Polémica por la utilización partidista de la inmigración

Carta abierta a Vox de un MENA sevillano

  • La conmovedora historia de Sidi Talebbuia, narrada este jueves en un hilo de Twitter, pone rostro a la polémica por los menores inmigrantes (MENA)

  • Más de 9.500 personas han retuiteado y comentado los argumentos del abogado sevillano en cuestión de horas y más de 14.600 la han avalado con un 'me gusta'

  • Vox alerta en Sevilla de "manadas de menas" que provocan "inseguridad"

Un grupo de jóvenes desembarcan en Algeciras tras ser rescatados por Salvamento Marítimo. Un grupo de jóvenes desembarcan en Algeciras tras ser rescatados por Salvamento Marítimo.

Un grupo de jóvenes desembarcan en Algeciras tras ser rescatados por Salvamento Marítimo. / Erasmo Fenoy

"Hace más de 20 años llegué a España solo. Mis padres, que fueron abandonados por España en 1975, no podían acompañarme y preferían que aprovechara la oportunidad de poder estudiar y tener un futuro mejor. Dado que no tenía más de 10 años, yo era un #MENA "

Sidi Talebbuia. Abogado. Director de TaxLegem. Observador Internacional de Derechos Humanos. Nació un 3 de febrero de 1986. Hoy, un sevillano más. Con estudios y con trabajo. Si hubiera nacido diez o quince años después, su historia sería radicalmente diferente: estaría en el foco de la polémica que estos últimos días ha encendido la campaña electoral abriendo una brecha irreconciliable entre partidos como Vox y Unidas Podemos.

"En aquel entonces, nadie me etiquetó como #MENA, ni me acusó de ser un potencial delincuente, ni las abuelas que paseaban por El Barrio me temían. Mis vecinos se volcaron conmigo, me cuidaron y protegieron... me trataron como lo que era, un NIÑO". Así continúa la carta que ha difundido este jueves a modo de hilo en la red social Twitter desencadenando, en cuestión de horas, más de 9.500 retuits y 14.600 'me gusta'.

Talebbuia asegura que "jamás" ha cometido un delito, que "jamás" ha participado en la comisión de infracción alguna, que "jamás" ha sido detenido por la Policía ni por la Guardia Civil. Y no sólo eso. Da fe de cómo una sociedad como la española, de cómo los sevillanos, lo han recibido "con cariño". Con una familia de acogida en la que se ha integrado como "uno más", como parte de una comunidad educativa donde ha sido un alumno más. No un MENA.

"¿Cuántas veces tenemos que repetir las barbaries del siglo XX?". Es una de las preguntas que lanzan a quienes estos días criminalizan la inmigración con brocha gorda mostrando su preocupación por la "alarma social" que puede crearse "a cambio de un puñado de votos". "Votos que cosecharán gracias al engaño y la manipulación, votos que estarán manchados de sangre", advierte con dureza.
La ola de solidaridad y comprensión que han desatado sus palabras está siendo tan intensa como la de quienes ven sus palabras igualmente oportunistas y le recuerdan que nada tiene que ver la inmigración hoy con lo que ocurría hace veinte años:
Son también numerosos los tuits que contextualizan las críticas de Vox advirtiendo el uso partidista que se está realizando del tema de la inmigración en la cuenta atrás de las elecciones generales de este domingo 10 de noviembre:
Al otro están quienes no ocultan la "emoción" que les ha despertado sus palabras y marcan distancias con quienes están dispuestos a afrontar un problema construyendo muros y criminalizando:
Igualmente reiteradas son las aportaciones de quienes miran el problema desde una posición de responsabilidad alejada del electoralismo de esta semana de campañaa:
En el trasfondo de toda la conversación improvisada que se está manteniendo en la micro red social, del debate en paralelo que los ciudadanos están manteniendo sobre la crisis de los MENA, hay una preocupación compartida: que las 'recetas' enfrentadas de los partidos políticos sólo sirvan para acrecentar el problema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios