Elecciones municipales

Municipios de Almería 'cerrados por despoblación'

  • La provincia trata de frenar la sangría de pérdida de habitantes creando colectivos entre municipios y lanzando medidas para atraer jóvenes. La próxima legislatura será clave para lanzar imponer iniciativas

  • El 75% de los almeriense vive en la costa

Calles de Tahal, donde la mayoría de la población se encuentra envejecida. Calles de Tahal, donde la mayoría de la población se encuentra envejecida.

Calles de Tahal, donde la mayoría de la población se encuentra envejecida.

Comenzó en la década de los setenta. Los almerienses encontraron mayores oportunidades de trabajo y, por tanto, de bienestar en las zonas pegadas a la costa. Quizás, por entonces, no se preveían las consecuencias. Pero en la actualidad, un buen número de municipios del interior de la provincia están al límite de su supervivencia, sin apenas habitantes, en unas pocas décadas más podrían haber desaparecido. Los datos son alarmantes: la mitad de los municipios de la provincia tienen ya menos de 1.000 habitantes.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017, un total de catorce municipios de la provincia no tuvieron ningún nacimiento. Fueron Alcudia de Monteagud, Alicún, Alsodux, Bacares, Bayarque, Beires, Benitagla (su último parto es de 2007), Bentarique, Íllar, Partaloa, Rágol, Senés y Velefique. Pero es que hay una treintena en los que hubo menos de dos partos. La mayoría de estos municipios se ubican en zonas interiores. Caso de Turrillas, Tahal, Suflí, Somontín, Sierro, Santa Fe de Mondújar, Santa Cruz de Marchena, Paterna del Río, Líjar, Laroya, Íllar, Cóbdar, Benizalón, Bédar, Bayarcal, Almócita o Albánchez.

Dos hombres leen el periódico en la calle. Dos hombres leen el periódico en la calle.

Dos hombres leen el periódico en la calle.

De ahí que hayan surgido diversas inciativas para que el interior de la provincia no muera. Hace apenas unos meses, la Diputación de Almería decidió impulsar la estrategia ‘Empleo Joven contra la Despoblación’, para lo que solicitó una subvención de 1,2 millones de euros. La acción diseñada por el área de Promoción Económica de la Institución provincial cuenta con tres proyectos diferentes con un denominador común: están dirigidos a personas jóvenes de 16 a 30 años inscritas en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil que residan o vayan a residir en municipios menores de 5.000 habitantes o menores de 10.000 habitantes si han perdido población en la última década.

‘Almería Empleo Joven contra la Despoblación’ engloba tres proyectos dirigidas a crear un marco de apoyo favorable a la creación de empresas por personas jóvenes en territorios en los que se produce despoblación: Formación para emprender, fomento del Trabajo Autónomo y fomento de la Economía Social.

La Diputación de Almería decidió impulsar la estrategia ‘Empleo Joven contra la Despoblación’

La elección de estos tres proyectos es el resultado de un diagnóstico y de múltiples reuniones con representantes provinciales de la Cámara de Comercio, FAECTA (Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo), UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), Almería Emprende, IAJ y UAL.

Esta estrategia estaría dirigida a 80 municipios menores de 5.000 habitantes (excepto Benahadux y Pechina, por estar dentro de una Gran Área Urbana, según el Ministerio) y cinco municipios de entre 5.000 y 10.000 habitantes con pérdida de población en la última década (Macael, Carboneras, Mojácar, Olula del Río y Vélez-Rubio).

Además, se ha premiado a algunos muncipios por su trabajo para no perder más población. La Junta de Andalucía reconoció a Almócita su apuesta por desarrollar iniciativas culturales y medioambientales para evitar el éxodo rural.

El Ayuntamiento de Almócita fomenta el desarrollo sostenible y la participación de los vecinos en la gestión municipal con proyectos como la bioconstrucción, la puesta en marcha de un huerto comunitario y de una campaña de formación agroecológica, la constitución de un grupo de consumo responsable y la consolidación de citas culturales como la ‘Noche de los Candiles’ y el ‘Festival Alma de Almócita’.En un plazo de tres décadas, los almerienses mayores de 65 años serán el doble que los menores de 18. En el plazo de unos años, Almería tendrá más muertes que nacimientos. Las cifras ya están casi igualadas.Por el contrario, el 85% de los municipios ha ganado población en el Poniente, el 87% en el Levante y todos los del área metropolitana, el 100%, han ganado habitantes.

La Junta de Andalucía reconoció a Almócita su apuesta por desarrollar iniciativas culturales y medioambientales para evitar el éxodo rural

Gérgal ha perdido la mitad de sus habitantes en los últimos 40 años, Ohanes dos terceras partes desde 1960 , al igual que Santa Fé de Mondujar y Laroya, dos poblaciones en plena evolución hasta la mitad del siglo pasado. Al igual que Sorbas, que con 7.124 habitantes en 1910 gracias a la agricultura de secano y la artesanía, una vez se debilitaron estos dos motores, cayó hasta los 2.000 habitantes. Sin embargo, su demografía comienza a equilibrarse gracias a la industria auxiliar, que está comenzado a despegar. La agricultura de invernadero también está ayudando a hacer que el municipio no caiga en el olvido.

Lo mismo está sucediendo con otros municipios de interior como Arboleas, Berja, Pechina o Benahadux, cuya población no deja de aumentar desde hace varias décadas. Sin embargo, la realidad de este municipio no puede extrapolarse al resto de las localides. Los datos dicen que dos terceras partes de los municipios han perdido habitantes desde inicios del siglo XX y un 33% están acelerando este proceso en los tres últimos lustros. Algunas zonas vivieron un repunte en la década pasada, con el ‘boom’ de la inmigración. Marroquíes, rumanos, ingleses, ecuatorianos, argentinos y alemanes, por este orden, le dieron vida a algunos de los municipios más dañados por el proceso de emigración a las localidades costeras.Si la provincia almeriense ha crecido en 200.000 habitantes durante los últimos 20 años, se lo debe al área Metropolitana y al Poniente. Entre estas dos zonas suma casi el 80% de todos los habitantes que se han ganado en estas dos décadas.

Los datos dicen que dos terceras partes de los municipios han perdido habitantes desde inicios del siglo XX y un 33% están acelerando este proceso en los tres últimos lustros

Pero el caso más llamativo se produce en el área metropolitana. Todos y cada uno de los municipios que la conforman han aumentado su población. Huércal de Almería, Viator , Benahadux o Pechina conforman una de las zonas con mayor tasa de natalidad de la comunidad.

El problema está en el interior. Los Filabres y el Nacimiento lideran la pérdida de habitantes. La Alpujarra los mantiene a duras penas y situación similar vive el Almanzora, aunque todas estas comarcas tienen más pueblos que pierden población de los que ganan.

Mientras que Roquetas de Mar ha sumado 54.000 ciudadanos desde 1996 y con 90.000 habitantes se ha situado como el segundo municipio con más población de la provincia o El Ejido se ha convertido en un auténtico referente tras haber surgido como una pedanía más de Dalías, la Comarca del Nacimiento, Los Vélez y el Almanzora se vienen abajo demográficamente. De hecho, El 92% de los municipios del Nacimiento han perdido población en los últimos 20 años, el 63% de estos han pasado por el mismo trauma en el Almanzora, el 72% en la Alpujarra y el 75% en Los Vélez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios