UD ALMERÍA

Gomes: "Es momento de entrenar, callar y enseñar el nivel en el campo"

  • El técnico luso sofoca el incendio en el vestuario desatado por las palabras de Petrovic y la contestación de Samú Costa antes de recibir al Cartagena

  • Recuerda la etapa de Unai Emery para intentar establecer un paralelismo con su periplo en el banquillo

Gomes da instrucciones en una sesión preparatoria Gomes da instrucciones en una sesión preparatoria

Gomes da instrucciones en una sesión preparatoria / D.A. (Almería)

Llega el Cartagena y se atisba un duelo en el que habrá que mezclar lo deportivo y lo psicológico. 

"Para el tiempo que hay de entrenamiento he tirado de gestión de a qué jugamos. Me refiero a lo que queremos para el futuro y se va a lograr o no dependiendo de cómo salgamos al campo a luchar. Es un tema que vamos a analizar".

¿Cómo ha gestionado el incendio en el vestuario desatado por las declaraciones de Petrovic y la respuesta de Samú Costa?

"Ya tenemos problemas suficientes con los puntos que no tenemos como para que nosotros mismos nos creemos más problemas. Entiendo que en caliente te ponen un micro y dicen cosas que no deberían. Petrovic no debería haber hablado así públicamente. Se ha equivocado. Eso debe resolverse dentro porque me he enterado de que Samú ha contestado públicamente, eso es otro error porque ha hecho lo mismo que Petrovic. Es el momento de entrenar, callar y enseñar en el campo el nivel para defender este proyecto. Y punto. No hay caso".

¿Prevé muchos cambios en el once respecto al presentado en Las Palmas?

"No tengo el once definido todavía porque hay que manejar algunas fatigas y ajustar algunas cosas. Si sale uno u otro tampoco quiere decir que sea culpable de lo que ha pasado. No vamos a interpretar por un árbol el bosque entero. Hay cambios que hacer y manejar".

¿Cómo valora el juego de un recién ascendido como el Cartagena?

"Tenemos máximo respeto por el trabajo fantástico que está haciendo el Cartagena de mi colega Borja. Es un equipo muy bien organizado, que cierra bien las líneas y no deja espacios al contrario. Tiene mucha movilidad entre el punta y el mediapunta, lo hacen bien. Los últimos resultados malos han sido por lo que nosotros no hemos hecho. Por eso tenemos que estar vigilantes en los puntos fuertes del Cartagena, pero enseñando también los nuestros para hacerle daño al rival, no queda otra".

¿Dónde cree que nacen los problemas que tiene el equipo?

"El gran problema que hemos tenido no han sido las cosas sofisticadas que el contrario haya podido hacernos. Analizando los dos goles de Las Palmas, un saque de banda con el equipo organizado detrás de balón y una falta con balón largo desde su campo, explica lo que digo. Debemos estar concentrados en todos los momentos de partido y no conceder un gol en los primeros minutos porque ese crimen de robar minutos de juego nunca termina de ser castigado y eso mata el juego. En el último partido tuvo muy poco de tiempo útil. Apenas fueron 35 minutos de tiempo útil y eso es una barbaridad. Si tenemos el 65% de posesión, tenemos el balón 23 minutos y de ese tiempo solamente 7 en el último tercio. Este desafío es duro porque en 7 minutos que estamos cerca del área rival tenemos que hacer gol. Es así y no podemos hacer nada porque un árbitro no descontará 15 minutos. Por eso hay que aprovechar muy bien el tiempo que tenemos y cerrar los partidos".

¿Cómo se explica estas tres derrotas consecutivas?

"Son tres derrotas que no se pueden esconder, pero fueron tres historias distintas con sus problemas de comportamiento. El denominador común de las tres fueron los movimientos de ruptura en la zona defensiva contraria, pedir el balón en la zona de gol. Hay que mejorarlo. Mejorando eso y la vigilancia defensiva las cosas irán bien. Este equipo, con la seriedad que trabaja y la confianza en el proceso, seguirá en una línea de éxito".

¿Nota la diferencia de jugar en casa o a domicilio sin público?

"Tenemos otra oportunidad de revertir las cosas. Si jugáramos fuera sería lo mismo porque la situación en que me siento es como si fuera técnico de un equipo grande que lucha para campeón, sea Madrid, Barça o Bayern y en cuatro partidos ha sacado tres derrotas. Hay un hueco grande entre lo que enseñamos en los partidos y lo que trabajamos, hay que aproximar eso metiendo intensidad, salir sin dudas a ganar. Hay que dar más en los momentos de lucha".

Gomes: "La situación en que me siento es como si fuera técnico de un equipo grande que lucha para campeón, sea Madrid, Barça o Bayern y en cuatro partidos ha sacado tres derrotas"

Ya ve que Segunda es un hueso duro de roer...

"Si analizamos Primera y Segunda, hay menos remontadas en Segunda porque se juega menos y los rivales no buscan abiertamente el gol, sino protegerse por detrás de balón. Eso hay que considerarlo".

¿Siente la presión de saber que otra derrota podría precipitar su destitución?

"Cuando acepto este proyecto sé de la exigencia que tiene detrás. Sé que quiere el ascenso y para lograrlo no se pueden perder tres partidos seguidos. Estamos cinco puntos por debajo y hay que recuperarlos. Pero hay confianza en nuestro trabajo. La información que tiene la directiva de lo que hacemos les da una paciencia extra, pero eso hay que ganárselo. Esa paciencia se aprende por lo que se ve, hay momentos que no se gana y se encuentran justificaciones para cambiar".

¿Qué le falta a Appiah para estar disponible?

"Appiah es mejor que juegue antes un par de partidos con el equipo B para ver cómo está".

¿Y si el Cartagena vuelve a adelantarse en el marcador?

"Si tenemos la mala suerte de ponernos por detrás tendremos que remontar. Para ascender hay que ganar y si el resultado no va como queremos, lo buscaremos sea como sea. En la charla que tuve el primer día de la semana con los jugadores expliqué la herida y toqué su ego. Hay calidad, pero también hay que enseñarla mostrando nuestro orgullo y nuestro carácter, no podemos estar con excusas, hay que salir y ganar, no queda otra".

Gomes acaba su comparecencia con una reflexión acerca de la etapa de Unai Emery.

"Vi un recorte de prensa amarillo en el vestuario sobre Unai Emery que decía "tenemos que generar más peligro". Por curiosidad vi lo que pasó aquella temporada. Derrota en casa con Tenerife y luego con Murcia y Salamanca. Luego se remontó con el Cádiz. Aquel año se ascendió con un fútbol de calidad. Si no hubiera paciencia, se habría cambiado a Unai Emery y quizá no se habría ascendido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios