VOLEIBOL

Ignacio Sánchez: "Creo que deberían darnos la primera posición"

  • El almeriense lamenta que la finalización de la Superliga 'cortase' las alas al Unicaja

Ignacio Sánchez realiza el gesto del arquero Ignacio Sánchez realiza el gesto del arquero

Ignacio Sánchez realiza el gesto del arquero / D.A. (Almería)

Cabal en todo momento, siempre con el peso de la reflexión en sus palabras, no da tampoco en esta lucha ningún balón por perdido, pero Ignacio Sánchez, ante todo, lo que ‘coloca’ ahora es un buen consejo: “Calma, porque esto ya se ve que va para mucho tiempo, no son quince días, no eran quince días; en China llevan tres meses y no actúan por civismo, como aquí, sino por obediencia, se han tomado las medidas más en serio que nosotros, algo normal por nuestro estilo de vida, diferencias claras entre una cultura y la otra, y bajo mi punto de vista, por eso mismo, aquí va a durar bastante más, y si te han dicho que te quedes en tu casa, quédate, la única manera de ayudar y que acabe antes, y si quieres hacer algo por alguien, hazlo, siempre y cuando respetes las medidas de seguridad; sea cual sea tu profesión, si puedes, aplícala, y estaría genial, pero protégete tú”. Ya fue un visionario antes de parar.

Recién llegado de Mallorca, de la victoria de Unicaja Costa de Almería sobre Urbia Vóley Palma, brillante, cuatro días antes de que se decretase que se aplazaba la jornada, ya avisó de que se iba a tener que parar, “venía informándome y tomando precaución”, precisa, y por eso tiene conciencia de lo se está viviendo y cumple con las medidas: “Mi familia y yo lo llevamos estrictamente, que es lo que tendríamos que hacer todos, pero es cierto que he visto que hay cada personaje para cogerlo de las orejas y decirle, ‘espabila, que esto es una realidad’; eso sí, como yo lo intento ver todo positivo, creo que unos han tardado más que otros en darse cuenta, pero creo que ya se está haciendo bien, y si no, ya estarán la policía o los militares, que nos duelen las multas, pues multa, pero tenemos que ir todos a una, en el mismo barco, ahora mismo sí que es como un equipo, aunque hay gente que no sabe qué es un equipo, nosotros como deportistas sí tenemos ese punto de vista, y eso que no es un equipo, es un planeta entero, junto de la mano, ¿lo sabremos hacer?”.

Ni más ni menos, es el momento en el que “nos ponemos a prueba como especie”, advierte, siempre desde una perspectiva optimista, más allá de pertenecer a la rama sanitaria: “La información que se nos ha estado dando, y la gente que ha querido, y yo me incluyo, informarse con otras fuentes, ha estado al tanto y sabía que iba a ser complicado y serio; yo lo veo como un problema, pero una experiencia que nadie ha vivido, que todos vamos a vivir y de la que todos aprenderemos algo, porque lo que tenemos que hacer es sacar lo positivo y aprender las lecciones que nos está dando, y seguir con la vida, porque todo sigue y nada es definitivo”. Su ejemplo es su rutina: “Me levanto temprano, leo, estudio… ejercicios de activación mental para ocupar la cabeza, estudiar otros idiomas…, todo eso durante toda la mañana; me hago la comida, vivo con mi hermano y nos cuidamos mutuamente, después de la siesta me pongo a leer otro rato, y por la tarde, rutina de ejercicios que va mandando Enrique de Haro, yoga y meditación, ducha, una serie o película; la verdad es que estoy comiendo mejor que nunca y me estoy cuidando mucho”.

Tan es así que mete tres horas de entrenamiento en su patio: “Enrique de Haro nos manda todos los días un plan de pesas y trabajo aeróbico, anaeróbico, de todo tipo de trabajo, estamos entretenidos todas las tardes de 18.30 a 21.30; nos tiene como siempre, bien preparados para lo que pueda pasar, y estoy muy contento con él y a la vez agradecido, porque no solo es preparador físico, sino que lanza esos dardos de calma y de estar siempre ahí, necesario para un equipo campeón”. Tras todo el trabajo propuesto por el sabio De Haro, “yoga y meditación con clases virtuales de mi profesor” finalizan la jornada de Ignacio Sánchez. En el fondo, una temporada a la que valora “con un diez”, debido a estos argumentos: “Desde el principio sabía lo que había, el grupo que teníamos, no nos acompañaron resultados por perder tanto la Supercopa como la Copa del Rey, pero para mí ha sido muy positivo, porque de todo tenemos que aprender y estaba seguro de que íbamos a salir campeones de liga, y si no es este año, vamos a serlo pronto; todos mis compañeros y yo nos vamos como campeones”.

Gran parte de esa apreciación positiva la tiene el grupo: “Lo valoro genial, hacía ya un tiempo que no teníamos un grupo tan bueno, tan unido, cada uno de su padre y de su madre, diferentes, pero nadie por su lado, todos juntos; la verdad es que ha sido un año muy bueno y por eso me da pena acabar así, pero así se han dado las cosas”. En ese sentido, la finalización definitiva de la Superliga la ve “injusta”, ya no solo para Unicaja Costa de Almería, sino “para todos los clubes, todos con situación distinta y queriendo acabar el año de la mejor forma posible”. Desde la perspectiva ahorradora, “creo que es injusto, pero lo es para todo el mundo; nos ha tocado esta parte, que haya sido en el mejor momento en el que estábamos como grupo y como equipo, genial, y veíamos encima que teníamos capacidad de seguir creciendo, los jugadores podíamos aportar todavía más, estábamos en la cima, pero sintiendo que podíamos seguir unos metros más, no sé si volando o saltando, diciendo ‘estamos muy bien, pero podemos ir a más’, y habiendo llegado a jugar muy bien, en estado de forma muy bueno, así que es una pena pero esto no queda aquí, pero volveremos con las mismas ideas, mismos principios y más fuertes”.

Esa injusticia la radica, textualmente, en que “hemos perdido solo un partido, hemos sido más regulares”, por lo que lo deja claro: “Creo que deberían darnos la primera posición; no se sabe qué habría pasado en los playoffs, hay mucho trabajo detrás y hemos sido el número uno”. Es por ello que no duda en su deseo de que se pudiera repetir el proyecto: “Me encantaría que nos volviésemos a juntar en el equipo, y todo el grupo, para volver a llegar a cumplir nuestro objetivo, que teníamos todos puesto en mente, y me encantaría volver a ser partícipe de algo así”. Se queda “con muchas cosas, con momentos de pretemporada, de cómo estábamos, de ir progresando, y con momentos de viajes, a Saaremaa, a Austria… con competición europea, hemos estado muy unidos, pasando momentos juntos, buenos y malos y regulares; al fin y al cabo me quedo con muchas historias que me las guardo para mí, y en cuanto a lo deportivo, con el partido de Teruel aquí en casa, que fue muy importante no solo por el objetivo colectivo sino por algo personal que yo tenía, y con el de Saaremaa en casa, que perdimos pero en el que aprendí mucho”. Sueña ya con el fin de todo esto: “la próxima vez que pueda colocar un balón me sentiré muy feliz porque querrá decir que podemos salir de casa, que podré abrazar y besar, cosas que yo necesito y que me alimentan también”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios