CD CASTELLÓN 1-2 UD ALMERÍA | El Acta de Vivancos

Luces y sombras

  • Lo bueno es que Morlanes es el Xavi de la UDA; entre lo malo, Villalba es una rémora

Morlanes se asienta como brújula rojiblanca Morlanes se asienta como brújula rojiblanca

Morlanes se asienta como brújula rojiblanca / LFP (Castellón)

No se trata de vencer holgadamente en cada partido, ni de ganar con autoridad aun por la mínima en cada choque, pero sí se debería pedir, incluso sin lograr los tres puntos, más cohesión y empaque en las fases del encuentro más complicadas, para que no se emborrone todo lo bueno que atesora este ramillete de jugadores de la UDA. Y es que ningún equipo va a transitar por esta competición sobre una moqueta roja, ni siquiera lo hará el Espanyol.

La capacidad creativa de este grupo de jugadores es de Primera, y eso que echo de menos algunas piezas que en un futuro cercano deberían unirse a la fiesta ofensiva, pero ante el Castellón, un conjunto que muestra su condición de recién ascendido, se puede sufrir, aunque no de la manera que se vio. Vamos con las luces. Lo de Morlanes ya es una realidad. Es el Xavi de la UDA. Su mayor virtud, hacer sencillo lo que realmente es complicado.

Es todo un lujo el poder contar con un centrocampista de su nivel. Hacía mucho tiempo que la UDA echaba en falta alguien que supiera mover y distribuir el esférico de esa manera. Samu Costa, a lo suyo, brillante. Carvalho...ya deberían ir borrando, por vergüenza torera, los numerosos usuarios rojiblancos de las redes las mofas y los improperios dedicados a la supuesta ineptitud del jugador luso. Hay que tener paciencia con un jugador que en Segunda puede llegar a hacer lo que le dé la gana. Y Sadiq...bueno, hubo de todo, pero sigo pensando que el nigeriano va a terminar explotando como delantero centro estrella de la competición.

Las sombras, Villalba. Sí, el mismo que selló el golazo, a la postre de la victoria. Siempre creí en las posibilidades de Villalba, y lo sigo haciendo, pero no está el menudo centrocampista para salir más de inicio. Cada vez que intervino, se convirtió en una rémora para los suyos. Seguro que en el futuro nos dará alegrías.

Los laterales, sí, es fácil cargar contra ellos, pero acaban de entrar en juego. Hay que ir concediéndoles más oportunidades. Partidos hay. En cualquier caso, la mayor sombra, la falta de solidez. Se puede sufrir, pero siendo más contundentes. La mayor luz, que con dos partidos menos (si se vencen) ya se está en la pomada del ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios