UD ALMERÍA

José María Gutiérrez iba muy en serio

  • Coloca al equipo líder dos meses después de su llegada al banquillo

  • Lo cogió con 10 puntos de desventaja respecto al Cádiz, que ya ha recortado

El técnico rojiblanco no rebaja la exigencia El técnico rojiblanco no rebaja la exigencia

El técnico rojiblanco no rebaja la exigencia / D.A. (Lugo)

La noche que la UD Almería anunciaba a través de sus redes sociales con un destello de luz sobre el Estadio de los Juegos Mediterráneos el dorsal '14' emulando las llamadas a Batman en Gotham, muchos aficionados no daban crédito al movimiento que la entidad acababa de realizar. 

Con la destitución de Pedro Emanuel todavía caliente, el técnico que había obrado el milagro de situar al equipo en la segunda plaza sin hacer una pretemporada al uso, pocos comprendieron entonces el cambio de rumbo emprendido y mucho menos que el timón se le diera a un técnico inexperto en los banquillos profesionales.

A todo eso conviene añadir, por qué no reflejarlo, el componente de 'coña' que generó entre aficiones rivales e incluso entre no pocos seguidores indálicos el hecho de que Guti, a la postre José María Gutiérrez, resultara el elegido por aquello de su peculiar carácter como jugador y el sambenito de ser amigo de la 'noche'.

Tal vez para acallar toda aquella ola, lo primero que hizo el de Torrejón de Ardoz fue presentarse en el aeropuerto de Almería acompañado de su pareja, Romina Belluschio, y el hijo de ambos, la mejor manera de exteriorizar que venía en serio a labrarse un futuro como entrenador. 

En el vestuario lo primero que les dijo a sus futbolistas (desvelado por Movistar en la promo de la entrevista que hace poco le hizo Jorge Valdano en el Teatro Cervantes y que será emitida este jueves) fue que se olvidasen del Guti jugador y pensaran en José María Gutiérrez como entrenador, que iba a ser exigente al máximo, todo lo que tal vez no había sido consigo mismo en su etapa como icono madridista.

Al poco trasladó aquel mensaje a la prensa local, aprovechando una comparecencia pública para pregonar a los cuatro vientos que Guti había 'muerto' y nacía José María Gutiérrez, una operación de marketing bien estudiada para reiterar que su apuesta (no solo la del club) también iba muy en serio.

Todavía quedaba eliminar reticencias, muchas de ellas procedentes de seguidores con apego culé, y mostrar que estaba capacitado para sentarse en el banquillo. El debut con sendos empates ante Zaragoza y Elche dejó frío a muchos y los que estaban con la escopeta cargada no tardaron en asomar el colmillo. Entonces recordó que había detectado un evidente problema físico sobre el que el cuerpo técnico iba a incidir.

Fue con la victoria ante el Numancia en casa cuando empezó a mostrar su capacidad para alternar sistemas en función de lo que requería el juego en cada momento o de realizar sustituciones en busca de reactivar a los suyos sobre el campo, lejos de los típicos cambios de jugador por jugador. Con su actitud camaleónica para plantear un sistema u otro en función del rival empezó a ganarse a la parroquia mediterránea.

De aquel 10 de noviembre ante el Real Zaragoza (1-1) de Víctor Fernández (uno de sus referentes) al pasado domingo 19 de enero en el Francisco de la Hera (1-2) han transcurrido poco más de dos meses en los que José María Gutiérrez ha logrado recortar la desventaja de 10 puntos que tenía respecto al líder Cádiz cuando tomó las riendas del equipo, previa reunión con Turki Al-Sheikh.

Guti se reunió con Al-Sheikh un 3 de noviembre, el día 6 fue presentado y el 10 debutó Guti se reunió con Al-Sheikh un 3 de noviembre, el día 6 fue presentado y el 10 debutó

Guti se reunió con Al-Sheikh un 3 de noviembre, el día 6 fue presentado y el 10 debutó / D.A.

En ese tiempo ha dirigido 10 partidos ligueros, con un balance de 6 victorias, 3 empates y 1 sola derrota, la encajada ante la Ponferradina (2-3) expirando 2019, al margen de la conveniente eliminación en la Copa del Rey, competición contraindicada para los equipos de la categoría de plata, que son los que más tienen que perder en dicho formato. Eso se traduce en 21 puntos sobre 30 posibles, cifras que, de mantenerse, proyectarían al equipo a Primera División.

José María Gutiérrez habría logrado en ese escenario un hito del que pueden presumir, añadir un ascenso a su palmarés en el año del debut como profesional en los banquillos. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios