Cultura

Alba Valdivia Carreño enseña las claves para llevar la danza clásica a los jóvenes

  • La joven almeriense que estudió Derecho y Pedagogía de la Danza Clásica actualmente trabaja en el Colegio Liceo Erasmus de Almería

Alba Valdivia Carreño es profesora de danza clásica en el colegio Liceo Erasmus de la capital. Alba Valdivia Carreño es profesora de danza clásica en el colegio Liceo Erasmus de la capital.

Alba Valdivia Carreño es profesora de danza clásica en el colegio Liceo Erasmus de la capital. / D.A.

Alba Valdivia Carreño es una almeriense de 31 años que actualmente se dedica a la enseñanza de la danza clásica en el Colegio Liceo Erasmus de la capital. Empezó con ocho años en el Conservatorio de Danza en Almería y luego se marchó al Conservatorio Superior de Danza de Málaga, donde hizo Pedagogía de la Danza Clásica. “La danza es mi pasión pero la enseñanza me encanta y me fascina”, apunta la joven.

En Málaga también estuvo en el Joven Ballet de Málaga haciendo gira por toda Andalucía. “Sin el apoyo de mi familia nada hubiera sido posible”. Tras acabar en Málaga decidió volver a su tierra almeriense donde lleva años impartiendo clases y centrada en la enseñanza. “Me encanta dar clases, conocer a mis alumnos y aplicarle una metodología a cada alumno”.

“Es diferente la formación como bailarina a la formación como pedagoga de la danza clásica”, sostiene Alba Valdivia, que asegura que “yo me tengo que seguir manteniéndome, y también saber aplicar ese conocimiento de cómo enseñar a un niño o una niña lo que tu quieres que aprenda. Son muchas horas de ensayo y buenas explicaciones”.

Curiosamente, Alba Valdivia no tiene en su familia a nadie dedicado a la danza. “La danza es una pasión, y algo que se lleva innato dentro, pero también es cierto que se aprende. Hay que tener actitud y aptitud. Es una carrera muy intensa en la que nunca se deja de aprender, y tengo claro que estaré siempre vinculada a la danza”, apunta.

“El colegio Liceo Erasmus es un centro de enseñanza espectacular donde cuento con unas 30 alumnas dedicadas a la danza”, apunta Alba Valdivia que se muestra muy feliz y satisfecha del trabajo que lleva a cabo.

“La danza es un arte atlético; es arte y además un deporte elitista atlético, porque se necesitan unas capacidades físicas y mentales muy fuertes, con mucha disciplina, constancia y conocimiento, aparte de conciencia corporal”, asegura esta joven profesora de danza.

Alba Valdivia habla con pasión y entusiasmo sobre la danza clásica. “Todos los valores que te aporta la danza te hacen crecer con una gran personalidad a la hora de desarrollarte en cualquier faceta de la vida. Yo también hice Derecho, y a la hora de organizarte en todo te ayuda y sirve para rentabilizar el tiempo”.

“Para mi estudiar Derecho es algo complementario que me gusta, pero la danza es mi pasión. Siempre he tenido muy claro que mi carrera estaba por la danza y de hecho, sigo formándome en mis dos carreras”, sostiene. “Yo cada día aprendo de mis alumnos”.

Y lo mejor es que Alba cuenta con el apoyo incondicional de su familia en todo lo que lleva a cabo. “Mis padres y mis hermanos desde el primer momento me han apoyado en mis decisiones y me han empujado a hacer aquello que llenara plenamente. Siempre han sabido que soy feliz haciendo esto, por eso siempre me han dado su total apoyo”.

Alba Valdivia es feliz con lo que hace, se siente una mujer con suerte en la vida, porque está haciendo lo que le gusta. El futuro está por llegar, aunque nunca se sabe si su meta final pudiera ser que un día fuese profesora del nuevo Conservatorio de Danza de Almería. “En esta vida no se puede descartar nada. La vida da muchas vueltas”, comenta Alba Valdivia, que es una profesora que sabe bien como enseñar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios