FÚTBOL PROMOCIÓN DE ASCENSO A 2ª B

Un gol del guardameta Batalla da el pase al Almería B (3-2)

  • El cancerbero rojiblanco hace de Aranzubía en el descuento, ante una Arandina que puso las cosas muy difíciles en el Mediterráneo, y mete al filial rojiblanco en la eliminatoria final del play off

Albert Batalla celebrando el tanto del triunfo rojiblanco Albert Batalla celebrando el tanto del triunfo rojiblanco

Albert Batalla celebrando el tanto del triunfo rojiblanco / Rafael González

La UD Almería B estará mañana presente en el sorteo de la última eliminatoria de la promoción de ascenso a Segunda B tras eliminar a la Arandina en una ronda que deparó un duelo de vuelta de infarto. Con el choque superando el tiempo reglamentario, y con un 2-2 que daba el pase a los de Aranda de Duero, el filial tuvo la última en un córner muy protestado por los foráneos en el que llegó el gol de la victoria de los almerienses. Fue obra del guardameta Batalla, protagonista negativo en el 0-1, que subió a rematar en busca de una fortuna que finalmente sí encontró un equipo de Esteban Navarro en el que también fue clave Sofian, que regresaba de una lesión después de tres semanas de bajas y firmó dos tantos al poco de saltar al terreno de juego que dejaron con vida a los suyos para el último tramo de la contienda.

Comenzaron ambos equipos muy bien asentados sobre el terreno de juego, con un filial que no quería precipitarse, que se hizo con el control del esférico ante un conjunto burgalés que tenía claro su rol. Los de De los Mozos no venían a arriesgar, se limitaron a defender, a neutralizar a Chema en el centro del campo y a ver pasar los minutos a la espera de un error del filial almeriense. En el 7' llego el primer disparo a puerta del partido y fue para los locales, en un golpeo lejano de Corredera tras aprovechar el centrocampista un rechace al borde del área. Paró sin problemas Carmona. El primer aviso de los foráneos llegó en el 11', en una jugada a balón parado. Falta peligrosa de Navas a metro y medio del borde del área que ejecutó De Lillo muy alto. Tres minutos más tarde, en una contra, trató de sorprender Sekou a pase Chema. El delantero disparó raso, con poca potencia y desde lejos. El Almería B empezaba a funcionar cuando Chema empezó a despojarse de la presión de los rivales y a tener huecos para moverse con el balón.

Pasado el ecuador de la primera parte se contabilizaron más disparos a puerta del lado local que del visitante, aunque la ocasión más clara de los de Esteban Navarro, y del partido hasta ese momento, llegaría en el 26', en un buen centro de Iván Martos al área pequeña, tras una galopada por banda izquierda hasta la linea de fondo, que se paseó por delante de la meta de Carmona sin que Sekou ni Chema pudiesen llegar a la pelota. La Arandina salía de su campo en contadas ocasiones, y solamente mostraba los dientes en ataque a balón parado, como en el 32', en una falta lateral cerca del córner izquierdo que fue una jugada ensayada que no dio sus frutos. Sí lo da casi en el 39' un centro que remató Rubiato y que paró a boca de gol Batalla, aunque la jugada estaba invalidada por fuera de juego del ariete de un conjunto de Aranda de Duero que estaba apretando en la recta final del primer período. En el 41' un fallo de Engonga, dolido por un golpe, metió el miedo en el cuerpo a los de Navarro con una recuperación al borde del área de Rubiato, aunque sería el filial el que dispuso de la última ocasión antes del descanso, en un balón peinado por Sekou, a centro de Lin, que paró sin apuros Carmona.

El equipo almeriense dominaba, pero su oponente no estaba incómodo, aguantaba y esperaba un error de los de casa. Con esa misma dinámica comenzaba la segunda parte. En el 51', en un centro de Lobera, Rodri casi la caza y abre un marcador que sí se inauguró en el 54'. Rubiato disparó a puerta desde el corazón del área, paradón de Batalla y su rechace intenta despejarlo Javi Pérez, con la mala suerte de que el esférico volvió a dar en el guardameta rojiblanco y se mete dentro. Jugada muy confusa que le costó el primer gol a una UD Almería B que estuvo noqueada varios minutos. En la acción siguiente al tanto, los foráneos tuvieron el segundo. Esteban Navarro movió el banquillo y dio entrada al central Sofian, que debutaba en este play off, y fue protagonista en el 60'. El marroquí remató de cabeza un lanzamiento de falta de Corredera y puso las tablas en el tanteador. Se lanzó al ataque en busca del segundo el cuadro local, dejando más huecos para la Arandina corriese a la contra. Y en un contragolpe casi llegó el 1-2, en un centro de Lobera que remató Adeva al palo en el 63'. Un minuto más tarde, en un remate más certero del jugador blanquiazul, de cabeza, llegó el segundo para los de Burgos.

Muy cuesta arriba estaba ya el partido para los almerienses, que necesitaban dos goles para pasar la eliminatoria, ya que un empate daba el pase a los de Aranda de Duero. Pese a la dificultad, ante un rival muy bien armado en defensa que tenía el choque donde quería, los canteranos no arrojaban la toalla. Navarro dio entrada a Darío Guti, buscando más presencia en la parcela ofensiva. No parecía pasarle factura el calor a los de Javier Álvarez de Los Mozos en el Mediterráneo, donde la Arandina no dominó pero marcó el guión de un choque que se le escapaba a los rojiblancos. Pero de nuevo apareció Sofian, para rematar otra falta con un testarazo que se metió por la escuadra en el 77'. Igualaba 2-2 un filial que necesitaba otro gol para meterse en la final del play off. Los burgaleses comenzaban a alargar las acciones, a arañar segundos en cada parón. El resultado que reinaba en el luminoso les valía. El filial lo intentó de todas las formas ante un oponente que se defendía con uñas y dientes y también con muchos nervios en los últimos minutos, pero que hizo mucho daño al contracolpe ante un Almería B volcado. La tuvo la Arandina en los minutos 85' y 88', destacando la segunda, en un balón que robó Adeva a Navas, con una falta que no vio el colegiado, y el blanquiazul la mandó fuera cuando encaraba la meta de Batalla. Rozó el tanto también el filial, en un balón colgado al corazón del área que casi remata Darío Guti en el 90'. Tuvo la última el B, en un córner que no era. Subió hasta Batalla a rematar y, en la misma portería que marcó Aranzubía con el Deportivo de la Coruña en la temporada 2011-2012, el cancerbero del filial se aprovechó de un balón muerto en el área para hacer el tercero de los de Esteban Navarro que les daba el pase a la final ante las efusivas quejas del cuadro contrario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios