Cultura

El Archivo Histórico expone el contrato para realizar el reloj de la Catedral

  • El delegado de Cultura, Alfredo Valdivia, presentó ayer el documento del mes que se trata de una escritura notarial del 6 de junio del año 1756

Jesús Rodríguez Vaquero, Alfredo Valdivia y María Luisa Andrés, ayer, con el documento del mes. Jesús Rodríguez Vaquero, Alfredo Valdivia y María Luisa Andrés, ayer, con el documento del mes.

Jesús Rodríguez Vaquero, Alfredo Valdivia y María Luisa Andrés, ayer, con el documento del mes. / diario de Almería

El Archivo Histórico Provincial de Almería ha seleccionado en esta ocasión para presentar como documento del mes una escritura notarial del 6 de junio de 1756, cuyo contenido recoge los textos por los que el arcediano de la Diócesis de Almería, Francisco Alejandro Bocanegra Xijaba, un año antes de ser nombrado Obispo de Guadix, contrata el proyecto, la construcción y la instalación de un reloj para la torre del campanario de la Catedral de Almería.

El encargo se le hará al maestro relojero alicantino Melchor Rosario. El documento está fechado en 1.756 y actúa como escribano Francisco Antonio Martínez.

Estos detalles los explicó ayer el delegado territorial de Cultura, Alfredo Valdivia, durante la rueda de prensa en la que estuvo acompañado por la directora del Archivo Histórico Provincial de Almería, María Luisa Andrés Uroz y Jesús Rodríguez Vaquero, geógrafo y profesor de Didáctica de las Ciencias sociales en la Universidad de Almería.

Según precisó Valdivia, "el Archivo ha elegido este documento en octubre coincidiendo con el mes en el que venimos cambiando la hora de verano a la de invierno en los últimos años desde 1981, fecha en la que se estableció el cambio de hora en España". El documento dado a conocer ayer ha sido seleccionado también porque "permite conocer la vida de la ciudad en una época en la que los vecinos no tenían relojes de bolsillo y era un reloj colocado en un lugar céntrico, la Catedral, desde el que se informaba de la hora a los almerienses, y al mismo tiempo, para dar a conocer como era la tecnología relojera del momento para todos aquellos que quieran estudiarla".

El experto Rodríguez Vaquero precisó las características del documento en el que se pueden apreciar la carta remitida al obispado de Almería por el maestro relojero en enero de 1.756; las 17 condiciones de carácter técnico y de materiales que cumpliría el reloj y su diseño en planta y alzado. Todo ello atestiguado por el mencionado arcediano y el licenciado Murcia.

"El encargo se valoró en 9.500 reales, una valoración que el relojero consideró muy inferior al precio que él estimaba tendría la pieza", dijo Rodríguez. Sin embargo, apuntó, "como dato complementario, podemos aportar que si hiciésemos el cálculo del valor de la obra hoy, alcanzaría una cantidad próxima a los 90.000 euros".

Se trata de un reloj de péndulo, patentado por primera vez cien años antes (1.656). Es un reloj construido siguiendo el modelo inglés, como expresa textualmente el documento, "a la inglesa", copiado de el gran maestro Anderlon. Hay que destacar que la relojería inglesa alcanza gran esplendor y la primacía mundial entre los años 1.600 y 1.800, siendo posteriormente sustituida, tras la miniaturización, por la tecnología y el diseño suizo y alemán.

En las condiciones, se hace referencia a una serie de características, tanto constructivas (caja, solaza, pilares o columnas, basas, etc.) como técnicas (corona, linternas, ruedas, botones, poleas, manecillas, catalina, arquillo, casquillos, etc..). Además, se hace alusión a longitudes, pesos, soldaduras, ensamblajes y a los materiales constructivos, nombrándose la madera de Flandes, el bronce y la plata entre otros, para ganar en calidad y precisión. Incluso se citan elementos decorativos, como la Flor de Lis y los colores de la madera.

Rodríguez Vaquero hizo especial hincapié en la relevancia de este documento que se concreta en el hecho de que se trata del encargo de un reloj para uso de la ciudad. "No olvidemos que estamos mediado el siglo XVIII y que en aquella época un reloj de estás características, regía al vida de la ciudad y sus huertas (comienzo y fin de la jornada laboral, turnos de riego, cierre y apertura de puertas de ciudad, "recogida" de los vecinos en sus viviendas, etc.)", explicó el experto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios