• La comunidad ha presentado un proyecto a la Junta de Andalucía para instalar una planta de regeneración de estas aguas y tratar 3,4 Hm3 que se usarían dentro de su parcelario

Finanzas

Sol y Arena se fija en la Balsa del Sapo para ser aún más sostenible

Imagen de la Balsa del Sapo, cuyo agua pretende depurar la Junta Central de Usuarios del Poniente para su uso para riego, instalando una planta de regeneración. Imagen de la Balsa del Sapo, cuyo agua pretende depurar la Junta Central de Usuarios del Poniente para su uso para riego, instalando una planta de regeneración.

Imagen de la Balsa del Sapo, cuyo agua pretende depurar la Junta Central de Usuarios del Poniente para su uso para riego, instalando una planta de regeneración.

Javier Alonso (El Ejido)

La comunidad de regantes Sol y Arena abarca los términos municipales de Roquetas de Mar, La Mojonera, Vícar y El Ejido, con una superficie que se acerca a las 7.000 hectáreas y suma cerca de los 4.000 comuneros.

Esta comunidad, la mayor de la provincia de Almería en cuanto a volumen y por acuerdo de sus comuneros, se convirtió en octubre del año 2.017 en una corporación de derecho público acogida a la Ley de Aguas.Sol y Arena está llevando a cabo una importante reestructuración de todas las infraestructuras de captación, conducciones y almacenamiento de agua en los últimos años con el objetivo de dar un servicio eficaz y garantizar el agua a todos sus agricultores. Ha sido un importante salto cualitativo. A pesar de los problemas y de los contratiempos, la comunidad ha conseguido modernizar sus infraestructuras y sacar adelante proyectos para garantizar el suministro mejorando sistemas de distribución y pensando en el futuro.

Han pasado de usar las tradicionales acequias a contar con kilómetros de tuberías de polietileno, de tener instalados 42 contadores a disponer de más de 4.000 a pie de finca y no menos importante, de depender del acuífero del Campo de Dalías, a abastecerse de otros recursos hídricos, como el Embalse de Benínar o la Desaladora de Balerma.

Es importante destacar que en Sol y Arena “estamos plenamente comprometidos con el mantenimiento y recuperación de acuífero del Poniente y al disponer de las instalaciones con una capacidad de almacenamiento de casi 1 Hm3, eso nos ha permitido estar consumiendo agua desalada desde 2016 para mezclar con otras aguas de menor calidad”, explica el presidente de la comunidad, Juan Antonio Gutiérrez, quien subraya que en “el último año hemos consumido más de 7 Hm3 de agua desalada, lo que supone un 25 % de la producción de la Desaladora del Poniente”.

Visita del Presidente de Sol y Arena y el alcalde de Vícar a la Rambla del Pastor. Visita del Presidente de Sol y Arena y el alcalde de Vícar a la Rambla del Pastor.

Visita del Presidente de Sol y Arena y el alcalde de Vícar a la Rambla del Pastor.

Pero hay más proyectos encima de la mesa y más objetivos que cumplir, como que “también utilizaremos las aguas regeneradas procedentes de la EDAR de Roquetas, con unos 6-7 Hm3 para mezclar con otras aguas, al tiempo que hemos presentado un proyecto a la convocatoria de la Junta de Andalucía para instalar una planta de regeneración de las aguas de la Balsa del Sapo para tratar 3,4 Hm3 y así utilizarlas dentro de nuestro parcelario”.

Sin duda, una iniciativa que de terminar cerrándose haría que Sol y Arena aplicara un modelo aún más sostenible y referente de gestión desde diferentes fuentes, y todo ello en pro de la sostenibilidad medioambiental y la recuperación de las masas de aguas subterráneas de la comarca.

“Es un proyecto urgente y necesario para el futuro inmediato de la recuperación del acuífero, ya que por un lado estaríamos ahorrando un volumen importante del agua del mismo, y se estarían solucionando problemas de inundaciones en viviendas e invernaderos en la zona de Las Norias, al tiempo que se ahorraría el coste energético que supone el estar bombeando estas aguas al mar”, explica Gutiérrez, quien concluye, en una fecha tan señalada como es el Día Mundial del Agua, que “con todas estas iniciativas queremos reiterar nuestro compromiso con la gestión sostenible de nuestro acuífero, ya que la sumas del agua de estas intervenciones supone al menos 16 Hm3 y poder con ello contribuir a mantener esta masa de agua y también el tejido productivo en nuestra comarca”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios