Deportes

"¡Hugo, vete ya!"

  • Cánticos En el minuto 88 la grada mostró su disconformidad con la labor del mexicano Divorcio A la afición no le basta con la buena imagen y demanda victorias Ultimátum Perder ante el Espanyol significaría su adiós

Comentarios 1

Hugo Sánchez vive en el filo de la navaja, conectado a la respiración asistida que le proporcionó el empate ante el Deportivo, pero divorciado de su afición y con la amenaza del cese pendiendo de su cabeza en caso de derrota ante el Espanyol. De poco sirve refugiarse en la buena imagen en una Liga en la que, al fin y al cabo, lo que cuentan son los puntos.

La primera mitad entre almerienses y deportivistas resultó tan disputada como igualada y por el número de ocasiones disfrutadas por ambos equipos puede decirse que concluyó en tablas. De inicio, el cuadro rojiblanco volcó el juego por la banda de Piatti, pero las internadas del argentino se topaban una y otra vez con la atenta zaga gallega.

Un córner ensayado en el primer minuto pudo significar el 1-0, pero Cisma no acertó a rematar un balón franco que Corona le puso bien tocado dentro del área. Luego entró en acción Juanma por el costado contrario, pero el primer susto lo dio el Deportivo con un disparo de Juan Rodríguez a los 21 minutos que repelió el larguero.

La reacción local no se hizo esperar y Piatti conectó un cabezazo a centro de Michel que requirió una plástica palomita de Aranzubia para desviar el balón a córner. Antes del descanso aún hubo tiempo para que uno de los dos se pusiera por delante.

A la media hora Kalu Uche se encontró con un balón a la salida de un córner dentro del área pequeña. El nigeriano se revolvió, pero su disparo no encontró portería. El susto final previo al intermedio corrió a cargo de Antonio Tomás, con un duro lanzamiento desde fuera del área que Diego Alves logró repeler aliado nuevamente con el travesaño.

Con el conjunto de Lotina intentando ganar la partida de ajedrez en el centro del campo acumulando hombres en esa zona y el Almería insistiendo por las bandas se inició la segunda mitad. Fruto de esa constancia llegó el primer tanto.

El brasileño Michel, que ya había enviado un par de buenos centros, se sacó otro envenenado en busca de Uche. El nigeriano, libre de marca, se alzó lo suficiente para conectar un cabezazo que entró por la escuadra de Aranzubia.

Pero cuando mejor estaba el Almería llegó el tanto del empate. Lotina, a diferencia de Hugo, había movido el banquillo con la entrada de Valerón y el doble cambio de Pablo Álvarez e Iván Pérez. Dos de ellos participaron en el 1-1. Manuel Pablo se marchó por su banda y sacó un centro que Valerón peinaba en el punto de penalti para que Pablo Álvarez remachara a placer.

Luego Uche dispuso de hasta tres oportunidades para volver a adelantar al Almería, pero en todas remató desviado y el Deportivo llevó peligro en los instantes finales. A dos minutos para el final, la desconsolada afición rojiblanca entonó el cántico de "¡Hugo, vete ya!" que sonó por primera vez en Copa ante el Hércules. Pero ya no son cuatro gatos...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios