VOLEIBOL

Primera ocasión de que la grada de Unicaja se pronuncie

  • Tras el buen ambiente que vivió el Moisés Ruiz ante Teruel hace dos semanas, la competición vuelve mañana al pabellón con la visita de CV Melilla a las 19:30 horas

Primera ocasión de que la grada de Unicaja se pronuncie Primera ocasión de que la grada de Unicaja se pronuncie

Primera ocasión de que la grada de Unicaja se pronuncie / Moisés Martínez

Se comenzó hace dos semanas en lo más alto, ante el rival por excelencia de toda la última década, y pese a la ‘semicoincidencia’ con el horario de la UD Almería el pabellón lució espléndido. Era el primer partido oficial en casa del nuevo proyecto ahorrador, que es atractivo de por si, y encima en una cita cumbre que puede ser cierto que llegase demasiado pronto en el calendario. Pero la Superliga de esta temporada viene cargada de platos fuertes, como es el que se sirve este sábado desde las 19.30 horas en el Moisés Ruiz. Bajo la dirección de Julio César Santana y de Antonio Correa, se miden el Club Voleibol Unicaja Almería y el CV Melilla con muchos alicientes, como para que de nuevo el ambiente sea extraordinario.

En definitiva, de eso se trata, de que lo ‘extraordinario’ pierda el prefijo y se quede en ‘ordinario’, que esa entrada de público sea lo ‘normal’ y no sorprenda a nadie, y que se demuestre de manera fehaciente que de verdad la ciudad apoya al equipo de la tierra que se ha creado, dirigido por Manolo Berenguel para cerrar el círculo de los 30 años desde la temporada del ascenso. Por lo tanto, y pasada una cita en la que sí era de esperar una masiva afluencia como la de Teruel, ahora llega una primera ocasión de que la grada de Unicaja, de que Almería entera, se pronuncie. No es por el rival, que lo merece por calidad y proyección, sino por los propios verdes que sistemáticamente haya lleno, haciendo real el gran apoyo en redes.

Como dos muestras de lo que es capaz de hacer el Melilla de Mario Ferrera están la remontada de la primera jornada ante Vecindario ACE Gran Canara para vencer por 3-2, y el 1-1 con el que igualó a Teruel la semana pasada para finalmente, eso sí, ceder sin puntos en Los Planos por 3-1. El más destacado en lo que respecta a la apariencia numérica es su opuesto marroquí Hamza Ouafi, que se destapó con 25 tantos en la jornada 1 con un espléndido 60% de acierto, y que anotó otros 14 ante Teruel, aunque con un 33% sobre 43 bolas. Por tanto, bien Hiago Antúnez o bien Juan Escalona, que se reparten minutos casi por igual en la dirección de juego, lo buscan mucho como el gran referente del ataque melillense.

En cuanto a receptores, indiscutible ha comenzado siendo, como se esperaba, el querido Mario Ferrera, que en su ‘vuelta’ oficial a la posición de ‘cuatro’ dejó nada menos que 21 puntos en su casillero, con 3 saques directos y un bloqueo, un 57% en el acierto atacante y solo un error en recepción. Junto a él está siendo titular Najari Fernandes, con 14 y 13 puntos en ambas citas disputadas, rondando en las dos ocasiones el 50% de acierto y demostrando una buena regularidad. En cuanto a la pareja de centrales, Mauricio Bezner es el máximo bloqueador del equipo, con un acierto en ataque no demasiado alto, y Ángel Daniel Jiménez está comenzando más discreto. Gran rendimiento ofrece el líbero Kefrén Bravo.

El técnico David Sánchez Flor ha realizado un extraordinario trabaja en la unión de piezas de un proyecto muy nuevo y posiblemente más ambicioso que nunca, y en el mes que habrá transcurrido desde su primer partido con todo el grupo, que fue en Almería para la presentación de Unicaja, ha aprovechado mucho el tiempo. De hecho, se ha avisado de que no va a tener nada que ver aquel equipo con el que comparecerá este sábado en el Moisés Ruiz. El resto de la plantilla está teniendo minutos, con todos en escena en Los Planos y casi todos en el Imbroda, sin debut todavía del joven Hichám Domínguez, opuesto. Sí han jugado algo Mikael Tahiri, también opuesto, Faisal Mohamed e Ilias Azmi, receptores, y Samir Hamed, líbero.

También está trabajando duro y con talento un Manolo Berenguel que admitió que tampoco será el mismo Unicaja que en aquella ocasión, de la que han transcurrido más que semanas, partidos. En ellos se fija el técnico almeriense para afirmar que la línea es claramente ascendente, pese a que sigue insistiendo en la capacidad de mejora de un plantel que, una vez más, lo pone en el serio aprieto de elegir un equipo titular. Por ahora ha apostado por la ‘continuidad’ del bloque casi completo del año pasado, más conjuntado y de mayores prestaciones mientras que se sigue ‘engrasando’ la maquinaria verde. Además, el rendimiento está siendo muy bueno, pero también en las sesiones del día a día todos tocan a la puerta de la titularidad.

Sentó muy bien la victoria sobre Teruel, valiosísima más por el peso moral que por la cosecha de puntos. De hecho, y por la marcha del partido, parecía que se iba a devolver la moneda de la Supercopa tal cual se había recibido, pero finalmente sí que ‘hubo intereses’ y se escapó un punto. No importó lo más mínimo, y además la moral volvió a verse reforzada tras la ‘trampa’ de na Capellera del fin de semana pasado, de la que se salió indemne pese a lo complicado de la situación en el set tercero, con riesgo de haberse dejando uno, dos o incluso tres puntos. Berenguel ha sabido valorar en su justa medida ambos triunfos, que sitúan a Unicaja tercero tras la estela e Urbia y Ushuaïa, con los palmesanos esperando a Teruel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios