VOLEIBOL | SUPERLIGA MASCULINA Tropiezo de Unicaja Almería en Soria (3-2)

  • Los ahorradores sufren su primera derrota de 2021 tras caer en Los Pajaritos en el 'tie break': 25-17, 20-25, 16-25, 25-22 y 15-8. 

Tropiezo de Unicaja Almería en Soria (3-2) Tropiezo de Unicaja Almería en Soria (3-2)

Tropiezo de Unicaja Almería en Soria (3-2) / (Almería)

Tropiezo en el camino a la Copa del Rey, ojalá que positivo para poner más atención de por dónde se pisa, con derrota, la primera del año y la primera encajada con Río Duero Soria desde el cambio de nombre del club castellano, hace 13 años. Con dos bajas de nuevo, las de Ignacio Sánchez y Curro Sáez, la expedición ahorradora se volvió con solo un punto, tras tener opción de sumar tres y quedarse sin sensación de lograr dos, doblegado claramente en el desempate. Como dato maravilloso por el bien de este deporte, el capitán local, el histórico Manuel Salvador, comenzó el choque, el clásico, no podía ser en mejor partido, con un 1-0 que era el punto 2.000 de su brillante carrera. Desde Unicaja Costa de Almería se le da las gracias por su innegable aportación a este deporte. A su vez se desea una pronta recuperación a Manuel Sevillano, aquejado de COVID-19 y ausente del templo de Los Pajaritos.

El desarrollo del encuentro fue de una irregularidad manifiesta por parte verde, una vez más capaces de lo peor, de lo mejor y, de nuevo, de lo peor, con el mérito en el lado local, por supuesto, pero como otras tantas veces, todo dependiendo de cuál es la versión almeriense, si la del doctor Jekyll o la del señor Hyde. Inicio fulgurante del referido Salvador, Unicaja Costa de Almería más o menos sosteniéndose antes de dejar claro que no había llegado todavía al partido y 1-0. Horrible comienzo del segundo set, pero entrada en el molde poderoso para arrollar en tanto en esa como en la siguiente manga. En la cuarta, mejores sensaciones y pulso entre dos grandes equipos de la Superliga, pero con pésimo manejo de los puntos finales, para darse un calco en el tie-break de todo lo vivido en el primer set y, así, consumar una nueva derrota esta temporada, la quinta, a solo una jornada de acudir al ‘Torneo del KO’.

El máximo anotador del encuentro fue el opuesto local Osorio, con 22 puntos, casi todos ellos en los momentos determinantes que decantaron el duelo para su equipo, incluidos dos saques directos consecutivos para certificar la victoria soriana. Por el lado blanquiverde, Charly Jiménez hizo 16 y Alejandro Vigil 14, cinco de ellos desde el bloqueo, faceta en la que fue el líder. Las cuentas generales arrojaron igualdad al máximo entre ambos rivales, con 11 y 12 bloqueos, 6 y 7 saques directos, 44% y 42% en efectividad atacante y, eso sí, peor nivel de recepción de Unicaja Costa de Almería en términos generales. Así se dibujó en puntos lo que en sensaciones pudo vivirse como una ‘montaña rusa’, expresión muy usada esta temporada, pero la que mejor puede expresar lo transmitido desde las filas ahorradoras. Este domingo no existió el término medio salvo un rato del cuarto set, pesando muchísimo el no poder cerrar el triunfo, en gran medida por el excelente manejo final de Río Duero Soria.

El primer set tuvo un desarrollo inicial que no indicaba su desenlace posterior, antes de que se llegase incluso a su mitad, con alternativas en el tanteo, dos veces con los verdes por delante. La última fue gracias a un ace de Villarreal en el que fue su pabellón la temporada pasada para el 6-7, ello tras un pulso bonito, sostenido pese a que jamás se tuvieron buenas sensaciones. Sí se defendió más de lo que se hizo en lo sucesivo, a falta de bloqueo, lo que se empeoró con una caída en recepción y la falta de claridad o contundencia en ataque. Después de que Río Duero Soria se fuese de dos puntos con el 9-7 a Unicaja Costa de Almería le aparecieron las vías de agua para protagonizar todo un naufragio. La peor versión ahorradora, fuera del partido del todo, incluso con más culpa que el propio mérito local, ya que solo tuvo que cumplir el expediente para arrollar y vencer con claridad (25-17). Saque y gran facilidad en el bloqueo, sin ideas visitantes, y mucho por reflexionar.

El duro varapalo inicial hizo mella en la continuación del partido, con un horrible 5-1 para comenzar el segundo set. El punto de inflexión fue el 6-2 por falta cometida por parte de los ahorradores, y fue Charly el que inició la corrección del camino para lograr una transformación radical del equipo y, con ella, del partido. Hubo una bola más mal leída, con colocación de Folguera de antebrazos cerca del banquillo verde, antes de encender del todo la maquinaria que tan buen rendimiento ofreció los días pasados. El 7-4 fue muy significativo, por fin el primer bloqueo, firmado por un Vigil al que ya se le empezó a ver dominar las alturas cerca de la red. Suyo fue un letal y tremendo primer tiempo para el 7-6 y otro bloqueo más para poner por delante a Unicaja Costa de Almería después de muchísimo tiempo (7-8). La presión no sentó nada bien a los sorianoss, encadenando errores, sumados al buen hacer de Colito para, con todos por fin jugando como bloqueo, imponer su ley (12-17 y tiempo local).

Para ese momento, los ahorradores ya habían entrado en el partido y el empate iba a ser incontestable, cerrado con 20-25. El vendaval verde tuvo extensión en el tercer set, con una racha excepcional de saque de Fornés hasta elevar un 1-8 muy claro y con el que navegó cómodo el conjunto de Manolo Berenguel. El bloqueo funcionó como nunca antes y los recursos individuales hicieron que los verdes doblasen de modo paulatino a los hombres dirigidos por Elías Terés (6-12, 8-16 y 9-18). El 1-2 en el cómputo se sets iba a ser tan inapelable como el empate anterior, con bajada en el nivel de saque de Río Duero Soria y facilidad para poner el balón en el suelo de un Unicaja Costa de Almería que mostró su lado demoledor. El cuarto set fue el primero que comenzó con 0-1, se tuvieron dos puntos con el 3-5 y 5-7, pero siempre en un marcaje local que impidió la fuga verde, eso sí, sensaciones muy diferentes.

Fran Iribarne cogió el testigo y, sin embargo, los sorianos igualaron a 9 y se pusieron por delante por primera vez con el primer saque directo de Osorio (11-10). Fue una especie de vértigo el que dio verse de nuevo por detrás y los locales lo aprovecharon para distanciarse hasta un 16-13 entre indecisiones blanquiverdes. Con 16-15 hubo una bola muy dudosa, que incluso en la repetición del gran streaming ofrecido no se pudo tener clara, que se decidió en contra de Unicaja Costa de Almería, que se quedó sin poder empatar en un momento clave. Tampoco lo pudo hacer después de verse de nuevo descolgado 18-15 y llamar a la puerta con 20-19 y 21-20, Colito queriendo acabar el partido y Osorio queriendo alargarlo. Se cometieron errores de saque en el peor momento posible y el 25-22 no solo sentenció a tener que jugar el tie-break, sino a, a la postre, caer derrotados. Se llevó un paso por delante durante el inicio de desempate, pero tras el 6-6, dos bloqueos llevaron al cambio de lado en 8-6 y se agotaron, con todo por delante, la mente y las opciones ahorradoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios