UD ALMERÍA

Rubi tiene a casi todo el plantel a punto

  • Carriço es la única baja tras las altas médicas de Robertone y Buñuel

  • Desde que en pretemporada se lesionara Juan Villar, el técnico catalán no ha podido contar con todos sus efectivos

Robertone podría reaparecer ante el Zaragoza o en Copa ante el Amorebieta

Robertone podría reaparecer ante el Zaragoza o en Copa ante el Amorebieta / D.A. (Almería)

La mejor noticia de cara al inminente final de 2021, al margen del campeonato de invierno -ya matemático- tal vez sea el hecho de que la enfermería rojiblanca continúa vaciándose. Lucas Robertone y Aitor Buñuel recibieron el alta médica la semana pasada e incluso entraron en la convocatoria para el desplazamiento a Fuenlabrada, si bien entonces Joan Francesc Ferrer 'Rubi' no estimó conveniente su reaparición, quizá dado el carácter bronco del partido en el Fernando Torres para dos jugadores recién recuperados para la causa.

A día de hoy la única baja por lesión en el vestuario unionista es la de Daniel Carriço, que se rompió muscularmente en el choque ante el Sporting de Gijón y su reaparición está prevista ya de cara a 2022. Desde el comienzo de la competición es de las pocas veces en las que el técnico catalán puede contar prácticamente con todos los efectivos de su plantel, con la excepción mencionada del veterano central luso. 

En pretemporada, concretamente a finales del mes de julio, Juan Villar sufría una rotura fibrilar de larga duración. El ariete onubense estaba cuajando buenos partidos amistosos y su pérdida aceleró la contratación de Dyego Sousa antes de la conclusión de la ventana veraniega de fichajes. El luso-brasileño, al igual que Carriço o Babic, firmados todos a finales de agosto, tuvieron que ponerse a punto y adaptarse al esquema del de Vilassar de Mar, por lo que durante las primeras jornadas no pudo contar con ninguno de ellos hasta que el serbio debutaba en la visita a Lezama para medirse al Amorebieta. 

Cronológicamente el siguiente en caer fue Aitor Buñuel. El lateral diestro navarro sufría una rotura parcial del ligamento cruzado posterior de la rodilla en la derrota a domicilio ante la Ponferradina. Junto con el staff médico optó por un tratamiento conservador para evitar pasar por quirófano, lo que lo mantuvo casi tres meses alejado del verde.

Los siguientes en entrar en dique seco fueron Lucas Robertone y Largie Ramazani. Ambos se retiraron del campo con molestias musculares en el duelo que se empataba a uno en casa ante Las Palmas. El primero en recuperarse fue el extremo belga, mientras que el centrocampista argentino amplió su periodo de baja debido a una recaída.

El último contratiempo lo sufría Carriço a principios de noviembre coincidiendo con su primera titularidad en El Molinón. El de Cascaes apenas aguantó sobre el campo 13 minutos antes de sufrir una rotura fibrilar en la musculatura isquiotibial de su pierna derecha que lo dejaba fuera de juego lo que restaba de 2021. 

Ahora está por ver si Robertone, que antes de lesionarse era titular indiscutible en el dibujo de Rubi, reaparecerá este sábado en el exigente enfrentamiento ante el Real Zaragoza o si el técnico opta por reservarlo al objeto de que reaparezca con motivo de la visita copera al Amorebieta el jueves día 16 (19:00). La visita a tierras vascas podría servir también para que Buñuel vaya recuperando el ritmo competitivo gozando de algunos minutos. En total han sido cinco los jugadores que han pasado por manos de los galenos en lo que va de campeonato: Juan Villar, Aitor Buñuel, Largie Ramazani, Lucas Robertone y Daniel Carriço.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios