• El exguardameta de la UDA, que permaneció seis campañas como rojiblanco, se ha reciclado como comentarista televisivo y no ha descuidado su formación: tiene el título nacional de entrenador, preparador de porteros y director deportivo

UD ALMERÍA

Esteban: "Para subir a Primera tienes que tener un equipo, no estrellas"

Esteban en su faceta de comentarista en Gol Tv y LaLiga BAR Esteban en su faceta de comentarista en Gol Tv y LaLiga BAR

Esteban en su faceta de comentarista en Gol Tv y LaLiga BAR

D.A. (Almería)

Escrito por

· Paco Gregorio

Jefe de Deportes

Esteban Andrés Suárez cumplirá 46 años el próximo 27 de junio. Durante seis campañas guardó el arco de la UD Almería, calando su figura entre los aficionados rojiblancos, al punto de ser el único jugador hasta la fecha al que se le hizo una despedida multitudinaria en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. 

En la actualidad reside en un pueblo de Asturias, desde donde alterna la gestión de un estanco que su mujer posee en Oviedo con sus desplazamientos a Barcelona cada fin de semana para comentar los partidos de la Liga. Durante todos estos años ha aprovechado para formarse como entrenador, preparador de porteros y director deportivo. 

En esta entrevista reposada nos habla de todas esas facetas, pero particularmente de cómo ve a la UD Almería desde la distancia, del buen recuerdo que guarda de su etapa como cancerbero rojiblanco y de sus planes de visitar la provincia en autocaravana este verano. 

¿Cómo surgió su actual faceta de comentarista?

Surgió porque tengo una buena relación con Aitor Gómez (Onda Cero) y me propuso hacer una sección los viernes. Luego otro periodista, Rodrigo Fáez, habló con Felipe del Campo, de Gol TV, que me llamó para empezar allí y en Bein La Liga. Al poco desaparece Bein y paso a LaLiga Bar para comentar partidos. Así empezó todo y así sigo, encantado, por cierto.

Esteban, con sus compañeros de Gol Tv Julio Salinas, Isaac Fouto y Felipe del Campo Esteban, con sus compañeros de Gol Tv Julio Salinas, Isaac Fouto y Felipe del Campo

Esteban, con sus compañeros de Gol Tv Julio Salinas, Isaac Fouto y Felipe del Campo / D.A. (Almería)

¿Se ve mucho tiempo en televisión o lo considera como un mero trampolín para mostrarse?

Me saqué todos los títulos nacionales de entrenador, director deportivo y preparador de porteros antes de todo esto. No voy a allí a mostrarme, sino a contar lo que veo. Un comentarista tiene que ser imparcial, comentar lo que ve y no pensar en si me van a fichar. Me veo mucho tiempo ahí porque me tratan muy bien y porque cumple mis expectativas ahora mismo. 

¿Mantiene relación con sus antiguos compañeros del Juegos Mediterráneos?

Mantengo mucho contacto con Pellerano, Charles, Trujillo o Soriano. Con Corona hace unos meses que no hablo porque la distancia a veces hace eso. Soriano, por ejemplo, me propuso ir a Ibiza de entrenador de porteros hace dos temporadas. Se juntaban Pablo Alfaro y Soriano, dos buenos amigos, y se daban las circunstancias, pero no acabé de concretarlo porque tenía la tele y estaba contento. Era un problema de vivienda ir allí y sin la familia se complicaba mucho porque tengo dos hijos, uno que va a cumplir 18 años y otro de 15. Siempre hemos estado los cuatro juntos, mi mujer, mis niños y yo, y estar tan lejos de casa sin que mi familia pudiera ir... Lo puse en una balanza y preferí quedarme en la tele. Mi hijo mayor está jugando en juveniles y su club, un Segunda juvenil, no le dejó salir a un Liga Nacional ni a División de Honor, para que veáis cómo está el fútbol de cantera. El pequeño juega en el colegio y por el mayor ya han preguntado tres o cuatro clubes de Asturias, pero que tome la decisión él. 

Esteban junto a Alfonso García y Pellerano el día que firmó como rojiblanco Esteban junto a Alfonso García y Pellerano el día que firmó como rojiblanco

Esteban junto a Alfonso García y Pellerano el día que firmó como rojiblanco / Carlos Barba / EFE (Archivo) (Almería)

¿Qué tal ha visto el segundo proyecto de Turki Al-Sheikh desde la distancia?

Con Almería y Oviedo me cuesta ser imparcial porque les tengo un cariño tremendo. Como aficionado la sensación que tengo es que para subir de Segunda a Primera como subimos en mi época tienes que tener un equipo, no estrellas. Puedes formar un equipo teniendo estrellas, cohesionándolas, pero no puedes fichar a los once mejores de cualquier puesto en Segunda sin hacer equipo. Hay mucho talento e individualidad, pero quizá como equipo no hayan cohesionado lo suficiente, tengo esa sensación.

¿No cree que la nueva propiedad puede estar pecando de impaciencia?

Es muy difícil subir de Segunda a Primera. Cuando yo estaba en el Almería el equipo tenía jugadores como Corona, Soriano, Trujillo... Gente que tenía un bagaje, un sentimiento de pertenencia. Yo mismo estuve seis años. Eras un almeriense más, con lo que eso representa. Por eso cuando hablo de equipo me refiero a paciencia, tener una base y modificar las piezas que creas que van a funcionar de verdad. También paciencia a nivel de entrenador, si cambias la idea de juego a veces mejoran las cosas a las tres o cuatro jornadas pero la mayoría de las veces no acaban funcionando.

Esteban manteado tras lograr la salvación ante el Athletic Club un 18 de mayo de 2014 Esteban manteado tras lograr la salvación ante el Athletic Club un 18 de mayo de 2014

Esteban manteado tras lograr la salvación ante el Athletic Club un 18 de mayo de 2014 / Carlos Barba / EFE (Archivo) (Almería)

¿Considera que con Rubi empezando el curso a la tercera puede ir la vencida?

Creo y deseo que sí. Está claro que todos los entrenadores prefieren coger un proyecto como ahora. Aunque ya lleva unas semanas, realmente su equipo será el de la temporada 2021-2022 con los jugadores que él fiche con la dirección deportiva para su estilo. Ahí sí tendrá mano en la plantilla y a partir de entonces la sensación es de verse con la soga al cuello para ganar cada domingo o hacer un equipo para que a 42 jornadas le dé el éxito de subir, no que a la tercera esté en peligro su continuidad. Todos los entrenadores dicen que no les importa su futuro, pero eso por supuesto es mentira, cada uno mira su ombligo y entrenar con la soga igual es un problema.

¿Le gustaría haber vivido esta etapa de músculo económico?

No sé lo que hubiera pasado, pero disfruté mucho mi situación. No habría cambiado nada en seis años en Almería. Con esta economía seguramente podría haber ganado más dinero, pero lo pasé tan bien que a los quince días de estar allí quería renovar y renovar, estaba encantado. Con las limitaciones y dificultades deportivas que teníamos, porque al final bajamos y nos costó subir. Era un equipo para sufrir en Primera, pero disfruté tanto que no hubiera cambiado nada, y mucho menos al propietario. Conmigo Alfonso [García] se portó de diez, desde que llegué hasta que me fui.

"Disfruté tanto en mi etapa que no hubiera cambiado nada, y mucho menos al propietario. Conmigo Alfonso [García] se portó de diez, desde que llegué hasta que me fui"

¿Qué le cuenta la gente que sigue en el club? Pasó de un ambiente familiar a todo lo contrario...

Hubo mucha expectación e ilusión cuando llegaron los nuevos dueños porque el dinero lo tenían por castigo. A la vez empiezas a darte cuenta que hay bastantes barreras. Están contentos en lo económico, pero también saben que el dinero se acaba algún día, y la paciencia también. Tienen la sensación de si se irá o no en función de que se suba o no. Si se sube será un éxito, pero si no la sensación es de ¿y ahora qué?, ¿va a seguir en estas condiciones? La obligación de subir para tener tranquilidad es el problema que veo.

Esteban junto a su hijo menor el día de su despedida como rojiblanco, un 22 de mayo de 2014 Esteban junto a su hijo menor el día de su despedida como rojiblanco, un 22 de mayo de 2014

Esteban junto a su hijo menor el día de su despedida como rojiblanco, un 22 de mayo de 2014 / Javier Alonso (Almería)

¿Cuál es su mejor recuerdo de seis temporadas como rojiblanco?

Me quedo sin duda con dos momentos que fueron al final de mi etapa. Uno cuando empatamos 0-0 con el Athletic Club y nos mantuvimos en Primera, que tuvimos que parar al descanso porque en Pamplona se cayó una valla. El otro es la despedida que me hizo la afición en el Estadio, creo que la única hasta ahora de un jugador. Un asturiano que llegó allí para ser suplente de Diego Alves debuta contra el Villarreal, no juega, la gente sigue queriéndolo, me renueva el club, cosa que valoro mucho pese a no jugar. Es cumplir el objetivo individual y grupal de dejar al equipo en Primera e irme con la satisfacción de que la gente te reconoce ese trabajo. El fútbol no es un trabajo en el que te reconozcan mucho, y a los porteros menos. Normalmente se nos recuerda solo por los errores. Al final me vine al Oviedo, mi casa, recuerdo que dije que me necesitaba más que el Almería porque era mi club de nacimiento, pero de lo contrario nunca me hubiera ido de allí. Con perspectiva piensas que igual me podría haber quedado trabajando allí, pero el Oviedo me tiró mucho, aunque en Almería mi familia y yo fuimos plenamente felices.

¿No echa la familia de menos Almería capital y provincia?

Sí, mucho. De hecho bajamos a Almería muchas veces porque tenemos un montón de amigos. La palabra Almería sale todos los días en algún momento en casa. Este verano vamos a bajar y también con varios amigos para enseñarle los sitios donde estuvimos. Si mañana dijera en casa que tenemos que irnos a Almería a trabajar haríamos las maletas encantados. Somos una familia muy agradecida por el trato que nos dieron los almerienses. Incluso a mi suegro, que recuerda las jornadas de pesca con los amigos, y bajaba cuatro o cinco meses con nosotros. 

Esteban firmando autógrafos en la celebración del ascenso del curso 2012-2013 Esteban firmando autógrafos en la celebración del ascenso del curso 2012-2013

Esteban firmando autógrafos en la celebración del ascenso del curso 2012-2013 / Javier Alonso (Almería)

¿Qué ocurrió en su salida del Real Oviedo?

La salida es que me echaron el día de mi cumpleaños, un 27 de junio. Por la mañana me llaman para felicitarme y por la tarde me echan, cuando yo tenía un acuerdo para seguir. Tengo la sensación de que igual el club, y no hablo de la afición, no fue para nada agradecido. Sinceramente creo que fue un problema de celos. En Almería estoy agradecidísimo al club y sin embargo en Oviedo ya vemos, dejé Primera para ir a Segunda B y como la gente te quiere más a ti que a quienes mandaban, pues llegan los celos. Pero tengo la conciencia muy tranquila porque vine para llevar al Oviedo al fútbol profesional y se consiguió. Eso no puede borrarse de la historia aunque a alguno le gustaría seguramente, que el club hubiera ascendido sin mí, pero eso ya es difícil. 

"Del Oviedo me echaron el día de mi cumpleaños, un 27 de junio. Por la mañana me llaman para felicitarme y por la tarde me echan"

¿Se ve en un futuro próximo en la estructura del Oviedo si cambia la propiedad?

Ahí sería valorable, pero ahora mismo es una utopía, imposible. No porque el club no me quiera, sino porque yo sé que ahora mismo no podría trabajar a gusto. Me he formado para que si el día de mañana me llama un club, esté preparado. Soy profesor aquí en Asturias para futuros entrenadores y si algún día surge la posibilidad que me llene plenamente a nivel económico y familiar, se dará el caso. Si no, soy plenamente feliz en la tele. No estoy buscando un equipo, quizá espero que me busquen a mí, pero si no me encuentran tampoco pasa nada. 

¿Y si le llamase el Almería?

Tengo la sensación de que en Almería no he dicho mi última palabra. No sé, la familia y yo mismo miramos de reojo todavía a Almería y seguro que lo pensaría más que en otros sitios. Por el cariño y porque creo que aún me queda hacer algo allí, siendo consciente de que puede darse o no. Sé como se vive y sé que si a mis hijos les digo que volvemos a Almería no les sería extraño porque es un sitio conocido por ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios