Finanzas

La Juaida: 25 años de errores

  • El Polígono Industrial más grande de la provincia, en una lamentable situación de abandono

  • Culpa de su estado de dejadez al Ayuntamiento de Viator, que es, por ley, el organismo de control

Basura, desniveles en la calzada, farolas y vallas en mal estado... La situación en La Juaida es de total abandono Basura, desniveles en la calzada, farolas y vallas en mal estado... La situación en La Juaida es de total abandono

Basura, desniveles en la calzada, farolas y vallas en mal estado... La situación en La Juaida es de total abandono / Javier Alonso (Viator)

El Polígono Industrial de La Juaida, el más grande de la provincia de Almería, con una superficie de aproximadamente 360.000 metros cuadrados y en una ubicación magnífica, junto a la A-92, cuenta con más de 650 naves. Pero uno de los principales motores económicos de la provincia tiene un índice de morosidad que supera el 30%, donde “los que pagan tienen que pagar la parte de los que no pagan”. Además, encadena una lista “de errores” desde su creación hace 25 años de los que los actuales responsables del Polígono culpan al Ayuntamiento de Viator, según los estatutos, el organismo de control quien debe velar por el buen funcionamiento.

El año pasado el Polígono vivió una auditoría interna por “la situación de prequiebra técnica debido a los impagos”. Cuando entró la actual Junta Directiva, en noviembre de 2017, la deuda, apunta el actual presidente, David Blanes, ascendía a dos millones de euros en cuotas y existían facturas sin pagar por valor de 500.000 euros. “Se ha hecho frente a esa deuda, pero la tesorería es mala. Quien no pagaba sigue sin pagar, hay gente que se ha hecho profesional del impago, gente que formaron parte de la construcción del Polígono, que deben 200.000 euros y que no quieren hacerse cargo de nada; algunos son responsables de que el Polígono esté de la manera en la que está”, comenta.

Para el presidente de La Juaida, muchos de los que no afrontan sus pagos lo hicieron “por la dejadez que tenía el Polígono”, algo que puede llegar a ser “comprensible hasta cierto punto”, si bien él “no ha dejado de pagar ni en la época mala”. Insiste Blanes en que “la dejadez ha sido todo culpa del Ayuntamiento, que sí nos cobra impuestos -por un valor cercano a los 400.000 euros- que luego invierte en el municipio de Viator, pero no en el Polígono”. Añade que antes de su llegada no existía documentación y había que realizar un censo que era “inexistente o erróneo”, puesto que se facturaba a empresas que ya estaban cerradas o a personas que no eran los propietarios. “Hay gente que se ha regularizado y está pagando, pero otra que se ciñen a eso para no pagar”, explica.

La llegada de la nueva Directiva se produjo cuando, en vistas de que la situación era insostenible, el Ayuntamiento organizó una reunión extraordinaria con algunos empresarios para proceder a un relevo en la dirección del Polígono. Para la nueva Directiva, el Ayuntamiento es “el máximo responsable de la situación” y allí hay “una serie de funcionarios que no hacen su trabajo y no quieren reconocer las cosas que no han hecho bien, que son muchas”; por ejemplo, la ampliación del Polígono cuando ya en 1995 “no se cumplía con la ley y se debía haber terminado la obra con los mínimos necesarios; no se hizo y los problemas que había entonces siguen en 2019, empeorados con el tiempo”.

El Polígono denuncia que Viator no garantiza los suministros básicos que tiene que dar por los impuestos que sí cobra. “Nos tenemos que abastecer con agua de pozos de riego”, cuenta Blanes. Agua que no es potable, que tenía que haber aportado el consistorio, lo que ha llevado “a tener calles que no se compactaron correctamente y se han hundido, naves hechas directamente sin cimentación y que se han movido... Una serie de deficiencias que, si los técnicos del Ayuntamiento o de la Diputación hubieran hecho su trabajo, comprendemos que no se hubieran dado”. Ahora, “nos intentan pedir esa responsabilidad a nosotros, cuando patrimonialmente el responsable es el Ayuntamiento”, incide. O el tema de la basura, donde “el Consorcio del Sector II tiene la obligación de dar el servicio. En el Polígono pagamos más por este que lo que se paga en Viator y supuestamente tienen que venir todos los días, pero pasan cuando les viene en gana. Nosotros tenemos que mandar a personal nuestro porque los contenedores están a rebosar”. Ello ha motivado que el Polígono quiera externalizar este servicio.

Más irregularidades, suma Blanes, como la existente con la concesión de un terreno en el año 2009 en el que “sabían desde el 2004 que el AVE pasaría por encima y nosotros nos enteramos hace unos meses y porque fuimos a Fomento”. En ese terreno, antes de esta notificación, los responsables del Polígono acometieron una serie de obras de adecuación. “Pero nos obligaban a hacer un Punto Limpio de uso municipal en un terreno que pagamos nosotros”, comenta Blanes, lo que suponía “una manipulación de productos que la ley prohíbe. Nos obligan a hacer una cosa que es ilegal en un terreno en el que saben que no se puede hacer”. Incluso, “nos pidieron una serie de obras para hacer una canalización de la electricidad y ellos mismos no nos dan la autorización porque la línea eléctrica pasa por un camino que no está en su inventario, que hicieron los promotores del Polígono en un fin de semana, que es ilegal y que pasa por encima de la parcela que nos cedieron”. La misma por la que pasará el AVE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios