VOLEIBOL | Superliga

Jean Pascal encara su tercer curso con Unicaja Almería

  • Contará con una 'torre gemela' de su misma altura, Vigil

Jean Pascal compartirá la posición de central con Vigil y Fornés Jean Pascal compartirá la posición de central con Vigil y Fornés

Jean Pascal compartirá la posición de central con Vigil y Fornés / D.A. (Almería)

Cortado en plena progresión por culpa de la pandemia, cuando había marcado la red como su territorio y cuando se disponía a cerrarla para conseguir el título de Superliga, Jean Pascal Diedhiou lo retoma de nuevo de verde, porque tiene una cuenta pendiente, o tres, aprovechando que empieza temporada si la referencia es la de los títulos en juego. Motivación alta, como él mismo: “Ambición, por supuesto que sí; eso no cambia y cada año va más, hay que ir a más y no bajar nunca, aunque cueste, hay que seguir intentando dar el salto, y aunque no se haya cumplido el año pasado, tenemos otra oportunidad para intentar cumplirlo en este, y espero que podamos finalizar y alcanzarlo”.

Va a tener un reencuentro que le retrotraerá al pasado, a casi sus inicios, ya que en breve se incorporará Alejandro Vigil. De su misma altura, los mismos dos metros y diez centímetros, fueron, juntos, campeones de España en edad junior, defendiendo a Tenerife, y sería cerrar el círculo que los dos, juntos, repitieran el logro en senior: “Esperemos que sí, nos falta ya de ‘mayores’; sería un placer volver a ganar el título con él de compañero, pero de Superliga, de Supercopa y de Copa del Rey, y espero que sea así”. Además, es ‘humano’ que un tipo de tanta estatura se sienta cómodo pudiendo mirar a unos ojos que le que quedan en frente, no abajo: “Como ya jugué con él, sé que da gusto estar en un equipo con una persona de tu misma estatura, y Fornés es alto también y casi no se nota lo que mide menos que nosotros”.

De todos los puestos del nuevo Unicaja Almería, bien cerrados con nombres y con hombres, el de central es uno que ha llamado mucho la atención externamente, y la razón no falta a la opinión pública o al ‘mundo vóley’, porque hay muchos quilates en ese trío que trabajará codo con codo y que se va a apretar de lo lindo: “Va a ser muy buena la competencia en la red, aunque estemos en el mismo equipo, porque justo eso va a aportar un salto de calidad, y es bueno”. Si Jean Pascal define a sus otras torres dice que “son muy buenos jugadores”, que “van a aportar mucha calidad al grupo” y que habrá simbiosis y crecimiento: “Aprenderemos mutuamente, uno de los otros, porque al fin y al cabo se trata de eso, y sucede que cada año que cambias de compañeros, aprendes de cada uno, por lo que la competencia va a venir bien”.

Es más, se procurará que el de al lado esté lo mejor posible en cada momento por lo apretado de un calendario que cuenta con, de entrada, cinco miércoles teniendo jornada de Superliga, mucho y muy apretado, siendo necesaria, seguro, la suma de todos: “Este año, con el cambio de los miércoles de partido, está bien; a mí me gusta poder jugar dos veces a la semana, nos va a permitir poder rotar todos, tener cada uno su tiempo y demostrar y poner sobre la pista lo que sabes; es este momento de disfrutar, de dar todo lo que has cogido en la semana, y con ganas de que empiece”. Otra posición clave de entendimiento para tener un buen ataque es la de colocador, y Jean saca su simpatía: “Ignacio me sigue a todas partes, creo que está enamorado de mí, aunque no lo reconozca -risas-; es un placer volver a compartir con él un año más de vestuario, ya nos conocemos bastante, con solo miradas ya sabemos lo que queremos decirnos”.

En cuanto a Esteban Villarreal, “se le ve con mucha proyección, tengo ganas de que podamos probar el balón que me coloque y, por lo que he visto, es un gran jugador, me gusta mucho”. Y es que se ha comenzado a tocar balón, pero con cautela por el momento: “Medio año sin tocarlo es mucho, pierdes mucho, pero poco a poco ya se están recuperando las sensaciones y regulando la ‘mano loca’ -risas-, y contento, de verdad”. La parte física, como cada año, y este más, es dura, pero se afronta con muchas ganas: “Muy bien, la verdad, la vuelta de menos a más, cansado, sí, porque se han notado las agujetas, que ahora empiezan a remitir, pero pasando la primera semana y el fin de semana, que nos han dado mucha caña, ya toca una segunda semana en la que vamos a mejor; feliz y con muchas ganas de empezar, porque después de seis meses de parón, el cuerpo y la mente pedían otra vez arrancar de nuevo la actividad, con ganas e ilusionado de vivir una nueva temporada”.

Y sí, ha sido “un verano duro, con el confinamiento y alguna cosa más, pero por fin ha pasado y espero que se regularice todo, y que el voleibol pueda salir adelante, y que se pueda finalizar la temporada, no como el año pasado; en el mejor momento, cuando más uno está en forma para dar el salto llegó esto; espero que este año no sea lo mismo, que podamos finalizarlo y que sea con buen gusto al final”, asevera. El central, de hecho, reafirma su apuesta por el verde, ya dentro de la dinámica del nuevo reto: “Creo que Unicaja puede apostar fuerte, con un grupo muy trabajador, la verdad, y por ahora hay muy buena unión de todos los que estamos y con los que faltan para venir, cuando lleguen, será esto más piña, que es lo que nos va a ayudar a conseguir los objetivos trabajando duro día a día”. Ante los cambios, “la mente fría y afrontarlos”, después “de tantos años que Ramón ha sido presidente, el objetivo sigue siendo el mismo, el club sigue trabajando como hemos venido haciendo desde los años que llevo aquí, queremos conseguir las mismas cosas, queremos pensar en los objetivos e intentar cumplirlos”, remata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios