Infraestructura Caparacena-Baza-La Ribina

Municipios de tres comarcas de Almería en pie de guerra por una línea de alta tensión

Subestación eléctrica y torres de alta tensión del trazado en su primer tramo a las afueras de Granada, dirección Baza. Subestación eléctrica y torres de alta tensión del trazado en su primer tramo a las afueras de Granada, dirección Baza.

Subestación eléctrica y torres de alta tensión del trazado en su primer tramo a las afueras de Granada, dirección Baza.

Antonio L. Juárez

Hoy, a partir de las 11:00 horas desde la gasolinera de Chirivel parte una caravana formada por vecinos de hasta una decena de municipios de la zona norte y oriental de la provincia de Almería que se oponen frontalmente a ver como pasa por sus términos municipales la futura línea de alta tensión de 400 kilovoltios de Red Eléctrica. Un proyecto que aún debe pasar por la Declaración de Impacto Ambiental, y cuya una construcción se invertirán 73,5 millones de euros.

O se cambia el trazado, o no pararán. Esa es la conjura de la mayor parte de la sociedad que se verá afectada ante la futura instalación de esta línea de alta tensión cuyo trazado comienza en Baza y llega a La Ribina (Vera), y que pertenece a la segunda fase de un recorrido que nace en la localidad granadina de Caparacena. Vecinos y ayuntamientos se han levantado en pie de guerra por el recorrido de una infraestructura que lleva aparejados postes de 80 metros de altura y 29 cables.

Recorrido previsto para la línea. Recorrido previsto para la línea.

Recorrido previsto para la línea. / Somos Albojenses

Este proyecto ya se planteó hace más de diez años, cuando se estimó la necesidad de contar con una línea de evacuación de alta tensión que debía ir desde la provincia de Granada hasta la costa de Almería pasando, según el primer planteamiento por la zona de Serón, Cantoria, Huércal-Overa y de ahí al litoral. Sin embargo, hace unos pocos años, y desde la Plataforma SOS Salvemos la Sierra de las Estancias, aseguran que dicho trazado se modificó sin fundamento jurídico ni medioambiental para elegir bajo un informe que consideran “cuestionable”, la línea termine pasando por el norte. Más costoso desde el punto de vista medioambiental, entrando por la zona de Cúllar, cruzando por Oria y Chirivel adentrándose por la Sierra de las Estancias lindando con Vélez Rubio, prosiguiendo por Taberno y ya llegando a Huércal-Overa, pasando también durante muchos kilómetros por el municipio de Albox.

Lo que ha unido en esencia a todos y cada uno de los vecinos y sus corporaciones locales para rechazar este trazado es basándose en la afección al paisaje que producen esas torretas con los cables. De este impacto visual entienden que la actual oferta de turismo rural va a quedar seriamente dañada. Además, los municipios que quedarían afectados por la infraestructura viven eminentemente de la agricultura, la cual se vería afectada seriamente en el caso del almendro de secano, que además desde la plataforma entienden que es un producto que también “vende ese paisaje, bonito, donde se cultiva. Bien cuidado y que propicia que se venda a un precio mayor. Si nuestro paisaje se deteriora nuestra almendra perderá valor”.

Otro elemento clave que alimenta esta negativa es la expropiación del uso de muchas fincas heredadas por generaciones, donde no se podrá cultivar ni construir. Es más, en este sentido, hay un detalle que llega a afectar a lo religioso. Y es que la línea pasaría muy cerca del Santuario albojense del Saliente, cuya estampa quedaría rodeada por estas torres. Algo que ha causado que el Ayuntamiento de Albox sea uno de los más activos y más movilizadores junto a sus vecinos contra la infraestructura.

De hecho, su alcalde, Francisco Torrecillas, aseguraba hace pocos días a Diario de Almería que “no estoy en contra del progreso que puede tener una línea como esta. Necesitamos energía para la industria, para el AVE..., pero la primera concepción que hubo para la línea, que discurría por el río Almanzora tenía menos afectación. Cogen ahora y hacen el camino más largo y pasando a un kilómetro del Santuario, haciendo un desastre visual que será increíble ante el monumento religioso más importante de la provincia de Almería, por encima de la capital de la capital”, denuncia el primer edil albojense, quien lleva meses luchando y participando como interlocutor ante la Subdelegación del Gobierno. “Se tienen que sentar a negociar con nosotros, porque si no va a haber problemas. No vamos a consentir que esto pase. Nadie se va a quedar callado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios