Finanzas

El pimiento gana 445 hectáreas y el tomate pierde 765 en la nueva campaña agrícola

  • Las previsiones de la Secretaría General Provincial de Agricultura recogen un incremento del 4% en la superficie de pimiento y un descenso del 8% en tomate para el curso 2019-2020

Dos trabajadores, en un cultivo invernado de pimiento. Dos trabajadores, en un cultivo invernado de pimiento.

Dos trabajadores, en un cultivo invernado de pimiento. / Javier Alonso

Arranca una nueva campaña agrícola en Almería en la que se van a superar las 31.000 hectáreas de cultivos bajo plástico. Esa es la previsión que maneja la Secretaría General Provincial de Agricultura de Almería, que destaca que en tan solo dos campañas, el pimiento ha aumentado su superficie en 1.400 hectáreas, mientras que el área de invernaderos construidos ha aumentado en 396 hectáreas, llegando el total provincial a las 31.272 hectáreas.

En este curso, el pimiento continuará erigiéndose como el cultivo estrella en el agro almeriense, mientras el tomate seguirá siendo la cruz. El pimiento registrará una fuerte subida hasta las 11.570 hectáreas, lo que supone 445 más que la campaña pasada, la 2018-2019 , que fue de 11.125 hectáreas, lo que representa un 4% de incremento. Desde 2017, el pimiento presenta un aumento acumulado, en estas dos últimas campañas, de 1.400 hectáreas.

Según la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Almería, las razones de este aumento hay que buscarlas en que este cultivo tiene muy avanzadas las técnicas de control biológico, “que podemos calificar de excepcional. El control biológico y la producción integrada es la clave, cultivado en el cien por cien de la superficie con esta técnicas. Por otra parte las cotizaciones de los precios del pimiento, aunque con los habituales altibajos, se han comportado de manera consistente en las últimas campañas”.

En el caso del tomate, la estimación de la Junta recoge que la superficie va a descender hasta las 8.790 hectáreas, 765 hectáreas menos que la campaña pasada (9.555 hectáreas), lo que representa un 8% menos.

Según la Secretaría General Provincial de Agricultura de Almería, las razones de esta disminución hay que buscarlas en la dificultad del control de la tuta absoluta durante la campaña pasada, y por otra parte, a la mayor cantidad de mano de obra necesaria para sacar este cultivo, con lo que los costes de producción se han encarecido en mayor medida y hace que los agricultores tomen la decisión de cambiar a otros cultivos de menor impacto salarial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios