Finanzas

El frío resucita los precios en el campo de Almería pero pone en jaque los mercados

  • Las subastas muestran el alza de las cotizaciones pero Coexphal alerta de la amenaza de desabastecimiento

Imagen de archivo de una subasta de Agrupaejido Imagen de archivo de una subasta de Agrupaejido

Imagen de archivo de una subasta de Agrupaejido / Diario de Almería

Como viene siendo habitual, cuando el frío llega al resto de Europa la cotización de los productos hortofrutícolas sube, pero si a esto se añade que España también vive estos días registros históricos de temperaturas mínimas con una limitación de la oferta mientras la demanda sigue elevada, el alza de los precios se acentúa en origen. Esto no puede verse como el contrapunto a la crisis de precios estructural que está viviendo el campo, ya que este óptimo periodo es breve si se tiene en cuenta que la mayor parte de la campaña se vive con serias dificultades, en que los productores apenas llegan a cubrir los costes de producción; además el precio es alto pero el volumen comercializado baja. 

Por poner algunos ejemplos de la subida de los precios en los últimos días, en la subasta de Cehorpa de Hortofrutícola Costa de Almería, el pepino Almería se vendía a 0,27 euros el kilo el 30 de diciembre, mientras el jueves su precio era 1,49 euros y 1,65 euros ayer. Lo mismo sucede con otros cultivos, como el pimiento california verde, que se subastaba a 0,75 euros a final de año y esta semana subía a 1,34 el primer corte; el calabacín a 0,78, el jueves a 1,91 y ayer a 2,24. Por coger otra empresa y otros productos, en Agroponiente el tomate ramo se subastaba a 1,03 euros el kilo el jueves mientras el día 30 de diciembre su precio era de 0,62 o en Agrupaejido La Redonda la judía strike ha pasado de cotizar a 1,50 la última semana de 2020 a 5,68 euros el kilo en ésta.

El pepino Almería cotizaba a 0,27 euros a finales de diciembre y ayer a 1,65 euros

Pero no es oro todo lo que reluce. Según traslada Coexphal, debido a este frío intenso los cultivos no ofrecen los rendimientos previstos. El temporal está siendo de los más duros que se recuerdan durante décadas y la situación amenaza con mantenerse incluso durante la próxima semana. “La producción ha caído de manera muy considerable y está afectando a todas las referencias: tomate, pepino, calabacín, berenjena, pimiento… Lo único que no se desploma son las pizarras de precios, pero las altas cotizaciones son sólo fruto de la elevada escasez de producto. En la situación actual no hay capacidad para abastecer toda la demanda que existe, ni siquiera para atender la mayor parte de los acuerdos comerciales que ya tenían cerrados las empresas de comercialización”, cita la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería.

Según Coexphal el frío mantiene paralizado el crecimiento de las plantas y de sus frutos y a la vez amenaza con provocar daños que podrían ser irreparables a estas alturas de la temporada. En campo, los agricultores no tienen kilos suficientes para recolectar, y en los almacenes de confección no entra bastante producto como para dar salida a todos los pedidos. “El resultado es que una vez más las cuentas no salen, porque a pesar de los ‘buenos’ precios del momento, el volumen no alcanza a dar rentabilidad al sector”.

De acuerdo con el análisis efectuado por el profesor del departamento de economía y empresa de la Universidad de Almería, Juan Carlos Pérez Mesa “en términos porcentuales los productos que muestran un mayor incremento son: berenjena, calabacín y pepino. Estos productos prácticamente han doblado su precio en una semana. El precio del tomate crece casi un 60%. El pimiento es el producto con menor aumento (un 17%)”.

Los datos semanales de seguimiento para tomate y pepino de los que dispone Coexphal reflejan que la subida de precios se debe a una caída muy significativa de la producción. Pérez Mesa señala que el en caso del tomate “el descenso durante la primera semana del año es del 27% y la misma cifra se mantendrá durante la próxima semana”. Parecido es el comportamiento del pepino, cuyo volumen podría caer un 30% en la semana 2 de este año. En el caso del calabacín y la berenjena se espera un comportamiento parecido para los próximos días.

El profesor de la UAL recuerda que “aunque el incremento de precios es siempre una buena noticia, no lo es tanto cuando éstos superan el umbral al que el cliente decide dejar de comprar”. Además, el importante descenso en el número de kilos también compromete la rentabilidad de los agricultores en un momento crucial para la campaña. Históricamente, en la semana 2 se comercializa el 3% de la producción total, con un valor de 75 millones de euros.

Todo apunta a que esta situación tan complicada se pueda alargar en el tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios