas para confirmar o descartar la presencia del virus; pruebas que pueden tardar horas o días.

No hay tratamiento como tal, únicamente reducir la fiebre, hidratar y tratar las complicaciones que surjan. Se están probando fármacos antivirales pero su efectividad está por comprobar

Como pasa en estas situaciones, casi apocalípticas, ya ocurrió con las famosas e inútiles vacunas de la gripe aviar que, la entonces ministra de Sanidad, la socialista Trinidad Jiménez, compró a precio de oro, todo el mundo quiere su vacuna.

Hoy día, la investigación en medicina se encuentra avalada por la llamada, medicina basada en la evidencia, o lo que es lo mismo, sólo funciona lo que se ha demostrado efectivo, mediante estudios aleatorizados y randomizados, con un volumen de pacientes adecuados. Ojalá se siga investigando en éste y otros campos y no sólo porque el virus en cuestión ha burlado los seguros muros de Occidente, provocando el pánico en los despachos y salas de estar de los países más ricos, sino porque realmente se mira a China con ganas de aportar soluciones y ayudas y no por puro negocio, como pasa casi siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios