AD ALCORCÓN 0-1 UD ALMERÍA | Contracrónica

Makarizde y el oficio salvan los muebles en Alcorcón

  • Las buenas intervenciones del meta georgiano y un gol de Sadiq facilitaron la victoria ante un serio Alcorcón

  • Mono de trabajo puesto en un duelo muy laborioso

Makarizde salvó los tres puntos con sus intervenciones en Santo Domingo Makarizde salvó los tres puntos con sus intervenciones en Santo Domingo

Makarizde salvó los tres puntos con sus intervenciones en Santo Domingo / LFP (Alcorcón)

El ascenso a Primera pasa por ganar en campos como Santo Domingo y el Almería supo tirar de oficio y ponerse el mono de trabajo para sacar adelante un partido que el Alcorcón peleó de principio a fin y en el que los de Anquela merecieron como poco empatar.

No fue así gracias a la agitantada figura de Giorgi Makarizde, que vino a simbolizar con su sobria actuación bajo palos que José Gomes no se haya decantado todavía con claridad por uno de sus dos guardametas para la titularidad. El georgiano hizo varias intervenciones de mérito que frustraron las intentonas alfareras de adelantarse en el marcador primero e igualar la contienda después.

El técnico portugués volvió a recurrir a las rotaciones extremas, cambiando el once al completo respecto al que jugó frente al Mallorca, dando esta vez descanso de inicio a Cuenca y Sadiq, si bien el nigeriano se convertiría en el protagonista del choque al convertir el 0-1 en el primer balón que tocaba tras pisar el césped.

De salida, los rojiblancos volvían a adueñarse de la posesión del esférico tras cedérselo al Mallorca en la jornada previa, con buena circulación e imprimiendo un ritmo alto de juego ante un Alcorcón en el que se atisbaba con claridad la orden de Anquela de cortocircuitar la medular indálica con vigilancias sobre Morlanes

Los primeros acercamientos, anulados ambos por fuera de juego, fueron visitantes. Un centro-chut al larguero de Pedro Mendes (el luso baja mucho el nivel ofrecido por Sadiq para suplirlo) y un gol de Corpas (el jiennense volvió a brillar con el brazalete de capitán) a pase de Balliu que no subió por milimétrica posición antirreglamentaria del lateral diestro, revisada con escuadra y cartabón por el VAR para trazar la línea.

El exrojiblanco Barbero tuvo dos claras ocasiones para hacer el 1-1 El exrojiblanco Barbero tuvo dos claras ocasiones para hacer el 1-1

El exrojiblanco Barbero tuvo dos claras ocasiones para hacer el 1-1 / LFP (Alcorcón)

La réplica local fue si acaso más contundente, pues Makarizde tuvo que emplearse a fondo para atajar un duro disparo de Marc Gual cuyo rechace le caía a Arribas, pero el georgiano tapaba bien el hueco de la portería. Iba a suponer el sino del encuentro, ya que el arquero unionista fue un muro para los amarillos, que en otro trallazo de Gual forzaban un nuevo paradón de este.

Al Almería le costaba filtrar pases más de lo acostumbrado y en su defecto volcaba el juego por las bandas para las subidas de Balliu y Akieme, que estuvieron muy activos, al contrario que la pareja Peybernes-Maras, dubitativa y superada en todo momento por Marc Gual en los lances.

Sadiq, salir y besar el santo

Tras la reanudación, Akieme lanzaba un zurdazo por encima del larguero en una de sus incorporaciones ofensivas en las que pisó área y a la hora de juego (esta vez por suerte Gomes no demoró en exceso los cambios) el hispano-ecuatoguineano recibía un pase largo de Morlanes para profundizar y poner el balón sobre la llegada de Carvalho desde segunda línea. Laure desviaba la trayectoria habilitando la posición de Sadiq quien, libre de marca en el segundo palo, remachaba a la red con una fría reacción en la celebración posterior. O pensaba que podía estar en posición ilegal o evidenció que está pasándolo mal por el hecho de no encontrar portería con la asiduidad requerida a un ‘9’. Lo cierto es que ya es su cuarta diana en lo que va de temporada y apenas necesitó de dos minutos sobre el césped para materializarla.

El 0-1 volvió a provocar el habitual efecto en las filas indálicas de dar un paso atrás para nadar y guardar la ropa. Tocaba calarse hasta las cejas el mono de trabajo para blindar los tres puntos en un feudo que con Anquela en el banquillo será como visitar al dentista y el Almería salió airoso del envite gracias a la inspirada tarde de Makarizde.

Marc Gual volvía a probar las manoplas del georgiano con un duro chut con su pierna zurda desde la frontal que tuvo otra eficaz respuesta. La posterior entrada del almeriense Barbero a los 65 minutos iba a causar estragos en la pareja Peybernes-Maras, bastante desentonada en Santo Domingo.

El exrojiblanco estuvo en dos ocasiones muy cerca de hacer cumplir esa ley del ex que siempre moja ante su anterior equipo. La primera ocasión (75’) fue clamorosa, ya que recibió una gran asistencia de Arribas a la frontal del área pequeña, pero su remate se topaba in extremis con la oposición de Akieme bajo palos.

En la segunda (79’), entre Makarizde y el poste sacaban un cabezazo del joven atacante y el posterior rechace no acertaba a embocarlo entre los tres palos Arribas. Con el Alcorcón volcado se presagiaba una recta final de partido agobiante, pero en el tramo final los unionistas, con defensa de cinco por entrada de Cuenca y medular reforzada por Petrovic, supieron capear el temporal. 32 puntos ya en la tabla a la espera de poner al día el miércoles ante el Zaragoza el duelo aplazado de la segunda jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios