Deportes

Días de familia

  • Días de reencuentros que tienen como gran excusa el celebrar la cena de Nochebuena con la familia y los amigos

Son días de vuelta a casa, de reencuentros emocionantes y cálidos, de estar en familia y compartir momentos que durante el resto del año se hacen imposibles por la distancia. Pasa en Almería y en el resto de España. Hijos que regresa al hogar en Navidad para visitar a sus padres, hermanos que hacen lo propio y primos que no solo se ven en estas fechas. La Navidad es eso, se intenta recuperar el tiempo perdido y, de paso, pasar buenos momentos en compañía de una buena comida, principalmente la de Nochebuena, y, si cabe y se pueden alargar las vacaciones, aguantar hasta Nochevieja.

Cada vez se hace más difícil para muchos pasar estos días juntos. La crisis ha hecho que miles de almerienses hayan tenido que emigrar, unos cuantos de ellos van a tener imposible volver a casa para pasar estos últimos días del año, aunque, por suerte o por desgracia, cada vez son más los que vuelven. De perder más de 5.000 jóvenes de entre 20 y 34 años entre 2011 y 2014, los datos vuelven a ser positivos para la provincia de Almería. Según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes al primer semestre de 2015, la provincia ha ganado casi 400 ciudadanos encuadrados en el segmento de edad. No son datos notables, pero significa que la nociva dinámica agoniza, aunque solo sea por un año.

En 2008 fueron más de 6.000 los jóvenes que llegaron a la provincia procedentes del extranjero. El saldo procedía de una dinámica totalmente positiva y ascendente. Sin embargo, a partir de ahí, la sangría comenzó, ya en 2009 fueron 1.300 y el 2010 fue el último con saldo migratorio positivo. A partir de ahí, todos los saldos fueron negativos: -300 en 2011, -1100 en 2012, -3.120 en 2013 y -812 en 214. Así hasta llegar a la cifra positiva de 393 en los primeros seis meses del año que en breve acaba.

Y en términos generales, es decir, englobando todas las edades, el saldo con el extranjero también es positivo. Almería ha ganado 1.079 ciudadanos tras tres años consecutivos perdiendo. Lo mismo sucede con las migraciones interprovinciales, ganando 949 habitantes provenientes de otras tierras del territorio nacional español.

Sin duda, la juventud es uno de los segmentos perjudicados que ha sido y es más perjudicado por la crisis. No solo daña a los jóvenes que quieren incorporarse al mercado laboral para encontrar una forma de independizarse, también a aquellos que habiendo encontrado una labor remunerada, la han perdido. Eso trae consigo numerosas consecuencias, pero una de las más sonadas, y también más reciente, es la de la vuelta a casa. Según el Instituto de Cartografía y Estadística de Andalucía, el 18% de los almerienses que tienen entre 30 y 35 años viven con su familia, un porcentaje cinco puntos superior al que había cuando comenzaba la crisis. Sin embargo, los que sí tienen la suerte de tener un trabajo, tampoco cuentan con unos ingresos para tirar cohetes. Los menores de 35 años ganan, de media, 10.236 euros al año, es decir, algo más de 800 euros mensualmente, una cifra que se sitúa muy por debajo de lo que se pagaba años atrás.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios