Deportes

Ejemplo de eficiencia

Un año más, la comunidad tiene entre sus prioridades lograr una reducción del precio del agua desalada. Un descuento que se ajuste a la realidad del campo almeriense, y en especial del nijareño, caracterizado por ese déficit hídrico que los ha hecho trabajar a destajo para sacar rentabilidad a los recursos.

Piden que tenga un coste similar al precio cúbico procedente de los acuíferos, los cuales abogan también por su restitución para asegurar la sostenibilidad de cara al futuro. En la actualidad, el precio del metro cúbico del agua desalada está por encima de los cincuenta céntimos de euros, una cantidad "inasumible", tal y como apunta Antonio López, presidente de CUCN. Mientras que el precio del metro cúbico del acuífero oscila entre los 20 y los 30 céntimos.

"Almería tiene dos problemas graves en cuanto al agua, uno es su déficit y otro sus derechos. Y no sé cual es más importante. El agua nos hemos apañado casi todos para regar y desde la Administración nunca se han encargado de administrar en base a lo que hemos producido con ese agua para ponernos al día también con los derechos. En estos momentos tenemos un problema gravísimo de derechos en la provincia. Es verdad que se está trabajando para que eso se solucione, la Administración también", apunta López, quien analiza la difícil situación hídrica que vive su comarca en particular, pero también la provincia en particular. Una coyuntura que parece, por fin, haber creado una conciencia entre todas las comunidades de regantes para que una vez por todas reclamen unos precios justos del agua desalada. Unas tarifas sostenibles para no hacer uso del acuífero, pero también sostenible para unos agricultores que siempre tienen que hacer frente a todos los gastos y que con los costes de producción actuales, unido a las bajas cotizaciones por los productos de esta última campaña, se está convirtiendo en una verdadera urgencia.

Los derechos del agua preocupan en el seno de la CUCN. "El otro día, hablando con la consejera le dije que o pones dinero para la Delegación de Almería, contratas personas o empresas externas para poner esto al día o el milagro de Almería desaparece. No puede ser que nos hayamos apañado con el agua que hay pero que nadie nos haya dado la ayuda necesaria para tener todos esos derechos. No ha sido una dejación de los agricultores, ha sido más bien que la Administración no tenía medios", explica el presidente de la comunidad.

"En Níjar no teníamos agua de calidad, pero ahora digo, y lo hago con orgullo, que tenemos la mejor red de regadíos extraordinaria en la Comarca. Cada agricultor puede hacer el agua que necesita para su plantación. Donde nos hemos topado con el problema es en que no acompaña el ciclo económico y los tomates se venden muy baratos, tanto que hay agricultores que consideran que comprar agua a 52 céntimos es algo inviable", subraya López.

Si en algo es un referente esta comunidad es en la sostenibilidad. En la actualidad, en Níjar sí se recoge el agua de lluvia, una de las opciones que quieren tomar como modelo en la zona de Poniente, donde se hace, pero está menos extendido. "No teníamos mas remedio que hacerlo. En Níjar es muy complicado ver que alguien tire las más mínima gota de agua, porque nuestra escasez no nos lo permite y nos obliga a recoger toda nuestra agua de lluvia, pero el precio sigue siendo muy caro".

Desde CUCN se sigue y se seguirá trabajando para alcanzar unos precios razonables para los comuneros. Antonio López desvela cómo se está haciendo. Una de las herramientas que utilizarán vincula a la Universidad de Almería. "Hemos firmado un acuerdo con la UAL para llevar a cabo un trabajo en el que se pueda demostrar al Gobierno de España que igual que en Murcia han bajado el precio del agua porque se entiende que la desalada no es compatible con los precios actuales de la agricultura también se haga aquí. Por ello, vamos a hacer un trabajo para demostrarle, primero, que la recuperación del acuífero tiene un valor en términos económicos que no tiene que asumir solo el agricultor. Si dejamos de usar agua desalada, y por tanto, dejamos de producir una parte importante de nuestra cota productiva, la Hacienda Pública perderá mucho dinero. De ahí que sea rentable para el Gobierno que esa parte del agua desalada que consumimos nos revierta en la fiscalidad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios