Boxeo

Fallece el mítico púgil almeriense Juan Francisco Rodríguez

  • La misa será esta tarde en la iglesia de Los Ángeles

Juan Francisco Rodríguez en una visita a la redacción de 'Diario de Almería' en octubre de 2009 Juan Francisco Rodríguez en una visita a la redacción de 'Diario de Almería' en octubre de 2009

Juan Francisco Rodríguez en una visita a la redacción de 'Diario de Almería' en octubre de 2009

Juan Francisco Rodríguez, mítico púgil almeriense en la década de los 70, fallecía a los 69 años de edad el martes por la noche en su barrio de Los Ángeles, en cuya iglesia de Santa María se celebrará una misa por su eterno descanso esta tarde a las 18:30 horas.

Campeón de Europa de boxeo amateur en peso mosca (1971) y profesional en el gallo (1978), miembro del equipo nacional durante nueve años, doble campeón de España amateur, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Munich 1972, bronce en los Juegos Mediterráneos de Argelia 1975 y abanderado de la delegación española, pero sobre todo el único español que se ha proclamado campeón continental en categoría profesional y amateur.

Repasando su dilatada trayectoria pugilística, no cabe duda de que Juan Francisco Rodríguez Márquez (Almería, 12-11-1949) no perdió el tiempo en la vida. “Mi padre era boxeador y empecécon 14 o 15 años. Con 17 comencé como amateur hasta los 28 años”, relataba el fallecido deportista a Diario de Almería en una entrevista concedida en octubre de 2009.

Colgarse la medalla de bronce no fue la única intrépida vivencia de Juan Francisco durante su participaciónen los XX Juegos Olímpicos de Munich, mundialmente conocidos por la matanza que provocó el grupo terrorista palestino ‘Septiembre Negro’ entre la delegación israelí.

El ataque producido el 5 de septiembre de 1972 provocó la muerte de once atletas judíos, cinco terroristas y un oficial de la policía alemana. El boxeador almeriense, que ese día estaba hospedado en la villa olímpica, confiesa que no se enteró de nada hasta el día siguiente: “Oí ruidos, pero no me asomé. A la mañana siguiente un soldado me pidió la identificación. No sabíamos nada hasta que en el comedor nos dijeron que había habido un atentado. Mi combate por la medalla se retrasó un día”.

Almería llora la pérdida de uno de sus más grandes deportistas de todos los tiempos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios