Finanzas

La vendimia en la Alpujarra arroja en algunas zonas un incremento del 50%

  • Continúa la recogida de las uvas de variedades más tempranas en la zona más fría de Almería, pero también de especial tradición vitivinícola

  • La recogida se alargará hasta casi el mes que viene

Davinia Sánchez durante la vendimia de hace unos días en una finca de la barriada de Guarros, en Paterna del Río. Davinia Sánchez durante la vendimia de hace unos días en una finca de la barriada de Guarros, en Paterna del Río.

Davinia Sánchez durante la vendimia de hace unos días en una finca de la barriada de Guarros, en Paterna del Río. / diario de almería

La vendimia prosigue su curso con el beneplácito de la climatología, que está acompañando en una recogida que comenzara en la zona más tardía, la Alpujarra, hace poco más de quince días. Y las sensaciones son inmejorables. Hacía tiempo que no se recordaba una cosecha como la actual a causa de los estragos que viene causando el cambio climático en los últimos años, que adelantaba la recolecta almeriense de uva para mediados de agosto y este año se ha demorado hasta principios de septiembre. Por tanto, se desarrollará hasta finales de octubre, o incluso se podría meter en noviembre en algunas variedades más tardías. Aunque quienes se dedican a esta noble labor aseguran que no se ha retrasado, sino que antes era esta la época en la que se recogía.

Las benignas condiciones climatológicas del pasado verano, con temperaturas altas que llegaron tarde y a las que acompañaron noches frescas, unido a una primavera previa que estuvo pasada por agua, ha dado lugar a una maduración sosegada, controlada... en su punto.

Precisamente en la Alpujarra sigue la vendimia. En términos generales, se prevé una campaña con un volumen productivo que ronda el 20% más, pero si hay una zona que sube esta media es precisamente esta. Hace ahora poco más de un año, Diario de Almería acompañaba a la familia Sánchez Serrano en su vendimia en Paterna del Río, a pocos kilómetros de Laujar del Andarax, municipio vitivinícola muy reconocido, y que es otro claro ejemplo de esta cultura donde también cuenta con un gran arraigo.

Si ya el año pasado fue buena, la de este 2018 difícilmente se supere en el futuro. Mientras que en 2017 esta familia recogía en torno a 130 cajas (20 kilos cada una), este año la hectárea con la que cuentan en la pedanía paternera de Guarros ha arrojado un total de 200. Por tanto, un 53,8% más en términos relativos y a buen seguro superará los 3.000 litros.

Eso fue hace menos de una semana, y una vez más, ya se encuentran inmersos en el proceso de producción de su vino, que elaboran tanto en tinto, a base de Tempranillo principalmente, y en menor medida por Merlot (tintos de Burdeos de la zona de Saint Emilion); y clarete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios