FÚTBOL SEGUNDA B

Empate agridulce del CD El Ejido ante el Jumilla (2-2)

  • Los celestes desperdician una ventaja de 2-0 en su última cita del año en Santo Domingo tras un duelo en el que se fueron desinflando ante un cuadro vitinícola que hizo todo lo contrario

Los capitanes con el trío arbitral. Los capitanes con el trío arbitral.

Los capitanes con el trío arbitral. / D. A. (El Ejido)

Aunque lo tuvo todo de cara para hacerlo, el CD El Ejido no pudo dedicar una victoria a su afición en su último duelo como local de este 2018. Llegó a ponerse con una ventaja de 2-0 en el 57’ ante un Jumilla que, lejos de hundirse, fue de menos a más, todo lo contrario que hicieron los ejidenses en un duelo con dos partes muy distintas que acabó empatando el conjunto murciano. Las buenas sensaciones mostradas por los almerienses, que tuvieron hasta dos penaltis a favor (uno fallado en el 78’ por Corral), se fueron esfumando con el paso del crono y se pasó de un cómodo 2-0 a casi quedarse sin puntos ante un oponente que mejoró notablemente con los cambios.

Llegaban los celestes a esta cita con muchas ganas de volver a la buena senda tras una derrota en La Condomina que querían dejar como algo puntual. Para ello, el cuadro ejidense necesitaba una nueva victoria en casa que le permitiera hacerse más fuerte entre los diez primeros, despedirse de Santo Domingo hasta 2019 con buen sabor de boca y, también, llegar con las mejores sensaciones posibles al derbi almeriense que tendrá que afrontar ante el Almería B el próximo sábado a las 12:00 en el Mediterráneo.

Delante estaba un Jumilla con el que empataba a puntos en la tabla. Los murcianos, desde el inicio, apostaron por un juego de poca elaboración, buscando el balón rápido a su referencia ofensiva Donovan. En el 4’, los visitantes realizaron el primer disparo a puerta del choque. Fue de Stevenson, muy lejano, y se marchó alto. Para ver el primer remate del CD El Ejido hubo que esperar al 8’, en un córner lanzado por Velasco que enganchó Sergio Sánchez, que la mandó por encima del larguero. Cada minuto fue tomando más el control el cuadro local ante un oponente, que había dejado su meta a cero esta campaña en siete ocasiones, que estaba cómodo cediendo la iniciativa, a la espera de una contra.

Los celestes tuvieron paciencia, insistieron ante un ordenadísimo conjunto vitinícola y tuvieron su premio en el 27’. Los foráneos no estaban arriesgando nada, muy seguros atrás, pero en su primer fallo de la contienda encajaron el 1-0, obra de Samu Corral, que disparó casi rodeado de tres defensas tras aprovecharse de un robo de balón gracias a la presión de Pino a un zaguero. Rompió los planes de un Jumilla que, ahora sí, se vería obligado a ser más valiente.

Samu Corral, autor del 1-0, falló un penalti en el 37', que pudo suponer el 2-0 al descanso para los celestes

Como no hay partido en el que a los celestes, vayan ganando o vayan perdiendo, les pase alguna adversidad, en este caso llegó en forma de lesión. Otra más. Molo se tiró al suelo en el 30’ y pidió el cambio por una dolencia en su pierna derecha pendiente de valorar por los servicios médicos estos días. Más de cara se pudieron poner las cosas para los del Poniente almeriense en el 37’, en lo que a resultado se refiere. Mario Marín tocó el balón con la mano en su área defendiendo un ataque ejidense y el colegiado pitó penalti. Corral tuvo el 2-0 en sus botas, pero su ejecución de la pena máxima no fue buena y paró Ruddy. Esta acción dio algo más de alas a los murcianos, que en la recta final sí se mostraron con algo más de iniciativa ofensiva que en los minutos anteriores.

Ambos conjuntos se marcharon al descanso, con una mínima ventaja para los de casa, que no debían fiarse demasiado de un oponente que en la segunda cambió su plan y se mostró, porque no le quedaba otra, más arriesgado. Pero el CD El Ejido siguió a lo suyo, controlando el esférico y buscando un segundo tanto que llegó en el 57’. Penalti sobre Gabri de Migue Marín que materializó Tomás para aumentar las distancias en el tanteador. Todo le estaba saliendo a pedir de boca a los almerienses, quitando la lesión de Molo.

Las cosas estaban muy difíciles para el Jumilla. O eso es lo que parecía a priori, ya que en el 59’ se metió de lleno en el choque con un gol de cabeza de Carlos Álvarez, habilitado por Donovan. El cambio de táctica, cada vez más ofensiva, dio sus frutos a los vitinícolas, que rozaron el empate a dos en un disparo de Donovan en el 62’ en el que se lució con una estirada Dani Hernández para mandar el balón al palo. Se estaba creciendo el Jumilla y su diez no falló en el 66’, igualando una contienda que estaba muy de cara para los de González y que se le empezaba a ir a pasos agigantados. El CD El Ejido perdió el control del balón ante un rival cada vez más crecido que ahora jugaba con dos puntas.

El próximo sábado se disputará el derbi entre almerienses en el Mediterráneo (12:00)

Los ejidenses se dejaron la piel en la recta final para no quedarse con la sensación de haber perdido dos puntos, pero no pudieron ante un Jumilla que despertó, y de qué forma, en una segunda parte en la que no perdió la esperanza y fue de menos a más, todo lo contrario que el anfitrión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios