Finanzas

Pescadores de Almería instalan puertas voladoras para reducir el impacto ambiental

  • ‘El Monguio’ y ‘Nuevo Virgencita’ participan en un proyecto de la OPP71 en su compromiso con la pesca sostenible, que reduce las emisiones de CO2 y aumenta la selección de los artes de pesca

Preparación para la instalación de las puertas voladoras en el 'Nuevo Virgencita' en el puerto de Almería Preparación para la instalación de las puertas voladoras en el 'Nuevo Virgencita' en el puerto de Almería

Preparación para la instalación de las puertas voladoras en el 'Nuevo Virgencita' en el puerto de Almería / Javier Alonso (Almería)

'El Monguio' faena desde el miércoles con las puertas voladoras 'El Monguio' faena desde el miércoles con las puertas voladoras

'El Monguio' faena desde el miércoles con las puertas voladoras / OPP71 (Almería)

A pesar de las limitaciones que se están imponiendo a la pesca de arrastre en el Mediterráneo desde la Unión Europea, el sector en Almería no ceja en su empeño de seguir apostando por la actividad de manera sostenible. En este sentido, esta semana ha dado un paso más con la puesta en marcha de un proyecto piloto que consiste en la instalación de puertas voladoras en las embarcaciones, que no realizan la tracción sobre el fondo y reducen considerablemente el impacto ambiental de la operación.

Para la puesta en práctica de la iniciativa promovida por la organización de productores pesqueros de Almería, OPP71, son dos barcos los que han incorporados estos días el nuevo sistema. Se trata del buque ‘El Monguio’, que se dedica a la pesca costera mixta, y el ‘Nuevo Virgencita’, especializado en la pesca de gamba roja de profundidad.

Este proyecto, que ahora arranca, cuenta con el respaldo del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) y de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, si bien fue hace dos años cuando la OPP71 intentó implementar este modo de operar en el arrastre. En 2018 quiso comenzar en colaboración con el Instituto Español de Oceanografía de Fuengirola y la empresa Simrad, con la finalidad de aumentar la selectividad de los artes de pesca, buscando equilibrios que limiten o eliminen los efectos físicos y biológicos de las actividades pesqueras en el ecosistema y fondo marino. Finalmente, ha sido esta semana cuando la iniciativa se ha consumado a través de dos barcos, con los que se analizará el comportamiento del arte en dos modelos diferentes en cuanto a profundidad y tipo de capturas.

El sector implanta medidas que considera eficaces para la sostenibiilidad frente a la línea marcada por la UE de reducir los días de pesca

En el caso de ‘El Monguio’, se procedió a la colocación de las puertas voladoras el martes, siendo el miércoles cuando faenaba por primera vez con ellas. Ese mismo día, y desde a bordo, la tripulación manifestaba su satisfacción con la prueba ya que habían conseguido bajar también 100 revoluciones el motor. Luis López, armador-patrón de este buque valoraba el trabajo con este sistema e insistía en que con él no se daña el fondo marino, además: “Reducimos el consumo y las emisiones de CO2”. Por su parte, la instalación de las puertas voladoras en el ‘Nuevo Virgencita’ tuvo lugar en la tarde del jueves.

Este proyecto es un ejemplo más del esfuerzo del sector pesquero por desempeñar un trabajo lo más respetuoso posible con el entorno, ya que también es el primer interesado en mantener el ecosistema y el stock de especies para la continuidad de su actividad. “Nos esforzamos por realizar una pesca sostenible, tomando medidas que consideramos, por nuestro conocimiento ecológico tradicional, que verdaderamente reducen el impacto ambiental, en contra de la línea que se ha marcado desde la Unión Europea de mantener el stock a base de reducir los días de pesca”, señala José María Gallart, gerente de la Asociación de Empresarios de la Pesca en Almería (Asopesca). Con estas palabras Gallart alude al Plan de Gestión Plurianual de las pesquerías demersales del Mediterráneo occidental adoptado por la UE en 2019, por el que se pretende reducir en un 15% el esfuerzo pesquero en 2021 para los arrastreros comunitarios que operan en el Mediterráneo occidental, y ante lo que la Confederación Española de Pesca (Cepesca) y la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP) han expresado hace unos días su rechazo.

“Es necesario escuchar al sector que conoce el medio y se toma en serio la sostenibilidad como viene demostrando con iniciativas propias”, concluye Gallart.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios