EL PERFIL

José Carmelo Jorge: el farmacéutico que se enamoró de Vera

  • Este canario que llegó a Vera en el 80 es el único alcalde del PP que ha tenido la ciudad

  • Repite candidatura para "mejorar el bienestar de todos los vecinos" 

José Carmelo Jorge, candidato a la Alcaldía de Vera. José Carmelo Jorge, candidato a la Alcaldía de Vera.

José Carmelo Jorge, candidato a la Alcaldía de Vera. / V. Visiedo P.

Cuando nació hace 67 años en Las Palmas de Gran Canaria nadie habría adivinado que José Carmelo Jorge Blanco llegaría a ser alcalde de un pueblo almeriense llamado Vera. De hecho, seguro que él tampoco lo preveía cuando hizo las maletas para dejar su isla e irse a estudiar Farmacia a la Universidad de Granada. Pero el destino quiso que allí conociese a una veratense que fue la culpable de que Vera sea su hogar desde el año 80.

Tras 32 años, este farmacéutico canario consiguió acabar con la hegemonía de la izquierda en Vera en 2011. Desde la llegada de la democracia, la ciudad solo había tenido dos alcaldes: César Martín Cuadrado (PSOE) y Félix López (Partido Andalucista). Tras dos experiencias previas en la política municipal, como número dos en el 95 y como cabeza de lista en el 99, José Carmelo Jorge creía acabada su trayectoria política. Pero en 2011, apenas dos meses antes de las elecciones, llamaron a su puerta y dijo que sí. En esos comicios consiguió que el Partido Popular pasase de dos ediles a ocho y se hizo con la Alcaldía.

Cuando estudiaba Farmacia en Granada conoció a su mujer, una veratense

Persona dialogante y educado en sus formas, huye del debate acalorado y del enfrentamiento estéril. Tranquilo y mediador, según se define a sí mismo, está en las antípodas del perfil de político exaltado que abunda hoy en día en las tertulias televisivas.

El amor a una mujer lo llevó hasta Vera y es también la causa que le hace volver a presentarse a la Alcaldía: en este caso el amor a su ciudad. “Para mí es un orgullo y una gran responsabilidad ser alcalde de Vera”, asegura. Y es que, cuando llegó allá por los años 80 “encontré una gente muy agradable que me acogieron estupendamente y desde el primer momento me puse a trabajar por Vera, en diferentes sectores”. Por ello cree que él y su equipo son la mejor opción para “hacer una Vera mejor para todos los que vivimos en ella y para quienes nos visitan. Nuestro objetivo es mejorar el bienestar social de todos”.

Cree que su proyecto político iniciado en 2011 no acabó: "no nos dio tiempo a terminar, por lo que queremos retomarlo porque estamos convencidos que un pueblo mucho mejor es posible".

Por su óptica situada en la farmacia de su mujer en la calle Mayor de Vera pasan a diario cientos de veratenses. Eso le ha hecho estar muy pegado a los problemas y peticiones de los vecinos.

En 2007 obtuvo en concurso público su propia farmacia, en la calle Juan Anglada. Ahora, ya jubilado, ha pasado el testigo a sus dos hijos. Uno de ellos, el menor, parece además que quiere seguir su camino en la política y ha entrado a formar parte en la lista, en el número 17.

Y es que lo de la política parece estar grabado en su ADN:"somos ocho hermanos y en 1999 cuatro nos presentamos a las elecciones", explica el candidato popular. De hecho, el 26 de mayo dos de los Jorge Blanco serán candidatos a alcalde por el PP: José Carmelo en Vera y su hermano Miguel Jesús en la Villa de Santa Brígida (Las Palmas).

Además de en el Ayuntamiento, José Carmelo ha dejado su impronta en otra importante institución: el Club de Tiro Olímpico de Vera. Un club que fundó allá por 1982 y del que es presidente. Y es que ésta es una de sus grandes aficiones, junto a la caza, la pesca y el fútbol —es del Real Madrid y de la UD Las Palmas, por supuesto—.

Pues aunque nadie lo hubiera imaginado hace seis décadas, ese canario que salió de casa para estudiar Farmacia en Granada acabó siendo alcalde de Vera. Y no le faltan las ganas para volver a intentarlo. Por lo pronto, puede decir con orgullo que ha sido el único candidato del PP que consiguió arrebatar el Ayuntamiento a la izquierda. Y su objetivo es hacerlo otra vez. Por el amor que profesa al que ya es su pueblo: Vera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios