EL PERFIL

José Luis Amérigo: el heredero del socialismo carbonero

  • Sobrino del exalcalde Cristóbal Fernández, está ligado al PSOE desde su más temprana edad

  • Quiere gobernar para lograr un pueblo mejor

José Luis Amérigo Fernández, candidato del PSOE en Carboneras. José Luis Amérigo Fernández, candidato del PSOE en Carboneras.

José Luis Amérigo Fernández, candidato del PSOE en Carboneras. / Diario de Almería

José Luis Amérigo es el candidato del Partido Socialista de Carboneras, como ya lo fue también en 2015. Este maestro de Música del colegio Simón Fuentes nació hace 40 años en Barcelona, de padres emigrantes almerienses: él sorbeño y ella carbonera. Pero cuando tenía solo dos años y medio regresaron al pueblo levantino, donde Rosario, su madre, se forjó una dilatada trayectoria política.

Afiliado al PSOE “desde que tengo uso de razón”, reconoce, Amérigo es el heredero político de una conocidísima familia carbonera: sobrino del exalcalde Cristóbal Fernández e hijo de la que fuera concejal durante 28 años, Rosario Fernández. De hecho, ella es su referencia política, pues “la madre de uno siempre es un referente”, asegura, aunque lo que le mueve es la ideología y el sentir socialista. Algo que resume como “vocación de servicio y la defensa a ultranza de lo público”.

Es el tercero de siete hermanos. Aunque nació en Cataluña, la infancia de José Luis Amérigo transcurrió en las calles de Carboneras, en donde pasaba horas y horas buscando aventuras hasta que caía la noche y tenían que salir a buscarlo para regresar a casa, rememora.

Criado en la casa de su abuela, en la calle Sorbas, hizo de la glorieta su lugar de juegos y de encuentro con los amigos. Los veranos los pasaba en la playa de Los Barquicos, aunque ahora prefiere recorrer las diferentes calas de la localidad.

Como casi todos los carboneros desde que Miguel París lo hiciese popular en el municipio, José Luis ha jugado al balonmano. “Jugar al balonmano es como votar al PSOE:en Carboneras todo el mundo lo ha hecho alguna vez”, bromea. De hecho, su hermano Ricardo es portero profesional e internacional con la selección de balonmano playa.

Amante de casi todos los estilos musicales, es diplomado de la primera promoción de Magisterio de Música de la Universidad de Almería. “Lo primero que hago al llegar a casa es poner música en Spotify”, admite. De hecho, ha tocado la trompeta durante 18 años en la Banda Municipal de Carboneras y la batería en diferentes grupos.

Comenzó su andadura en la política local en 2011, siendo el número cinco de la lista socialista en las elecciones y asumiendo más tarde la portavocía del partido.

Amérigo logró ser el candidato más votado en las últimas elecciones, pero no fue suficiente para arrebatar el poder a la coalición entre Gicar y PP. Pero esta vez se siente confiado en lograr mayoría absoluta. Si no es así, asegura que no gobernará. “Se lanzó el bulo de que habíamos pactado con Salvador (Gicar). Pero si el PSOE no alcanza mayoría, se van a juntar todos. No queremos cuentas con personas imputadas e inhabilitadas”, afirma tajante.

Está en política desde 2011 por “vocación de servicio y defensa a ultranza de lo público”

Socialista de cuna, ha vivido de muy cerca siempre la política de la localidad. Por ello, sabe que de primera mano lo que le motiva para ser alcalde de Carboneras: “es alentador saber que puedes aportar algo a la sociedad, a los chavales, a la juventud. El día de mañana vas a poder mejorar infraestructuras, mejorar los servicios, los paseos, las calles...”, cuenta. Y es que tiene grabada una frase que una vez le dijo su madre: “Hemos cometido errores y aciertos, pero siendo concejal de Educación he logrado que Carboneras tenga tres colegios y dos institutos, y eso no me lo puede quitar nadie”. Esa es su intención, aportar su grano de arena para un pueblo mejor.

Si este domingo los carboneros le dan su apoyo, asegura que será “el mismo como alcalde que como maestro”. Promete un gobierno de puertas abiertas y cercano con todos y “muy pendiente de los problemas de la ciudadanía”. Y es que está convencido de que “casi todos los problemas tienen solución y eso es lo que busca la gente cuando va al ayuntamiento”.

José Luis Amérigo lleva ocho años en la política, una dedicación que ve “como una fase transitoria, algo más en la vida de uno”. Defiende que el gobierno municipal “hay que asumirlo con profesionalidad, porque se recibe un sueldo de ello”.

Como líder de la oposición ha ejercido una labor severa de fiscalización del Gobierno, llegando incluso a provocar la inhabilitación del exalcalde Salvador Hernández por negarle el acceso a información. Así es que admite que apenas tiene relación personal con el resto de candidatos: “con Felipe Cayuela, la relación es nula, pues durante ocho años se ha dedicado a menospreciar a la oposición y a los ciudadanos y la relación con personas así es muy complicada; con Salvador Hernández, pues es que ni vive en Carboneras;con Agustín Cánovas tengo un trato respetuoso”, explica.

De cara a este domingo, José Luis Amérigo es optimista. “Somos el partido más votado y más representado” y confía en que volverán a serlo. Ahora, espera que la división de Gicar en dos partidos distintos le favorezca y pueda alcanzar la mayoría absoluta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios