Elecciones municipales

Un pacto simple, solución en hasta quince municipios

  • Aunque podrían darse tres tripartitos, es estrictamente necesario solo en Benahadux

  • Ciudadanos podría tener la llave en diez ayuntamientos; Vox en cuatro e IU en tres

  • La amenaza de pactos con la derecha abre la puerta a formar gobiernos en minoría

Ismael Torres (PP) podría gobernar en Huércal en minoría o con el apoyo de Cs o Vox Ismael Torres (PP) podría gobernar en Huércal en minoría o con el apoyo de Cs o Vox

Ismael Torres (PP) podría gobernar en Huércal en minoría o con el apoyo de Cs o Vox

Un pacto simple, en la mayoría de los casos, con Ciudadanos. Es el resumen de cómo queda el panorama en quince municipios de la provincia en los que será necesario un acuerdo de coalición para poder legislar. En hasta diez de esos pueblos, la formación naranja podría tener la llave para ello; Vox tiene la opción de entrar en el Gobierno de cuatro e IU-Para la Gente en tres. También existe la posibilidad para independientes e incluso la de gobiernos en minoría, algo que ya ha sido frecuente en la anterior legislatura en ayuntamientos de la importancia de Roquetas de Mar, Adra o Vélez-Rubio.

Por otro lado, hay otros escenarios, como el de un tripartito, estrictamente necesario para la formación de una mayoría en Benahadux y que podría darse, si bien es más remoto, en otros municipios.

EL TRIPARTITO

El caso más complejo para la formación de Gobierno se da en Benahadux. El bipartidismo ha dado paso a una fragmentación de partidos, con los independientes de EiB y SB, además de Cs, entrando en escena. El PSOE no repite la mayoría de hace cuatro años y ahora, a pesar de haber ganado en número de votantes, se ve obligado a pactar con dos de estos tres partidos, misma tesitura en la que se encuentra el PP. Esto es, tanto socialistas como populares necesitarían los dos escaños de Electores Independientes de Benahadux y Siempre Benahadux, o bien los dos de uno de ellos y el escaño suelto de Cs para formar gobierno. La primera de esas opciones ya se dio en la anterior legislatura en Huércal de Almería, con el PP gobernando con los independientes de Grinp y VHA, en lo que fue una bomba de relojería que acabó estallando, con moción de censura incluida. Aquí, el problema radica en que el candidato de SB, Antonio Ros, exalcalde de Benahadux, salió del PP enfrentado con sus excompañeros de partido, a los que ahora se ve en la tesitura de apoyar para formar gobierno o hacerlo con los que hasta hace poco eran sus enemigos. Otra bomba.

Otro tripartito podría darse en Carboneras, en una situación que es más rocambolesca. Si bien en este municipio lo más probable es que un pacto de dos sea suficiente para darle la alcaldía al PSOE, los archienemigos Avanza (4) y Gicar (2) podrían llegar a un acuerdo con el PP (1) como socio de gobierno, para alcanzar la mayoría de siete. Una opción remotamente probable, pero que existe. Como también la existe en Vélez-Rubio, donde un hipotético pacto entre PSOE, Unidxs x Vélez-Rubio y Cs haría caer del Gobierno al PP.

CS, CLAVE EN DIEZ PUEBLOS

Donde el pacto entre dos fuerzas es la vía más posible, Ciudadanos tiene la llave en la mayoría de los escenarios. Sus opciones son realmente grandes en municipios de peso del Poniente como Roquetas de Mar, El Ejido o Adra, pero también en las dos Huércal e incluso en el Almanzora y Los Vélez. La formación naranja, si bien no ha podido dar la sorpresa al PP en el foco del centro-derecha, sí tendrá la llave para que estos puedan gobernar o bien entregársela al PSOE.

En Adra y Huércal de Almería, el único escaño de Cs le valdría al PP para gobernar, aunque tampoco sería descartable la opción de un gobierno en minoría de estos con acuerdos puntuales, ya que los populares también encontrarían el apoyo de Vox para el mismo fin. Igual ocurre en Roquetas o El Ejido, donde la representación naranja es más amplia pero la amenaza de un gobierno con Vox podría facilitar un gobierno en minoría de los populares.

El único concejal de Cs también será determinante en Vélez-Blanco, decantando la balanza entre el PSOE y Comprometidos con Vélez-Blanco (CCVB), igualados con cuatro escaños cada uno.

Mientras, el drama, el apoyo a la izquierda o la derecha, aparece en otros municipios importantes como Huércal-Overa, donde los dos ediles naranjas pueden sostener en la alcaldía a Domingo Fernández o dársela a la candidatura socialista que encabeza Paqui Fernández.

La misma situación se da en Gérgal, donde Cs puede mantener al PSOE en el poder o provocar un cambio de gobierno con el PP, que ha pasado de no tener representación a contar con tres concejales. El caso opuesto podría darse en Tíjola, con tres concejales liberales que pueden hacer gobernar al PP, que tuvo mayoría en 2015, o darle el sillón al PSOE.

Vox también podría resultar determinante en algunos municipios. Al igual que ocurre con Cs, Adra, Huércal de Almería, Roquetas de Mar o El Ejido son plazas en las que se dan las condiciones para un pacto simple de la derecha.

En Felix, Almería viVa ha ganado las Elecciones Municipales pero a sus tres concejales no bastan para legislar. Sin embargo, el hecho de que las otras opciones sean rojos y azules le garantiza la alcaldía eligiendo compañero ya sea para investidura o para acuerdos puntuales.

Otro partido independiente, UCIN, es quien puede dar a unos u otro el sillón en Íllar, deshaciendo el empate entre PP, que gobernó en mayoría la pasada legislatura, y PSOE. También Unidxs en Vélez-Rubio podría dar la mayoría al PP en un pacto simple.

Donde los acuerdos podrían llegar desde la izquierda es en Dalías, Rioja o Turre. En el primero, Paco Giménez aspira a repetir como alcalde con el apoyo de los dos concejales de Para la Gente; en el segundo el PSOE podría apoyarse en la experiencia de Mª Isabel Sánchez (Para la Gente), a la que ha ganado la alcaldía, aunque también podría apoyarse en el único edil de Rioja Plural (AE-RP); mientras que en el tercero la coalición entre PSOE y Para la Gente sumaría para apartar al PP, repitiendo un pacto que ya se dio hace cuatro años, entonces con Somos Turre como socio de los socialistas.

GOBIERNOS EN MINORÍA

Una última opción, ya mencionada en párrafos anteriores, es la de gobiernos en minoría. En municipios de la envergadura de Roquetas de Mar, Adra o Vélez-Rubio, el Partido Popular ya lo ha hecho durante la última legislatura, alcanzando acuerdos puntuales con otros partidos para la puesta en marcha de proyectos. A ellos podrían sumarse nuevos escenarios como Huércal de Almería, Huércal-Overa o El Ejido.

En todos ellos, salvo en Vélez-Rubio, la amenaza para el resto de partidos de un Ayuntamiento con presencia de Vox abre la puerta a la posibilidad de gobiernos en minoría. En Roquetas de Mar, Gabriel Amat ya ha regido así durante los últimos cuatro años y su ejemplo, como el de Manuel Cortés en Adra, podría extenderse ahora a los gobiernos de Ismael Torres en Huércal de Almería o al nuevo de Francisco Góngora en El Ejido, evitando de ese modo los populares pactar con la derecha más derecha y situarse más al centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios