FÚTBOL SEGUNDA B

Derrota 'in extremis' del filial en Granada (3-2)

  • El Almería B sigue sin puntuar fuera tras quedarse con la miel en los labios ante un filial nazarí que remonta y gana gracias al gol de Antonio Marín, ex de la UDA, a falta de un minuto para el final

Jugadores granadinos celebrando la victoria. Jugadores granadinos celebrando la victoria.

Jugadores granadinos celebrando la victoria.

Derrota de la UD Almería B ante el filial del Granada CF en un duelo en el que los almerienses se adelantaron, pero fueron de más a menos ante un rival que remontó y se quedó con los tres puntos en el último suspiro gracias al gol de un ex de la UDA, Marín. Los rojiblancos siguen sin puntuar fuera de casa.

El duelo comenzó con un ritmo eléctrico, con mucho ímpetu por parte de ambos conjuntos, pero sin un dominador claro. Los almerienses ejercieron una fuerte presión arriba desde el primer minuto, trataron de proponer más que un cuadro local muy bien ordenado que esperaba su momento. La primera llegada clara del Recreativo Granada fue en el 8’, en un córner que defendió muy bien Engonga. Dos minutos más tarde, el Almería B no perdonó en su primera oportunidad. Darío Guti se aprovechó de un desajuste defensivo de los de casa y se metió hasta la cocina, encaró a Lejárraga y logró batirle por bajo con un tiro raso. Los de Esteban Navarro mostraron efectividad absoluta ante un filial granadino que había rondado más veces el área rival pero que careció de remate.

Después del 0-1 no se arrugó el conjunto nazarí, que empezó a enseñar cada vez los dientes, a sacar las uñas y a mostrarse más intenso, sobre todo en jugadas de ataque. En el 16’, Guille Lara evitó el 1-1 tras un disparo de Ontiveros. En el 22’, polémica jugada en la que se pidió penalti sobre Andrés García, centrocampista que en el 27’ hizo lucirse bajo palos a Lara. Estaba teniendo el segundo equipo del Granada sus mejores minutos, pero el Almería B mostró una gran facilidad para llegar en dos pases al borde del área de su oponente cuando tenía la ocasión. En el 44’, Lejárraga realizó un paradón a remate de cabeza de Igor Engonga, uno de los jugadores más activos de una primera parte que parecía llegar a su final con la ventaja para los foráneos, pero en la última jugada de la misma, en un córner a favor del Granada B, Héctor, rematando con el pecho, igualaba el marcador a centro de Yael. Un 1-1 que se veía venir por los méritos de la escuadra de Pedro Morilla.

Tras la reanudación, el Deportivo Granada siguió en ritmo ascendente. En el 49’, Guille Lara tuvo que lucirse con otro paradón a remate de Jean Carlos. Los granadinos los buscaban más, crecieron desde el 0-1. Y no solo supo reponerse, se estaba adueñando cada vez más de un duelo en el que el Almería B parecía estar tocado desde que encajó el empate. En el 55’, los de Navarro pidieron penalti, aunque de una forma poco efusiva, por un derribo en el área local, pero el colegiado no lo interpretó como falta. Sufría demasiado el conjunto almeriense para mantener el esférico, estaba limitando su trabajo a contener las acometidas de su oponente, pero nada pudo hacer para evitar en el 60’ el 2-1, obra de Buil, que remató de tijereta en el punto de penalti un centro de Torres.

Cuando la remontada se hizo efectiva en el marcador, los de casa se mostraron algo más conservadores, lo que dejó la posesión en la recta final para un Almería B que se lanzó, como mínimo, a por el punto en feudo ajeno. Y lo logró durante unos minutos, aunque con la fortuna como gran aliada. A falta de cinco minutos, y después de varios remates a la barrera, Sergio Pérez se hizo con un rechace al borde del área y disparó, dando el balón en el palo y dificultando la posible parada de Lejárraga. El punto sabía a oro para un Almería B que, sin embargo, se quedó con la miel en los labios, ya que Antonio Marín, ex de la UDA, hizo el 3-2 cuando se mostraba la tablilla de la prolongación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios