Finanzas

‘Héroes’ que no ganan para pagar gastos

El pepino, uno de los más golpeados en la caída de precios El pepino, uno de los más golpeados en la caída de precios

El pepino, uno de los más golpeados en la caída de precios / Javier Alonso (Almería)

Este jueves se cumplirá un año de la gran movilización del sector agrícola en Almería para pedir soluciones a la crisis estructural del campo y precios por encima de los costes de producción para sus cultivos. Desde entonces, parece que el tiempo pasa, mientras la situación persiste. Durante estos meses sacudidos por la crisis sanitaria se ha alabado la profesionalidad de este sector que no ha dejado de trabajar abasteciendo no sólo a España, sino a media Europa, si bien este valor que se le ha dado no se ha traducido en precio, de hecho, como suele pasar campaña tras campaña, éste está por los suelos para los productos hortícolas en origen, “nuestra pretensión no es hacernos ricos, sino vivir de nuestro trabajo y alimentar a nuestras familias”, insisten los propios agricultores a través de las redes sociales.

Sensación de desamparo entre los agricultores de la provincia

Este fin de semana ya ha habido movimiento en el campo. Este domingo, manteniendo las medidas de seguridad, agricultores se han reunido en Adra y en Níjar para dar su visión de la situación e intentar buscar soluciones. No fueron muchos por las restricciones de movilidad entre municipios, pero todos coincidieron en la necesidad de la unión para hacer frente a esta situación. De este modo lo explica Joaquín López, quien de manera personal y como un agricultor más, sin ir bajo ninguna sigla, animó a los productores a estas reuniones para expresar su inquietud, “la sensación que hay es que el agricultor está desamparado”. La reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria sacada adelante el pasado febrero parece papel mojado, puesto que, como han explicado en distintas ocasiones las organizaciones agrarias, siguen sin establecerse costes de producción de referencia, para pagar al productor, al menos, no bajo los mismos.

Ante esta situación muchos productores está donando su producción porque no les compensa su venta, a la vez que, de manera individual utilizan las redes sociales para denunciar la situación. Es el caso de Raúl Gómez, un agricultor de pepino del poniente almeriense que ilustra su caso, que es extrapolable a otros productos. “Una caja de pepino que pesa 20 kilos me la pagan a 2,80 euros”, apuntaba la pasada semana, “un kilo 14 céntimos. Con estos precios no es que cubramos costes de producción es que tenemos pérdidas todos los días”. En esta línea, este productor anima a los agricultores a que denuncien públicamente la situación y, también, a los consumidores para que indiquen a que precio compran el producto. Las reacciones no se han hecho esperar y así hay quien ilustra la compra de pepino holandés en un establecimiento de Carrefour en Granada a 1,98 euros el kilo el pasado 14 de noviembre.

El sector pide ayuda y que se apueste por el consumo de producto nacional, ya que otra de las dificultades que denuncian en su desventaja competitiva frente a productos de terceros países. “El domingo había seis camiones con producto de Marruecos esperando para descargar en el Polígono de la Redonda y nosotros tirando el nuestro”, dice Joaquín López, quien lamenta que no se exijan para esas importaciones los mismos requisitos de trazabilidad u otras medidas que son obligatorias a las locales. Esto también hecho por tierra el buen trabajo que desempeña la agricultura almeriense o de otras provincias como Granada, inmersa en una producción sostenible volcada en la producción integrada minimizando el uso de fitosanitarios y que, además, es ejemplo en eficiencia de los recursos hídricos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios