Finanzas

Exentas de impuestos las herencias por debajo de los 250.000 euros desde ayer

  • El 21% de los herederos en la provincia dice que no a un legado por la falta de liquidez durante el primer semestre de 2016

Con el año nuevo Andalucía renueva totalmente la norma sobre impuestos de sucesiones y donaciones. Con el año nuevo Andalucía renueva totalmente la norma sobre impuestos de sucesiones y donaciones.

Con el año nuevo Andalucía renueva totalmente la norma sobre impuestos de sucesiones y donaciones. / erasmo fenoy

Comentarios 0

El Decreto-ley 4/2016, de 26 de julio, de medidas urgentes relativas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, entraba en vigor, en parte, el 2 de agosto después de que el día antes fuera publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), si bien desde ayer, el resto de aspectos relacionados con estos impuestos están vigentes desde ayer. Con la modificación de la norma el Gobierno autonómico cumplía una de las promesas que todos los partidos políticos realizaron durante la última campaña de las Elecciones Andaluzas -aunque fue el PP, apoyado por C's, el que proponía su eliminación total sin conseguir el respaldo de la Cámara Andaluza-.

Concretamente, en agosto se ponían en marcha las nuevas reducciones por herencia de vivienda habitual y las reducciones para explotaciones agrícolas ya están en marcha, mientras que ahora, con el año nuevo, arranca el nuevo mínimo exento para las herencias recibidas por parientes directos (Grupos de parentesco I y II descendientes o adoptados, ascendientes o adoptantes y cónyuges): se amplía de 175.000 euros a 250.000 euros por heredero. Para bases imponibles entre 250.000 y 350.000 euros se crea una reducción adicional de 200.000 euros. Las herencias (por individuo/heredero) comprendidas en ese intervalo sólo tributarán por el exceso sobre el importe de 200.000 euros. (De esta forma, una base de, por ejemplo, 270.000 euros tributaría por la cuantía que excediese de 200.000 euros, es decir por 70.000 euros).

Los impuestos han supuesto un gran escollo para los herederos de bienes que ya habían sido pagados por quienes les proponían en su testamento en Andalucía, sobre todo con la crisis económica. Con datos provisionales, la cifra de personas que dice no a un legado por la falta de liquidez para hacer frente al pago de impuestos seguía en aumento en el primer semestre del año, si bien aún no estaba en marcha la modificación del Decreto-ley. Según los datos del Colegio Notarial, en Almería se han tramitado de enero a junio del presente ejercicio 1.428 herencias, de las que se han rechazado 299, es decir un 20,9%. Esto implica un incremento si se compara con el primer semestre de 2015, cuanto se cursaron 1.455 herencias y se rechazaron 259, es decir un 17,8% del total. A nivel autonómico la cifra se mantiene en torno al 15%, así en el primer semestre de 2015 se renunció a 3.394 de 22.800, el 14,7% y en la primera mitad de este año se ha renunciado a 3.376 de 22.941, es decir el 14,9%.

Si se tiene en cuenta los últimos datos cerrados de un ejercicio completo, en proporción a las herencias tramitadas y rechazas, el porcentaje ha caído ligeramente en Almería en 2015 respecto a 2014, un 16,8% frente a un 17,05% respectivamente. En el pasado año se cursaron 3.012 herencias, de las cuales 506 no llegaron a manos de sus herederos. Desde el año anterior a la crisis (2007) esta cifra se ha disparado en un 391,26%, puesto que en dicho ejercicio se tramitaron 2.553 mientras que la renuncia recayó sobre 103, un 4% del total.

Tanto a nivel provincial como autonómico, 2015 ha sido el año en que más renuncias se han registrado de acuerdo a los datos facilitados por el Colegio Notarial de Andalucía. Si la cifra de renuncias es significativa en la provincia almeriense, no lo es menos en el cómputo general de la comunidad autónoma, donde el número de herederos que ha rechazado el legado se ha disparado un 387,7% respecto a 2007. De las 42.062 herencias tramitadas en el año en que la crisis comenzaba a percibirse en la sociedad, aunque fuese más notable en 2008, el 3,3% de ellas, 1.389 en números absolutos, fueron rechazas. En 2015, el número de renuncias tiene un peso del 15%, habiendo sido 6.774 las que nunca llegaron a sus destinatarios porque no las aceptaron, de un total de 45.051.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios